Las tuberías ya se vaciaron de gas

Además de una multa municipal a MaxiGas, no pueden reanudar el servicio hasta que garanticen la seguridad de la población
Tras el cierre de válvulas, tardó 24 horas limpiarse por completo
Tras el cierre de válvulas, tardó 24 horas limpiarse por completo (Nahco Reyes)

Guadalajara

Las válvulas de ingreso y salida de las tuberías instaladas por la empresa MaxiGas ya quedaron clausuradas, por lo que no podrá reanudar la distribución hasta que demuestre que no hay riesgo para la población, aseguró el síndico de Zapopan, Armando Morquecho Ibarra.

En entrevista, aclaró que la clausura es por el riesgo en que se puso a la población del municipio y no por la concesión de la distribución de gas natural, ya que esta última es competencia federal.

El funcionario municipal explicó que la empresa informó que a partir del cierre de válvulas, las tuberías tardarían alrededor de 24 horas en vaciarse de gas, por lo que ayer, después de mediodía ya estarían completamente libres de gas.

Armando Morquecho señaló que la compañía tiene instalados en esa zona del municipio, la cual fue desalojada por una fuga que elevó el riesgo de explosividad, alrededor de seis mil metros lineales de tuberías.

Señaló que la concesión de MaxiGas es para la distribución de gas natural, y presta servicio especialmente a empresas. Según informaron los representantes de la gasera, se afecta con la suspensión a unos 150 a 200 usuarios. Sin embargo, el síndico consideró que es más importante no poner en riesgo a la población.

El funcionario explicó que, después de la clausura, es necesario que la Secretaría de Energía haga la revisión de las instalaciones para la distribución de gas, porque “ellos son quienes entregaron la concesión y son quienes tendrán que emitir un dictamen”.

En cuanto a las acciones que emprenderá el Ayuntamiento de Zapopan, Morquecho Ibarra dijo que se tendrá que calificar la multa que se impondrá que, “por el riesgo en que puso a la comunidad, deberá ser bastante representativa. Además, la clausura se mantendrá hasta que no nos garanticen que pueden operar sin que haya riesgo en la zona por donde corren los ductos”.

Explicó que la empresa violentó las normas de protección civil que deben cubrirse para garantizar la seguridad de los ciudadanos “y en eso sí estamos facultados para intervenir en la clausura, porque no podemos poner en riesgo la vida de los ciudadanos”.

La fuga de gas se registró en la zona de Cruz del Sur y fue necesario que se desalojara a alrededor de seis mil personas, que ese mismo día por la noche comenzaron a regresar a su hogar.