Las redes sociales, la otra guerra de las campañas

Hasta el momento los aspirantes a un cargo de elección popular han desperdiciado el internet con guerra sucia y no la explotan para el debate y la polémica, señala experto.

Guadalajara

Fuera de los mítines políticos, la pega de calcas, las declaraciones en los medios y el pleito territorial que ofrecen los anuncios espectaculares, se libra otra batalla en la que se emplean métodos más agresivos, en donde no se respetan los tiempos o formas y hasta se puede contar con ejércitos completos, que tienen como objetivo destruir la imagen de los adversarios y enaltecer la propia: es la guerra política en internet.

Las redes sociales, principalmente, a través del internet, se han convertido en una maquinaria que produce información a la velocidad de un “clic”, de tal manera que una parte importante de la campaña electoral se disputa en las computadoras, tabletas electrónicas y teléfonos celulares.

Los candidatos, por ser usuarios, cuentan con perfiles por los cuales comparten aspectos de su vida personal e informan a sus seguidores sobre actividades, propuestas, mensajes y pronunciamientos para generar un eco entre los cibernautas mediante la descarga y la replicación de sus simpatizantes, y son estos últimos quienes se encargan de difundir y crear una cadena cibernética de grandes alcances.

Pero no todo es miel sobre hojuelas en la red, pues un comentario desafortunado del candidato, algún integrante de su equipo o familia, puede generar una ola de críticas que obliguen a sus protagonistas a tomar medidas para aminorar el daño que pueda repercutir directamente en su imagen.

El 5 de diciembre de 2011, el entonces candidato a la presidencia de la República, Enrique Peña Nieto, se disculpó a través de su cuenta de Twitter luego de que su hija Paulina Peña publicará en la misma red social un mensaje en el que llamó entre otras cosas, “prole” a quienes criticaban a su padre por confundir nombres de libros y autores en la Feria Internacional del Libro en Guadalajara. “El tuit de Paulina fue una reacción emotiva por mi error en la FIL. Definitivamente fue un exceso y me disculpo públicamente por ello”, escribió Peña Nieto.

Algunos partidos y candidatos contratan equipos de asesores en redes sociales o los también llamados “Community Manager”, los cuales brindan servicio de gestión de redes sociales, posicionamiento, elaboración de estrategias y hasta la “construcción viral de la opinión pública”, tal como lo ofrece la empresa “Clave” en su propio portal.

Pero dentro de la política las redes sociales no solamente son empleadas para posicionar la imagen de un candidato o partido sino que también se busca el desprestigio de los oponentes, el cual generalmente se realiza a través de cadenas de mensajes, el uso de perfiles falsos y otros métodos que fomentan la llamada guerra sucia, conducta que a diferencia de lo convencional, en el ciberespacio resulta complicado de identificar, perseguir y sancionar por el árbitro electoral, que por ley solamente interviene en casos de registrarse una calumnia.

En las redes abundan los mensajes que atacan deliberadamente la figura de un político o un gobierno, para ello se utiliza información de dudosa procedencia, imágenes falsas, o afirmaciones.

“Al final para entrar a la red se requiere la búsqueda por parte del usuario, lo que implica consentimiento; sin embargo, si de ahí se desprende una práctica calumniosa, por supuesto que podríamos recibir una queja y darle trámite”, señaló el consejero presidente del Instituto Electoral y de Participación Ciudadana (IEPCJ), Guillermo Alcaraz Cross, al respecto.

Aun recibida la denuncia, el Instituto se enfrenta a uno de los principales problemas de internet, “lo complicado es identificar al sujeto activo de la conducta porque son anónimos o son perfiles creados, y en términos de la garantía de audiencia tendríamos que notificar al usuario y entonces se vuelve muy complicado en ese sentido el tema de redes”.

