Modelo de desarrollo de la ZMG promueve casos de marginación

Al conocer los problemas, sus consecuencias y causas, podrán establecer objetivos claros para revertir y resolver situaciones que aquejan a la ciudad.
El despoblamiento en algunas zonas de la ciudad se explica que es por el deterioro de la infraestructura del equipamiento urbano.
El despoblamiento en algunas zonas de la ciudad se explica que es por el deterioro de la infraestructura del equipamiento urbano. (Milenio)

Guadalajara

En los municipios de la Zona Metropolitana de Guadalajara persiste el manejo de un modelo de urbanización expansivo, disperso, que es depredador de los recursos de la región, que afecta la productividad, es inequitativo y socialmente excluyente, esto es el primer diagnóstico que emana del Instituto Metropolitano de Planeación (Imeplan) acerca de los problemas que enfrentan como metrópoli los ocho municipios conurbados.

“Somos un modelo que promueve, de alguna manera, mayor marginación y pobreza”, dijo el director del Imeplan, Alberto Orozco Ochoa.

El objetivo del diagnóstico, es que al conocer los problemas, sus consecuencias y causas, se puedan  tener objetivos claros para poder revertirlos. El Imeplan surgió con el objetivo de lograr la coordinación entre los ocho municipios integrados que son ya una sola mancha urbana: Guadalajara, Zapopan, Tlaquepaque, Tonalá, El Salto, Tlajomulco de Zúñiga, Juanacatlán e Ixtlahuacán de los Membrillos.

El diagnóstico, que ya conocen los alcaldes de la zona metropolitana, se refiere también a la inadecuada producción de vivienda que se ha generado y que ha ocasionado, por un lado un despoblamiento del municipio central -el de Guadalajara- y por otro lado un crecimiento poblacional en los municipios periféricos, es decir, los siete que están alrededor de la capital del estado.

El acelerado crecimiento ha generado una disminución en la calidad de los servicios y al ser más extenso el territorio para atender los servicios hace más complejo su mantenimiento y calidad.

“Esto ha ocasionado impactos negativos que se reflejan en la producción económica, lo que a su vez ha generado una serie de impactos  colaterales como menores ingresos familiares, mayor dificultad para generar empleos, mayor informalidad con un incremento de marginación y pobreza urbana”, reporta el diagnóstico.

En lo que se refiere al despoblamiento, éste es causa de un creciente deterioro de la infraestructura del equipamiento urbano existente y que al alejarse de los centros urbanos, haya mayor distancia en términos de traslados de la población, lo que representa mayores costos.

El modelo de urbanización expansivo y disperso ha ocasionado la proliferación de asentamientos humanos en zonas irregulares y en zonas de riesgo, lo que además genera presión sobre entornos naturales que alteran cuencas y han abatido mantos freáticos.

“Del análisis de esta problemática, se parte de manera analítica para trabajar en soluciones de planeación metropolitana”, subrayó Orozco Ochoa.

Agregó que la gobernanza es el nuevo lenguaje que permitirá lograr los objetivos planteados para la metrópoli. “Es la manera de gobernar en la que la toma de decisiones no sólo se contemplan las opiniones de los gobernantes, sino que hay un involucramiento de la sociedad civil y del sector privado, porque todos estamos en la metrópoli y debemos entender que las administraciones van al margen del entorno. Esa es la lógica con la que hemos tratado de sentar un piso para comenzar a trabajar el plan estratégico de la ciudad a escala metropolitana que es lo que realmente le hace falta a esta ciudad”.

El director del Instituto Metropolitano estableció que lo que le toca a Guadalajara, como metrópoli, es solucionar  cómo propiciar que la zona metropolitana salga del modelo disperso y expansivo territorialmente en términos de desarrollo urbano “y empezar a promover un modelo de ciudad compacta que promueva la competitividad, la productividad y la calidad de vida”.

Hay lecciones muy claras en el mundo, cualquier caso de ciudad compacta que revisemos ha pasado por un periodo de renovación y consolidación. “Esto quiere decir que en Guadalajara tenemos que encontrar la forma de maximizar su aprovechamiento. En la medida en la que los habitantes puedan acceder a servicios de salud, de educación y otros, en relativa proximidad, respecto al actual, vamos a promover un modelo de ciudad más sustentable, así seremos más privilegiados por la calidad de vida, ese es el reto de fondo”. 

• • •

A viva voz

Voces sobre el diagnóstico metropolitano

“Hoy en día en nuestra Zona Metropolitana de Guadalajara, los problemas de los municipios conurbados tienen mucha similitud: todos padecemos en nuestros municipios de problemas de inseguridad, de temas de recuperación de espacios públicos, de recuperación de mantos acuíferos o movilidad urbana. Lo que se necesita es, para poderlo entender, entre nosotros, es la voluntad de los actores de toma de decisiones para generar soluciones y políticas para resolver los retos. Esto se resuelve con una responsabilidad compartida, no sólo en la coordinación, considero que hay que aplicar la homologación de las acciones directamente en el territorio y a los que nosotros gobernamos.

Hoy la gestión de cada alcalde debe estar ponderada, primero por la voluntad, segundo porque no debe estar al margen de ninguna corriente política, ni de ningún partido político, debe darse con una pluralidad democrática, porque a los que nos debemos es a los ciudadanos”. 

Alfredo Barba

Alcalde de Tlaquepaque

• • •

 Íbamos muy bien y hubo un retroceso, pero estamos retomando muy bien la dinámica del funcionamiento del organismo (Imeplan) con el apoyo del gobierno local, lo cual nos da una atención y solución al problema integral de los temas de infraestructura, el abastecimiento y saneamiento de agua. 

Creo que nos falta mucho por avanzar, pero la creación del Imeplan es un logro importante porque ha hecho un papel integrador de planes, proyectos, programas e instrumentos de políticas de consolidación e integración del desarrollo de la ciudad más allá de los límites de los municipios.

Lograr el Plan metropolitano de desarrollo para evitar que los alcaldes en turno que van llegando busquen los diferentes planes de desarrollo y los planes territoriales y tener un mismo plan de desarrollo”. 

Ramiro Hernández García

Alcalde de Guadalajara

• • •

“Dos Administraciones han expresado con hechos y le han dado rumbo a lo que puede ser una gobernanza metropolitana. Todo lo que hemos hecho hasta hoy pasa por un punto clave que es la voluntad de los presidentes municipales. Pero nos vamos a seguir topando con el mismo problema: la voluntad es una cosa que parte por las personas y si no está estipulada en la ley, esta voluntad queda totalmente volátil.

Ya tenemos un rumbo hacia la gobernanza metropolitana, pero los políticos, ustedes nos conocen, somos muy dados a usar las argucias que nos marca la ley, y el famoso artículo 115 constitucional y la famosa autonomía municipal siempre ha sido mal entendida. Quienes la quieren aplicar, la aplican para su beneficio, aunque ésta no es otra cosa más que la expresión de la voluntad del municipio, nadie puede estar sobre la voluntad del municipio; esta voluntad puede ser expresada por una coordinación metropolitana y ahí no se violentaría la autonomía. 

Para lograr la gobernanza metropolitana debemos ya brincar al siguiente paso e irnos a las obligaciones con una especie de administrador de las ciudades”. 

Ismael del Toro

Alcalde de Tlajomulco 

• • •