Con o sin agua se previenen del Aguanaval

“Hacen falta las compuertas completas y fuertes con la lámina adecuada en las represas, se deben realizar trabajos de excavación para darle la forma al lecho seco del río, además de la ...
Productores de Viesca y Matamoros denunciaron que alrededor de 580 hectáreas de melón y sorgo escobero fueron dañadas por los más de 700 metros cúbicos de agua que llevó el río Aguanaval.
Productores de Viesca y Matamoros denunciaron que alrededor de 580 hectáreas de melón y sorgo escobero fueron dañadas por los más de 700 metros cúbicos de agua que llevó el río Aguanaval. (Domingo López Bustos)

Matamoros

Como es muy impreciso, no se sabe cuánta agua va a llevar, por eso es necesario que las autoridades encargadas le pongan atención al río Aguanaval, o sea, que cuando no lleve agua, se le instale la infraestructura hidráulica necesaria y organizar una buena planeación entre los productores y la Comisión Nacional del Agua para que no se construyan canales de tierra sin ton ni son”, indicaron varios productores del cuadro bajo del río.

Informó el señor Juan Rodríguez Compeán, productor agrícola del sector social del ejido Corea de ese municipio, cuando junto con otra persona se encontraba realizando labores en la represa Progreso, cerca del ejido Fresno del Sur, para que el agua del río corriera por las compuertas y de ahí a los canales derivadores, que las compuertas que instaló la Comisión Nacional del Agua están muy endebles.

“La lámina con que fabricaron las compuertas es muy delgada, la fuerte corriente y el peso del volumen del agua las doblaron y por ahí se está yendo al lecho del río.

Lo que pasa es que hace como dos años, se robaron los juegos de compuertas tanto de esta represa como la de Mieleras y no se repusieron hasta hace tres meses.

El río llevaba aproximadamente 80 metros cúbicos por segundo y aún así, empleados de la Conagua las estaban instalando, yo creo que muy mal, porque ahí están los resultados”, precisó el campesino.

Aseguró que no pusieron las compuertas metálicas completas en algunos agujeros construyeron diques, cual si fueran bardas con block, pero cuando llevaba los 80 metros cúbicos, prácticamente las destruyó.

“Si se sigue pensando que al río no se le debe prestar atención, Dios no lo quiera un día que mantenga un volumen alto como fueron los 750 metros cúbicos por segundo que llevó del 17 al 20 de septiembre pasado y entonces sí, se meterá a los ejidos, como sucedió hace 12 años que hubo inundaciones en varios ejidos, donde se derrumbaron viviendas y hubo miles de damnificados”, sentenció Rodríguez Compeán.

Así como hacen falta las compuertas completas y fuertes con la lámina adecuada, así también se deben realizar trabajos de excavación para darle la forma al lecho seco del río, sobre todo debajo de los puentes, porque se ha visto en los últimos años que el azolve, sobre todo en el puente “El Dólar”, cada vez está más cerca del pavimento.

También desde hace ya varios años, los productores de los ejidos: Nuevo Reynosa, Buenavista, San Francisco, Redención Agraria, Petronilas, así como el alcalde de Viesca, Francisco Javier Escobedo Rey, han estado solicitando la construcción de un puente por ese rumbo y no han tenido respuesta positiva a su petición.

Otro de los factores que hacen falta al referido río, es una adecuada planeación, sobre la distribución del recurso natural, que es muy impreciso, posee un comportamiento muy disparejo, porque así como en unas horas lleva mucha agua, de repente baja sensiblemente su volumen, de ahí que hace falta una infraestructura que pueda ser manejada en su momento para evitar inundaciones o afectaciones a predios agrícolas, incluso para que no se desperdicie el vital líquido, y sea aprovechado por los productores para sus campos cultivados.

Muchos de los productores de esa zona del río, cuando quieren y donde quieren construyen canales dirigidos a sus predios agrícolas, lo cual provoca que el río se dispenda por diferentes rumbos, poniendo en zozobra a las poblaciones civiles, por lo que amerita la orientación de parte de las autoridades correspondientes, para que este tipo de distribuciones del vital líquido sea el correcto, de acuerdo con su pendiente.