“De repente sentí la necesidad de enriquecer la voz de otros”

Es uno de los fotoperiodistas tapatíos de mayor reconocimiento a escala nacional, la reflexión social es parte de su sello. Desde el viernes pasado la Casa Museo Taller José Clemente Orozco, ...

Guadalajara

Fotoperiodista y fotógrafo documental desde hace quince años, con amplia experiencia, lo mismo en medios locales que nacionales y extranjeros, Rafael del Río ha comenzado a explorar nuevas herramientas y ampliar su espectro de acción en la realización de proyectos audiovisuales. Aprendiz de personalidades como Pedro Valtierra, Gabriel Figueroa, Antonio Turok, Gilberto Chen, Laura Cohen y Jesús Galindo, entre otros, Del Río comparte cómo ha vivido esta exploración de nuevas técnicas y habla sobre su nueva exposición.

SER-es-SAGRADO-s es una muestra que permanecerá cerca de dos meses en exhibición, ¿cómo describes la propuesta?

“Son fotografías pertenecientes a un bagaje que he producido en los últimos diez años, se relaciona un poco con la forma de trabajar que mantengo desde hace tiempo, creando instalaciones en las que confluye la elaboración de textos, esculturas, fotografías intervenidas con acrílicos, o la realización de fotografías a manera de instalaciones efímeras con registro fotográfico”.

Actualmente ¿qué es lo que realizas?

“Tengo un proyecto de historias de vida que estoy registrando en fotografía y video. Hasta el momento cuento ya con la primer historia editada de un total de siete. Son relatos de personajes marginales. Me interesa mostrar su espacio y los escenarios en los que transitan de manera habitual. Este proyecto lo realizo como parte de un apoyo que recibí, en 2012, del Sistema Nacional de Creadores. Estará listo en 2014”.

¿Cómo se dio esta exploración y la incorporación de otras técnicas que te han llevado a los linderos de lo audiovisual?

“Siempre me ha gustado el cine, desde que era estudiante. Ahora existen cámaras que te permiten grabar video en alta definición. De repente, un día, sentí la necesidad de enriquecer la voz de los otros. Para mí es importante que su voz llegue a la gente. El fotoperiodismo es algo que he cultivado muchos años y vi que en el trabajo cotidiano es muy difícil hacer, al mismo tiempo, foto y video, sin embargo, cuando trabajas proyectos en los que puedes tomar un ritmo laboral más lento en la realización de entrevistas, su registro en audio y video enriquecen tus posibilidades de expresión. Hago equipo con Diego Reynoso”.

¿Consideras que esto es parte de una nueva tendencia en el fotoperiodismo?

“Por un lado creo que la existencia de nuevas tecnologías permite que haya muchas personas haciendo proyectos muy interesantes; al grado que la demanda es mayor que la oferta de trabajo. Los medios para publicar son cada vez menos, y el financiamiento para iniciativas aún no alcanza a llegar del todo. Se vive una crisis; ahora se requiere hacer más gestión”.

Y ante ese panorama, ¿qué aconsejas a la actual generación?

“Que se preparen más allá de la fotografía. Deben de alimentarse de varias disciplinas artísticas que enriquezcan su visión. La interacción, a partir de cursos y seminarios, con otras personas de mayor experiencia en el ámbito, es fundamental para tener una visión de uno mismo e intentar dotar a cada uno de tus proyectos de un sello propio.

DE CEMENTERIOS ABIERTOS

SER-es-SAGRADO-s, es la más reciente exposición de Rafael del Río. Se conforma de 34 piezas extraídas de los archivos que el artista ha producido durante los últimos diez años. A color o en blanco y negro, cada una de ellas se caracteriza por presentar cuerpos de animales muertos, que Del Río encontró en carretera. “La intención era proyectar la idea de un cementerio abierto. Me parece que jamás nos atrevemos a observar a estos animales abandonados, incluso a lo largo de la vida nos relacionamos con personas que quizá tenemos mucho tiempo al lado y jamás nos volteamos a ver”, dice el artista quien considera que al elaborar la serie reflexiona sobre esa especie de incomunicación en el que viven las personas y que “no les permite crecer como seres humanos”, explica.

La exposición se puede apreciar en la Casa Taller José Clemente Orozco, ubicada en Aurelio Aceves 27, en donde permanecerá hasta el 4 de enero de 2014. Para mayor información sobre la trayectoria y proyectos del artista, conviene consultar www.rafaeldelrio.com (Con información de: Erika Guzmán)