A un año de la tragedia de Lagos de Moreno, la herida sigue abierta

Los familiares solicitan que se detengan a los autores intelectuales del multihomicidio; las autoridades lo califican como un hecho aislado.
María de la Luz González, abuela de José Gerardo Aguilar.
María de la Luz González, abuela de José Gerardo Aguilar. (Gustavo González)

Lagos de Moreno

Hoy, a un año de la desaparición y muerte de los seis jóvenes en Lagos de Moreno sus familiares aún no superan el episodio y piden a las autoridades que se detenga a los que planearon el crimen, no sólo a los ejecutores.

 Ángel de Jesús Rodríguez de 19 años; Daniel Armando Espinoza de 22; Eduardo Isaías Ramírez de 21; José Gerardo Aguilar de 18; Marco Antonio Ramírez de 19, y Christian Fabián Ávila de 18, salieron de una fiesta en la madrugada del 7 de julio, y al ser vecinos todos de la colonia Lomas del Valle, decidieron caminar juntos hasta sus casas, pero alguien les salió al paso y los privó de su libertad.

Luego de la denuncia y viendo la poca respuesta de las autoridades, los familiares acudieron a medios locales, marcharon por las calles e hicieron que la opinión pública nacional se fijara en el caso. Tres días después se detuvo a varios sujetos, cuyos interrogatorios condujeron a la localización de una ex tienda de abarrotes en el camino a La Comanja, donde había algunos objetos personales de los muchachos, pero de ellos, nada.

Se cavaron varias zanjas y se hallaron algunos tambos cuyo contenido no fue revelado, pero los vecinos de la zona aseguran que policías estatales que resguardaban el lugar [mientras la Fiscalía General del Estado (FEG) y el Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses (IJCF) analizaban los indicios], les dijeron que habían hallado restos humanos sumergidos en ácido.

A unos metros del predio, entre la maleza, se encontraron huesos quemados y una sustancia extraña mezclada con las cenizas de los matorrales consumidos por el fuego.

Tras las pruebas de ADN, la FGE entregó a los familiares unas cajas de madera selladas con lo que quedó de los jóvenes desaparecidos. La misa y el entierro fue al día siguiente y medio pueblo acudió.

Un caso aislado

Luego de un año, tanto el presidente municipal de Lagos de Moreno, Hugo Ruiz Esparza y el secretario de Seguridad Ciudadana, Juan Carlos Rodríguez Rizo, aseguraron que el caso de los chavos desaparecidos fue algo aislado y resuelto por la Fiscalía en su momento; la ciudad ha recuperado la tranquilidad.

Los municipales aprovechan para decir que se han abatido los delitos de robo y narcomenudeo, así como las desapariciones relacionadas con el crimen organizado, atribuyéndolo a una limpia en la corporación de seguridad y combate a las células delictivas.

Admiten que los familiares quedaron muy dolidos, pero han ido superando el duelo y que el resto de la población quedó impactada, pero al cabo de unas semanas volvió a hacer su vida normal.

Sobre los culpables que faltan por detener y los autores intelectuales del homicidio –que el móvil habría sido el robo de una mochila-, las autoridades municipales explican que ese tema es de la Fiscalía, sin embargo, el delegado José Luis Martínez, se negó a hablar del asunto en reiteradas ocasiones.

La herida sigue abierta

Buscando en el pueblo a familiares de los jóvenes, en una casa de la colonia Lomas del Valle se logró contactar a la abuela materna de José Gerardo Aguilar Martínez, quien relata que su hija está más afectada emocionalmente que hace un año por la muerte de su hijo.

Una tía de Gerardo que estaba presente comienza a llorar al recordar los hechos y una prima del occiso señala que lo que más duele son los comentarios que hace la gente, que atribuye que la causa del homicidio de los jóvenes es porque “andaban de narquillos”.

La abuela vuelve a tomar la palabra y dice estar tranquila, pero con miedo, ya no sale por las noches y lamenta que las autoridades hayan dado carpetazo, pues los autores intelectuales del crimen andan sueltos.

“Agarraron nomás a los chalanes, pero los jefes siguen sueltos, nunca los van a agarrar”, exclama.

El caso: 

2013

 

4 de julio Luego de que medios locales -a petición de los familiares- comenzaran a investigar la desaparición de al menos 12 personas en el lapso de un mes, el secretario de Seguridad Ciudadana, Juan Carlos Rodríguez Rizo, convocó a una rueda de prensa donde afirmó que se trataban de casos aislados o de falsos secuestros

7 de julio Seis jóvenes que salían de una fiesta fueron privados de su libertad cuando caminaban rumbo a sus casas ubicadas en la colonia Lomas del Valle

15y 18 de julio Familiares y allegados de los seis jóvenes marcharon por las calles de Lagos exigiendo que las autoridades investigaran a fondo el asunto

22de julio Las altos mandos municipales dan a conocer la detención de seis sujetos, señalados de haber raptado a los jóvenes; el móvil del crimen: haber robado una mochila de uno de los líderes de la célula delictiva. Habría varias personas más prófugas

23 de julio A consecuencia de los interrogatorios a los detenidos, la FGE encuentra una finca en el camino a La Comanja, con indicios de que el grupo de los seis muchachos estuvo en ese lugar

8 de agosto A unos metros de la finca, entre la maleza, se encuentran restos humanos calcinados

15de agosto Luego de varios días de investigación, los familiares son citados por la FGE y se les entregan unas urnas con restos humanos; al día siguiente se hace una misa y se sepultan las pequeñas cajas

10 de octubre Tras haber ocurrido un tiroteo en Tepatitlán, donde cuatro presuntos criminales murieron y otros tres fueron detenidos, la FGE aseguró que podría tratarse de la misma célula delictiva que operaba en Lagos y había escapado hacia ese municipio

 

2014

 

15de enero  La Fiscalía detiene a una persona más relacionada con el caso y se informa de otras dos personas prófugas