25 mil ha en alto riesgo de quemarse en Jalisco

Diez municipios concentran la superficie más afectada; Conafor destina más de mil millones de pesos al combate; Jalisco aplicará 57 millones.

Guadalajara

La posible aparición del fenómeno climático de El Niño antes de la mitad de 2014, con un fuerte componente de calor y sequedad, pone en alerta al Sistema Nacional de Prevención y Combate de incendios forestales. Tanto la Comisión Nacional Forestal (Conafor) como la Secretaría de Medio Ambiente y Desarrollo Territorial (Semadet)  reconocen que Jalisco es una de las ocho entidades más expuestas a este riesgo en el curso de los siguientes meses.

Por lo pronto, Jalisco ya se ubica en el tercer lugar por superficie siniestrada, detrás de Oaxaca y Baja California Sur. El reporte oficial de esta semana de la Conafor indica que de 1,477 hectáreas quemadas en todo el país, la entidad registra 109.5 ha, es decir, 7.4 por ciento del total.

La superficie de riesgo en el estado son las casi 4.8 millones de hectáreas con uso de suelo forestal o preferentemente forestal. Sin embargo, si se consideran los diez municipios históricamente más afectados y las condiciones reinantes, hay poco más de 25 mil hectáreas con potencial mayor, correspondiente a los municipios de Tuxpan, Tlajomulco de Zúñiga, Tomatlán, Tecalitlán, Casimiro Castillo, Concepción de Buenos Aires, Villa Purificación, Mascota, Zapopan y La Huerta (ver mapa anexo), según información proporcionada por la titular de la Semadet, Magdalena Ruiz Mejía.

Son todos bosques cercanos a zonas urbanas y a espacios agrícolas. El riesgo se multiplica por el uso indiscriminado del fuego como herramienta de manejo en la agricultura y la ganadería, y por la falta de precaución de paseantes y de moradores de zonas urbanas contiguas a los bosques. En particular, una de cada tres hectáreas que se queman en Jalisco está en el bosque La Primavera.

La estadística es incipiente, pues las lluvias invernales generaron una humedad residual que ha retrasado la aparición de los fuegos. No obstante, se trata de un arma de dos filos, pues también propició el crecimiento de vegetación secundaria y matorrales que en el periodo seco se transforman en combustible natural.

¿Un “año El Niño”? Llamado ENSO u “oscilación sur”, un reporte del pasado 6 de febrero señala al respecto: “Casi todos los modelos pronostican que el ENSO-neutral persistirá durante la primavera del Hemisferio Norte del 2014, pero después, los modelos sugieren el posible desarrollo de El Niño. Fuertes vientos desde el oeste en la superficie a través del oeste del Pacífico y un aumento hacia el este de las temperaturas sobre el promedio en la sub-superficie del oeste del Pacífico potencialmente anuncia un calentamiento en los próximos meses. Sin embargo, históricamente, la primavera está asociada con menos capacidad de un buen pronóstico, por lo tanto, la probabilidad de que se desarrolle El Niño después de la primavera no es tan diferente que las probabilidades de que continúen las condiciones ENSO-neutrales”, dice el Centro de Predicción Climática de la National Weather Service de los Estados Unidos (http://www.cpc.ncep.noaa.gov/products/analysis_monitoring/enso_advisory/ensodisc_Sp.html).

Los estudios de los “años El Niño” y su efecto en la cubierta forestal mexicana acreditan que son periodos en que la superficie de incendios es mayor y padece mayores impactos. Un análisis de 35 años de información, realizado por las investigadoras Lourdes Villers Ruiz y Josefina Hernández Lozano, de la UNAM, lo muestra. “Un aspecto importante que incrementa el daño ocasionado por los incendios forestales es la presencia de eventos como el fenómeno de El Niño”, concluyen las autoras (Incendios forestales y la variabilidad climática en México, estadísticas 1970-2004).

Claves

Algunos datos

-La superficie potencial a quemarse por incendios forestales en 2014 es de 25 mil ha en los 10 municipios históricamente más afectados. La superficie susceptible a quemarse es la total de vocación forestal que es de 4`838,620 ha que corresponde al 60 por ciento de la superficie total del Estado de Jalisco, según un ejercicio de la Semadet con estadísticas oficiales.

-La Conafor informó ayer que cuenta con un presupuesto de 1,019 millones de pesos para hacer frente a la próxima temporada de incendios forestales, lo que representa un crecimiento de 42 por ciento más que el año anterior.

-En la región occidente, integrada por Michoacán, Colima, Nayarit, Guanajuato, San Luis Potosí, Zacatecas, Aguascalientes y Jalisco, el Programa Nacional de Incendios destinará 179 millones 918 mil pesos.


[Dé clic sobre la imagen para ampliar]