Una presa de 60 metros es lo único que salva a los tres pueblos

Integrantes del colectivo Salvemos Temacapulín, Acasico y Palmarejo, esperaban respuesta ayer.

Guadalajara

No ha sido entregada la respuesta del gobierno de Aristóteles Sandoval Díaz a la propuesta técnica de los asesores del comité Salvemos Temacapulín, Acasico y Palmarejo, sobre reducir la altura de la cortina de El Zapotillo a 60 metros. El tiempo apremia, la construcción avanza y la omisión de las autoridades hace temer a los quejosos que se les imponga la megaobra por la vía de los hechos.

Los miembros del colectivo insisten en los resultados de la tercera mesa técnica que sostuvieron el pasado 1 de octubre con el equipo de la Comisión Estatal del Agua (CEA), donde recibieron el dato de la propuesta gubernamental de una cortina de 80 metros, como lo ordenó la Suprema Corte de Justicia de la Nación, y no los 105 metros que de forma ilegal se edifican en la actualidad. No obstante, la promesa de Sandoval Díaz es salvar a los tres pueblos, señalan.

“Como puntos centrales del desarrollo de la mesa se tuvo la presentación de una propuesta técnica por parte del gobierno de Jalisco y la presentación de una propuesta técnica por parte del equipo técnico aliado de las comunidades […] conocimos finalmente la propuesta oficial–unilateral- del gobierno de Jalisco que es una presa con una altura máxima de 80 metros, respaldada con la construcción de dos diques de protección para la localidad de Temacapulín, de doce metros de altura máxima y bordo libre de 2 metros, lo cual descarta una cortina a 105 metros”.

La propuesta fue entregada el 1 de agosto del presente año a la CNA.

Sin embargo, “el equipo técnico aliado de las comunidades presentó una ficha técnica como propuesta alternativa para el proyecto El Zapotillo, la distribución de sus volúmenes de agua y acueductos. En dicha propuesta, se comparan tres alternativas: a) el proyecto original 2006 (80 m), b) un proyecto alternativo (80 m) y c) la propuesta óptima (60 m). La alternativa óptima presentada considera una cortina a 60 metros de altura, garantiza la seguridad y permanencia de Temacapulín, Acasico y Palmarejo, cancela el acueducto y el transvase a León, y permite alternativas de distribución regional del agua que son más viables económicamente y favorables para el estado de Jalisco”, señala un comunicado del comité.

Los principales acuerdos alcanzados con el gobierno de Jalisco, recuerdan, fueron que éste “se compromete a que se cumpla la resolución de la Suprema Corte de Justicia de la Nación sobre la controversia constitucional 93/2012, que garantiza que la cortina de la presa El Zapotillo tendría que medir máximo 80 metros de altura. El gobierno de Jalisco y la CEA se comprometen a revisar la propuesta de las comunidades y a su vez el equipo técnico aliado de las comunidades revisará la propuesta presentada por el gobierno”.

Los proyectos “se discutirán en una próxima mesa técnica que estamos proponiendo para presentar observaciones y posicionamientos frente a ambas propuestas”.

Así, se acordó la realización de por lo menos tres mesas más: 1) la técnica, ya mencionada; 2) una mesa para definir asuntos jurídicos-políticos en donde esté también presente el gobernador de Jalisco, y 3) una mesa de interlocución federal en donde estén presentes CNA, gobierno de Jalisco y las comunidades afectadas.

“Aunque para nosotros la eliminación de la presa a 105 m por parte del Gobierno de Jalisco es un logro importante, la problemática sigue abierta, ya que el proyecto presentado por la CEA es contradictorio al compromiso del gobernador de salvar a las comunidades, ya que se inundaría a Acasico y Palmarejo y se pondría en grave riesgo a Temacapulín".

Esto, al margen de los “impactos del proyecto, por lo que convocaremos a jornadas de brigadeo y reuniones en los Altos de Jalisco, fortaleceremos nuestra campaña regional y llevaremos a cabo una jornada nacional de movilización en la Ciudad de México con medios de comunicación, organizaciones aliadas y autoridades, ya que consideramos urgente iniciar la interlocución con la CNA para garantizar la permanencia de Temacapulín, Acasico y Palmarejo, la seguridad de toda la región de Los Altos de Jalisco y la soberanía hídrica del estado de Jalisco”.