1.5 millones en El AMG viven con agua “precaria”

La respuesta verdadera no es más obras de ingeniería, sino generar una ciudad “resiliente”, advierten colectivos en el informe de agua y bosques de ¡Tómala!

Guadalajara

Al menos millón y medio de moradores del Área Metropolitana de Guadalajara tienen acceso precario al agua, pero ese dato revela la urgencia de establecer una verdadera gestión integral del agua que garantice el ciclo hidrológico y la disposición de las fuentes más inmediatas para abastecimiento, y no la apuesta por la gran infraestructura que genera daños sociales y económicos a otra regiones y un desarrollo injusto, señalan los colectivos reunidos en la iniciativa ¡Tómala!, en el informe sobre agua y bosques difundido ayer.

Citan a la Cámara Nacional de Vivienda en Jalisco, "refirió que tres de cada cinco viviendas nuevas enfrentan problemas de abastecimiento de agua potable. Si se considera que entre los años 2000 y 2015 se han construido 625,000 viviendas nuevas y que el número promedio de habitantes es de cuatro, esta afirmación implica que alrededor de un millón 500,000 personas en el AMG tienen problemas de abasto de agua"; según las previsiones demográficas oficiales, "se espera que entre 2015 y 2045 se sumen otras 1.2 millones de personas a esta condición, de mantenerse el estado actual, aunque se espera que empeoren. Con ello, serían tres millones de habitantes, casi 50 por ciento de la población proyectada para 2045, con problemas de acceso al agua", señala el documento denominado #NuestrasMiradas sobre el agua y los bosques, 2016 (completo en el sitio web http://tomala.mx/post.php?id=3832).

Parte de la explicación está en el uso inadecuado del recurso: "De acuerdo con algunas estimaciones, en el AMG estamos consumiendo más del doble del agua de la que necesitamos. En este punto es importante recordar las inequidades existentes en la metrópoli, que se ocultan detrás de un promedio general, ya que en zonas como Colinas de San Javier se consumen diariamente más de mil litros por persona por día, principalmente por el riego de jardines, mientras que en el fraccionamiento Los Silos de Tlajomulco llegan a registrarse consumos inferiores a los recomendados como mínimos por la OMS, de 50 litros por persona por día, de acuerdo con sus propios habitantes".

Las diferencias en el abastecimiento "también se demuestran en los resultados de la última Encuesta de Percepción sobre Calidad de Vida de Jalisco Cómo Vamos. Entre los habitantes del Área Metropolitana de la ciudad, quienes consideran que contar con agua potable todo el tiempo es una situación que ha empeorado en el último año son principalmente los habitantes de El Salto (23 por ciento) y Tlajomulco (31 por ciento); por el contrario, en Guadalajara y Zapopan sólo 5 por ciento y 7 por ciento detectan peor abastecimiento".

El uso inadecuado y los procesos de urbanización caóticos han generado la sobreexplotación de los acuíferos (agua subterránea) que abastecen a la ciudad desde la colonia; "la respuesta ha sido traer agua superficial de otros puntos cada vez más lejanos, hacer pozos más profundos o construir más presas. Lo que nos está llevando a un callejón sin salida. No hay políticas públicas orientadas al cuidado del agua en un contexto de cambio climático, ni que contemplen, por ejemplo la reutilización de agua gris y de agua residual tratada, o la recolección de agua de lluvia que, como todos sabemos, cae en abundancia en esta ciudad".

El porcentaje actual de reutilización del agua no rebasa 3 por ciento (está pendiente lograr habilitarlo con el agua de la planta de El Ahogado, con lo cual crecería más de 20 puntos); el tratamiento apenas rebasó 60 por ciento el año pasado y hay acumulados serios de abatimientos del acuífero, porque se le saca más de lo que recarga.

"De acuerdo al Diario Oficial de la Federación del 20 de abril del 2015, en donde se actualiza la disponibilidad media anual de agua subterránea, los acuíferos que abastecen los principales centros de población en Jalisco presentan déficit. Tal es el caso de los acuíferos de Atemajac (11.9 millones de metros cúbicos anuales menos), Toluquilla (72.3 millones m³ menos), Los Altos de Jalisco (10.3 millones de m³ menos), Ocotlán (10.9 millones menos), Cajititlán (15.3 millones de m³ menos)"; como efecto, "la Comisión Estatal del Agua, ha establecido que en la zona metropolitana de Guadalajara existe ya un déficit de 3,300 litros de agua por segundo y con ello las autoridades pretenden justificar grandes obras de infraestructura, concesionando fuentes de agua a particulares, sin considerar todos los elementos del ciclo hidrológico que propone un modelo de gestión sustentable".

Como problema asociado, "la falta de parques y bosques urbanos en el AMG se vuelve crítica cuando miramos hacia El Salto, donde prácticamente no existen áreas verdes, o hacia Tlaquepaque, donde, por la misma razón, la temperatura ha aumentado notablemente en los últimos años. En 2014, 48 por ciento de los habitantes de El Salto y 38 por ciento de los habitantes de Tlaquepaque afirmó en la Encuesta de Percepción de Jalisco Cómo Vamos que no contaba con un parque en su colonia; el porcentaje en Tlajomulco y Guadalajara se reducía a 7 por ciento y 6 por ciento respectivamente".

¿Hay soluciones a esta inercia? "Un primer paso sería que el gobierno revise sus programas y planes parciales de Desarrollo Urbano, pues estos últimos fueron aprobados sin conocer el estado de los recursos hídricos del AMG. El desarrollo de la ciudad no puede ir en contra del ciclo del agua, como lo propician los actuales planes". A partir de ello, "se deberá de generar un programa de restauración de cuencas urbanas con fondos concurrentes para el saneamiento, la recuperación de cauces, la forestación y la recuperación de áreas verdes con equipamientos apropiados", dice el documento.

Es indispensable conocer el estado actual de los recursos hídricos, para lo cual "se tienen que instalar diversos sistemas de monitoreo y evaluación de indicadores universalmente aceptados", pero de los que la ciudad carece (ver recuadro). "Este sistema también deberá permitir, de manera urgente, tener un mayor control sobre los contaminantes aportados por las industrias y los desarrollos habitacionales, que vierten sus aguas contaminadas a los ríos y cuerpos de agua del AMG sin una regulación efectiva".

De igual manera, "las autoridades deben promover que los giros que no necesitan agua de primer uso, es decir, de calidad potable, usen agua residual tratada. Así mismo, es obligación del gobierno establecer las previsiones y medidas apropiadas para prevenir y mitigar el desabasto de agua ante fenómenos de sequía; esto significa construir resiliencia hídrica urbana".

No llega el agua
Ayer, más de 100 mil tapatíos de Zapopan y Tlaquepaque seguían sin agua. “Como que ya va siendo hora de que cambien de directivos en el SIAPA, por personas más eficientes y con una gran capacidad para resolver una crisis como la que estamos sufriendo miles de habitantes (…) no es posible que en una ciudad como ésta falte el agua por dos semanas seguidas, ya que los gastos en las familias están incrementándose considerablemente en luz, por el continuo uso de la bomba, en compra de agua por pipas (300 pesos por pipa), pues no existe tinaco ni aljibe que resista tantos días, y sin embargo, el recibo llega a precios muy altos… no queremos pretextos”, escribió irritada una habitante de la zona de El Álamo, en Tlaquepaque, a MILENIO JALISCO.