“Autoridades deben aplicar multas a quien contamine”

Considera que a los ciudadanos les toca hacer algo antes de que se apliquen castigos.
El cuidado del medio ambiente es responsabilidad de todos, afirma.
El cuidado del medio ambiente es responsabilidad de todos, afirma. (ALEJANDRO ÁLVAREZ)

Torreón

Para el ambientalista Francisco Valdés Perezgasga, el tema de la generación de basura y nula cultura del reciclado es una lástima, tras considerar que no existe el mínimo espíritu cívico o de convivencia para no generar basura en los espacios públicos.

Consideró, que existe un atraso considerable en el hecho de no tirar basura tanto en parques como en la calle, por lo que consideró: “al pensar en eso se me vinieron a la mente un montón de palabras”.

Manifestó, que existe muy poco valor cívico, en el cual los gobiernos deben de de trabajar para reforzar el cuidado del medio ambiente.

“Es malo pensar en que este problema no es responsabilidad de otro si no mío”, manifestó.

Agregó, que adicional a la contaminación que se genera con tirar basura en un parque, se daña la imagen y se baja el ánimo por visitarlo.

Al cuestionarlo sobre cual sería la dinámica que los gobiernos deben implementar en este tema pero en especial con las nuevas generaciones, señaló que se debe acceder de manera directa al castigo, es decir a la aplicación de multas hacia las personas que sean sorprendidas contaminando.

Así mismo, consideró que a los ciudadanos les toca hacer algo antes de que la ley y la policía tengan competencia para aplicar multas.

Como anécdota, el Ambientalista manifestó que hace unos días, llamo la atención de un conductor, quien al terminar de consumir un alimento tiro en la calle el empaque.

“Le llamamos la atención todos, de manera que fue un momento muy embarazoso para el y por lo que creemos se generó un buen impacto”, señaló.

Para Francisco Valdés, de la basura que se genera en la actualidad se podrían obtener beneficios si se impulsa por lo menos la cultura de la separación.

Manifestó, que se trata de un proyecto que no requiere de presupuestos millonarios si no de voluntad propia de los individuos.