Crematorios los norma Semarnat y Profepa

Los hornos usan un número diverso de fuentes combustibles como el gas natural o el propano. Los modernos incluyen sistemas de control que monitorean las condiciones bajo las cuales la cremación ...
Marcas como Serna, Gayosso, San José, entre otras, se mantienen en La Laguna.
Marcas como Serna, Gayosso, San José, entre otras, se mantienen en La Laguna. (Manuel Guadarrama.)

Torreón

Semarnat y la Profepa son las instancias oficiales que verifican y certifican el buen funcionamiento de las instalaciones de las empresas que ofrecen el servicio de cremación en Torreón.

César del Bosque Garza, jefe de la Jurisdicción Sanitaria Número Seis, indicó que si bien la dependencia a su cargo otorga los avisos de funcionamiento, el municipio debe dar las licencias mercantiles y de funcionamiento de los negocios dedicados a este rubro.

"Los crematorios los norma la Semarnat y la Profepa quienes dan los permisos. Si se tienen registrados en la Juridiscción sanitaria ellos checan que los hornos cumplan con la normatividad, para que a la hora que entre el cuerpo, las emanaciones que se generen se vayan a la atmósfera con cero niveles de infección. Por eso tienen doble tipo de hornos, por lo que las sustancias pasan distintos filtros de manera que lo que se emana finalmente es vapor de agua, no son contaminantes, siendo totalmente inertes", explicó.

Dijo que las funerarias sin servicio de embalsamado, hacen convenio con las que si lo tienen autorizado. De allí que el embalsamador debe estar acreditado por una institución educativa, es decir, debe tener el expediente médico de la persona preparada para hacer los análisis periódicos, embalsamadores hepáticos, entre otros.

El equipo de instalación, así como inactivación de fluidos corporales o red sanitaria. "Cuando se embalsama, se extraen líquidos y fluidos y van a a dar a un contenedor donde se desactivan con hipoclorito y cuando pasa este proceso, se filtra por una fuente de inactivación para finalmente pasar al drenaje general con cero contaminación como agua gris", explicó.

Insistió en relación con los incineradores que la Semarnat y Profepa de acuerdo a la Norma Oficial Mexicana, son el órgano procurador normativo junto con Ecología del Estado y del Municipio, el último que expide las licencias mercantiles o de funcionamiento, en donde interviene además Protección Civil y Bomberos, por el uso de combustibles como gas en los hornos incineradores, que llegan a alcanzar más de mil grados centígrados.

El crematorio puede formar parte de una capilla o una agencia funeraria o ser de una construcción independiente o un servicio provisto por un cementerio. Los hornos usan un número diverso de fuentes combustibles como el gas natural o el propano.

Los modernos hornos crematorios incluyen sistemas de control que monitorean las condiciones bajo las cuales la cremación tiene lugar. El operador puede efectuar los ajustes necesarios para proveer una combustión más eficiente, así como de asegurarse de que la contaminación ambiental que ocurra sea mínima.

Un horno crematorio está diseñado para quemar un solo cuerpo a la vez. La cámara donde el cuerpo es colocado es llamada retorta y está construida con ladrillos refractarios que ayudan a retener el calor. Estos ladrillos requieren ser reemplazados cada cinco años debido a que la continua expansión y contracción causada por el ciclo de temperaturas suele fracturarlos.

Los modernos crematorios suelen ser controlados por una computadora y están dotados de sistemas de seguridad y candados para que su uso sea legal y seguro. Por ejemplo, la puerta no puede abrirse hasta que el horno ha alcanzado su temperatura óptima, el ataúd se introduce en la retorta lo más rápido posible para evitar la pérdida de calor a través de la parte superior de la puerta.