Perro ataca a niño; su familia solicita apoyo económico

Eduardo fue mordido por un rottweiler que se escapó de una casa vecina.
El pequeño incluso pidió a sus padres que se lleven al perro que ellos tienen como mascota.
El pequeño incluso pidió a sus padres que se lleven al perro que ellos tienen como mascota. (Aldo Cháirez)

Torreón

El ataque de un perro tiene desde el pasado miércoles al pequeño Jorge Eduardo López, de 10 años de edad, internado en el Hospital Universitario de Torreón.

Su estado de salud ha mejorado y poco a poco su ánimo. Pero su sonrisa se va cuando recuerda el momento en que fue mordido por el animal, minutos que aún le afecta recordar.

Los hechos ocurrieron la noche del pasado 16 de octubre en el fraccionamiento Jardinesde San Agustín.

Jorge Eduardo o “Chindo”, como lo conocen varios de sus amigos, jugaba con dos niños en la cuadra de atrás de la vivienda donde se encontraba el perro; el animal estaba en el patio, pero saltó las pequeñas bardas con las que entregan la mayor parte de los fraccionamientos nuevos y tomó por sorpresa al menor.

En el lugar de los hechos quedaron rastros de lo ocurrido.

La madre del pequeño pidió a la dueña del animal que le respondiera por los gastos que se generarían por la atención médica de su hijo, pero no ha conseguido respuesta favorable.

Y es que los dueños se han limitado a señalar que no tienen las posibilidades económicas para pagar.

La mamá de Jorge Eduardo es ama de casa, tiene otras dos hijas de 12 y 7 años de edad, su esposo es trabajador en una granja y con lo que gana no puede cubrir la cuenta que a diario se genera por la atención del pequeño.

“Pelón”, como también le dicen a Jorge en su casa, posiblemente requerirá injertos de piel en su pierna, el perro lo mordió en repetidas ocasiones, detrás de su oreja, en su brazo y uno de sus muslos, ésta última es la herida que más le ha causado dolor.

“Lo que él nos dice es que quiere que se lleven al perro.

De hecho, ya nos pidió que nos llevaramos a otra parte el perro que tenemos en nuestra casa, no quiere saber nada de animales, dice que le dan miedo”, comparte la señora Brenda Álvarez, madre del pequeño.

Al intentar platicar con el menor sobre los hechos, casi de inmediato rompió en llanto.

Asegura que no quiere regresar a su casa al saber que el perro que lo atacó seguirá viviendo en su misma cuadra.

El perro agresor pertenece a la raza rottweiler, aún se encuentra en la vivienda de su dueña.

Ante la falta de recursos, la mamá de Lalo o “Chindo”, como le dicen en su colonia, pide el apoyo de la sociedad para poder solventar los recursosde la atención médica, la dueña del perro agresor aunque es responsable, asegura que no tiene las posibilidades económicas para pagar.

Con seis puntadas en la herida de su cabeza y dolor en las dos mordidas de su cuerpo, Jorge necesita una cirugía donde se le injerte piel.

Y es que al retirarle al perro, en el hocico se fue parte de la piel de la pierna del menor.

“Pedimos a la gente y a las autoridades que nos apoye.

La cuenta va subiendo y no tenemos cómo pagarla, menos la operación que nos dicen que va a necesitar.

Además también pedimos que se lleven al perro, sobre todo porque hay más niños en la colonia y no queremos que vuelva a pasar algo así”, refiere la afectada.

“Chindo” acepta que no tiene muchas ganas de regresar a la escuela, pero sí de recuperarse y volver a jugar futbol.

Se autonombró como el doble, pero en pequeño, del futbolista “Chupete” Suazo y como santista es admirador del portero Oswaldo Sánchez.