Ludopatía persiste en Coahuila pese al cierre de casinos

Capacitan al personal del Centro de Integración Juvenil de Torreón para ofrecer atención especializada. Cada tercer día salen grupos a Monterrey para jugar allá.

Torreón

Pese al esfuerzo del Gobierno de Coahuila por cerrar los casinos, la adicción a los juegos y las apuestas continúa, pues a las autoridades se les olvidó que es un problema de salud que requiere atención integral, ya que no basta con erradicar este tipo de lugares.

Es tal la problemática que el Centro de Integración Juvenil (CIJ) de Torreón ha tenido que capacitar a su personal para ofrecer atención especializada a los ludópatas.

Rafael Mora Garza, director del organismo, reconoció que fue buena la iniciativa del Estado de impedir la operación de los casinos, sin embargo, los adictos a los juegos y las apuestas tienen que buscar otros lugares para satisfacer sus necesidades.

Se organizan para irse a otras entidades como Nuevo León o simplemente desarrollan juegos en domicilios particulares.

"A pesar de que ya no hay casinos y que se supondría que el problema bajaría no es así, cuando las personas tienen una adicción a una sustancia o a una conducta, buscan la manera de poder satisfacer esa necesidad, en este caso la necesidad de jugar.

"Para ello incluso, hay viajes cada tercer día a los casinos de la ciudad de Monterrey, se reúnen como si fueran a Moroleón a la compra de ropa, así también hay viajes para ir a jugar", manifestó.

Los ludópatas, dijo, presentan conductas similares a los adictos a las drogas, como ansiedad y mal estado de humor si no satisfacen sus necesidades.

El problema, señaló Mora Garza, afecta a personas de todas las edades que pertenecen a la clase media y alta.

No obstante, informó que son más ludópatas las mujeres que los hombres, incluso comentó que en el caso de La Laguna se sabía de casos de madres de familia que iban y dejaban a sus hijos a la escuela para después pasarse toda la mañana en los casinos, cuando estaban operando.