Coahuila cumple con Atlas de Riesgo Nacional

Está cubierto al 100 por ciento y se concluyó con el equipamiento de toda el área de informática, así como la contratación y capacitación del personal para la administración.
El Río Escondido, en Piedras Negras, es monitoreado por el Atlas de Riesgo en Coahuila.
El Río Escondido, en Piedras Negras, es monitoreado por el Atlas de Riesgo en Coahuila. (Raul Coronado)

Saltillo

Coahuila, cumple con la conformación de Atlas Nacional de Riesgos, validado por el Centro Nacional de Prevención de Desastres (Cenapred), en su primera etapa”, afirmó Francisco Martínez Avalos, Subsecretario de Protección Civil en el Estado.

Indicó que esto significa que en la entidad se concluyó con el equipamiento de toda el área de informática, así como la contratación y capacitación del personal para la administración de este Atlas Nacional de Riesgo.

Explicó que la información que tienen registrada es; por ejemplo, la ubicación de escuelas primarias y secundarias en el Estado, sobre todo lo que son las áreas de inundación histórica que registra la Comisión Nacional del Agua (Conagua), así como la ubicación de hospitales para en el caso que se requiera su uso en una contingencia.

Manifestó que ya se dio la ubicación y capacidad de los refugios temporales, y se esta solicitando diferente información que es parte de la aplicación de la primera etapa.

"Tenemos diferentes tipos de riesgo, como se sabe hay diferentes ríos en el estado, algunos de estos siempre han sido monitoreados por la Comisión Nacional del Agua, tal es el caso del Rio Aguanaval que, derivado de los huracanes “Ingrid” y “Manuel”, tuvo una creciente importante”, sostuvo Martínez Ávalos acerca de qué contingencias se ubican en el Estado y cuáles son las zonas más peligrosas.

Añadió que si bien esta crecida de su caudal, no se presenta cada año, cuando esto sucede, pone en riesgo algunas comunidades.

Para fortuna nuestra se pudieron tomar las medidas correspondientes de evacuación.

Explicó que se evacuaron las personas en ese lugar en comunidades de Matamoros y Viesca, y gracias a esto se logró tener un Saldo Blanco, tanto en vidas humanos y en pérdidas materiales, excepto la muerte de un menor en el Ejido Hipólito de Ramos Arizpe, al derrumbarse parte de su vivienda.

Por otro lado, dijo también que la temporada invernal inicia el 21 de diciembre, “Sin embargo, ya estamos en los preparativos preventivos en coordinación con las autoridades municipales, ya se elabora el calendario para la distribución de los trípticos alusivos a la prevención.

Apuntó también las temporadas vacacionales en las que hay una gran afluencia a los sitios de paseo, a los balnearios, se están considerando para clasificarlos en el Atlas y tener las previsiones correspondientes.

En cuanto al resto de las etapas del Atlas, Martínez Ávalos informó que la siguiente consiste en la información que puede tener un estudio especializado, por ejemplo las empresas que manejen productos de riesgo.

También se contemplan los cauces menores en los que hay asentamientos irregulares.

Aseguró que en este estudio se establecen también algunos estudios topográficos de las diferentes ciudades de nuestro estado donde pueda haber partes bajas, que pudieran ser motivo de alguna inundación, cuando haya lluvias copiosas en el área urbana.

Sobre otras zonas de contingencia dijo que “En la región norte se ubican los Ríos San Antonio, Río Escondido, en la carboníferas, el Río San Rodrigo, todos estos ríos representan para nosotros puntos a observar para evitar una omisión en la medición, en el monitoreo con las dependencias hermanas que son CONAGUA, CEAS que pudieran generar algún accidente”, apuntó.

Informó ademas que en el Atlas Nacional de Riesgo no se tiene ningún atraso como en otros estados, y que se tiene cubierta al 100 por ciento la primera etapa.

“CENAPRED es quien nos califica y tenemos que estar validados por ellos ya que son parte de la autorización de estos recursos además del Gobierno del Estado, apuntó.

Consideró que Coahuila en el Atlas nacional no tiene un nivel alto de riesgo, considerando que son distintos los riesgos de cada estado, y que en unas partes hay ríos con más creciente de caudal y diferentes tipos de asentamientos, y otros fenómenos que no suceden aquí como los maramotos, en cuanto a sismos, somos tambien una zona de baja sismomovilidad.