Ejidatarios de Viesca y Matamoros piden puente

Se quedaron sin camino y tienen que dar largos rodeos para ir a la cabecera municipal. Señalan la muerte del bebé de una mujer embarazada y de un adulto mayor, por no poder ser trasladados ...
Caminos afectados.
Caminos afectados. (Ethel Arredondo)

Matamoros

Los habitantes de los ejidos San Francisco Aguanaval, perteneciente al Municipio de Matamoros y Buenavista, de Viesca dieron a conocer la muerte del bebé de una mujer embarazada y de un adulto mayor, quienes aseguraron perdieron la vida al no poder trasladarlos oportunamente a la ciudad para que recibieran atención médica.

Y es que desde que empezó a traer agua el Aguanaval, los habitantes de estos dos ejidos se quedaron sin camino y tienen que dar largos rodeos para ir a la cabecera municipal, entre terracería y carreteras alternas en malas condiciones.

Se trata de la carretera que se le conoce como La Herradura que conecta a las comunidades de San Francisco y Buenavista al entronque con la carretera libre a Saltillo, cruzando por Petronilas y Nueva Reynosa.

Desde finales de julio, cuando empezó a llegar el agua a este punto, aunque en poca cantidad, el camino prácticamente desapareció.

Son alrededor de dos mil 500 habitantes de seis ejidos que requieren de ese medio de comunicación para sus labores cotidianas.

Desde hace poco más de 20 años los habitantes de las comunidades ubicadas en este sector, entre los municipios de Matamoros y Viesca, han insistido en la construcción de un puente, para que con cada llegada del río, no se deje incomunicados a las comunidades Buenavista, La Libertad, San Manuel, Tierra y Libertad, Zaragoza y La Fe, por el lado de Viesca; así como Redención Agraria, Petronilas, San Francisco Aguanaval, San Antonio El Alto y Barreal de Guadalupe, en Matamoros.

El camino es un paso obligado para la gente que viene de los ejidos a Viesca, así como para las personas que trabajan en el corte del melón.

El vado ya se convirtió en parte del río, los campesinos de esas comunidades rurales, siempre han insistido en la construcción de un puente para comunicarse entre sí, pues de otra forma, tienen que rodear por el otro lado de la carretera de herradura, pasar por San Manuel y la Fe, Boquilla de las Perlas, Rosita Casco, Fresno del Sur, El Dólar y Matamoros para llegar a Nuevo Reynosa o para dirigirse a Viesca, Coahuila.

Otra de los caminos afectados es el que conduce de Congregación Hidalgo al ejido Barreal.

Otra de las afectaciones carreteras que provocaron las aguas del Aguanaval, fueron los tres vados que tienen los once kilómetros de la carretera troncal que conduce a Viesca con el ejido Venustiano Carranza.