Desde el punto de vista calificado por él mismo como “poco convencional”, Jesús Ibarra Cárdenas, investigador del Instituto Tecnológico y de Estudios Tecnológicos de Occidente, las campañas electorales en redes sociales se encuentran lejos de lo deseable. “El ciudadano espera un debate de calidad, con mucha información, de contraste, para poder distinguir entre las opciones alternativas, y si uno sobre regula hasta las redes sociales ya es bien difícil que los ciudadanos veamos que distingue a uno del otro”, explicó el académico de estudios sociopolíticos.

En las redes, señala Jesús Ibarra, hay “manipulación por parte de los intereses de los candidatos, pero por otra parte, mientras puedes editorializar en televisión y manipular incluso un evento en cuanto a hechos, en redes sociales se complica poder hacer eso porque son imposibles de controlar”, incluso, señala, que hasta el momento ningún partido político ha logrado posicionar una calumnia desde las redes sociales, por lo que se debe dejar espacio a que se expresen libremente y no marcar ningún tipo de censura, para así provocar polémica y debate.

El investigador del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente agregó que los políticos y partidos deben cambiar la visión que tienen de las redes sociales.

“No puede haber una visión de manipulación de redes porque eso acarrea un costo al capital político”, en tanto que para contrarrestar esa manipulación, parcialidad y baja calidad de la información, “no se va a lograr regulando las redes, se debe recomendar a los ciudadanos tener una amplia gama de fuentes y que aprenda a elegir la información”, pues en internet, en particular en las redes sociales, el poder lo tiene el usuario, quien en cualquier momento puede buscar, comparar y analizar la información, o en su defecto, con un par de “clics” apagar el ordenador.

Claves

La calumnia

De acuerdo a la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales, en su artículo 471 se entenderá por calumnia la imputación de hechos o delitos falsos con impacto en un proceso electoral.

• • •

Domina Enrique Alfaro en redes

Luego de un sondeo realizado por MILENIO JALISCO sobre las cuentas de redes sociales y páginas de internet de los candidatos de Guadalajara, Tlajomulco y Zapopan, Enrique Alfaro, aspirante a la alcaldía de la capital del estado, es el que mayor ventaja parece sacar a sus redes sociales, ya que tan solo en el número de seguidores supera por más de 400 mil a su más cercano oponente político.

Además de comentarios, opiniones personales y propuestas, el candidato del Partido Movimiento Ciudadano pública a través de sus cuentas: entrevistas, notas periodísticas, documentales, imágenes, transmisiones en vivo y animaciones. Cuenta también con el portal alfaroenmovimiento.mx, en el que se muestra un mapa de la ciudad de Guadalajara y se destacan los lugares en los que ha estado el candidato durante la campaña con la opción de acceder a cada uno de estos y revisar todos los comentarios y publicaciones, ya sea que se emitieron desde el lugar o tienen relación con el mismo.

Ricardo Villanueva es el segundo candidato metropolitano con mayor presencia en redes sociales; el abanderado tricolor cuenta con poco más de 70 mil seguidores en Facebook y es luego de Enrique Alfaro el que presenta una plataforma más amplia en cuanto a contenido, pues maneja en sus publicaciones: mensajes, spots, videos, fotografías y opiniones o recomendaciones de carácter personal en torno a música y deportes.

• • •

Numeralia

- 40 por ciento de los hogares en Jalisco cuentan con una computadora

- 56 por ciento de las viviendas de Jalisco tienen condiciones para contar con servicio de internet

- 58.4 por ciento de los cibernautas utilizan internet para obtener información

- 1.8 millones de viviendas tienen acceso a internet en Jalisco

- 35.5 por ciento de los usuarios de internet no tienen edad para votar

- 48.2 por ciento de los usuarios de internet acceden a la red desde sus domicilios, el resto lo hace en sitios públicos con costo, lugar de trabajo y escuelas

- 49.3 por ciento de los cibernautas son mujeres

• • •





[Dé clic sobre la imagen para ampliar]