El megahuracán que perdonó a Jalisco

Rompió récords en intensidad en toda la historia del occidente planetario, pero exoneró a Vallarta, aunque dejó destrucción en municipios de la Costa Sur y en Colima.

Guadalajara y Puerto Vallarta

Patricia, la "madre de todos los huracanes", llegó y pegó, pero los principales centros urbanos amenazados por su paso quedaron inmunes, al menos en las primeras horas de su ingreso al continente, donde el meteoro parece haber sido "domesticado" por los farallones ciclópeos de la Sierra Madre del Sur.

El gobernador de Jalisco, Aristóteles Sandoval Díaz, emitía aliviado un informe nocturno desde Puerto Vallarta, la perla del Pacífico que ha vuelto a evitar un desastre altamente costoso ante la importancia económica de su infraestructura hotelera, entre las tres principales del país. Pero los moradores de la sierra, entre los municipios de La Huerta, Cuautitlán, Purificación y la ciudad de Autlán, han pasado algunas de sus horas más aciagas, y a oscuras: la capital de la Costa Sur fue sorprendida por vientos intensos que derribaron torres de alta tensión, por agua copiosa que desbordó ríos e inundó colonias populosas, por caminos cortados y por techos que volaban y autos que se balanceaban ante el poder de los elementos. "El alcalde de Purificación nos dijo que un anciano murió de infarto, por el susto, y es tanta el agua, que un albergue de Autlán, el de La Mutualista, se inundó y debió ser desalojado", señaló por la noche la periodista local Carmen Aggi Cabrera.

Otro reportero, Pedro Silva Vidrio, de Cihuatlán, indicó que los campos agrícolas se anegaron, pero no hubo daños humanos qué lamentar. En Colima, Terry Sáenz reportó algunas inundaciones, pero los efectos se concentraron en el municipio costero de Manzanillo y en la carretera que conecta con la capital de ese estado, donde abundaban derrumbes y hubo unos 200 árboles caídos. El gobernador Mario Anguiano consideró que no constituían "destrucción severa".

Con categoría 5 en la escala Saffir-Simpson, Patricia tocó tierra jalisciense a las 18:15 horas de ayer, entre las bahías de Tenacatita y Cuastecomates. Para ese momento, miles de personas ya habían sido evacuadas de sus comunidades: 8, 425 pobladores que fueron refugiados en 24 albergues de 19 municipios; en tanto que más de 10 mil turistas abandonaron Puerto Vallarta, a través de tres vuelos comerciales y 150 camiones.

El despliegue del operativo permanente y la reducción del diámetro del fenómeno hidrometeorológico redujeron el impacto y contribuyeron a la meta: a las 21:00, el gobernador de Jalisco reportó que no había pérdida de vidas humanas en la entidad, aunque se mantenía la alerta.

"Afortunadamente no nos han informado de víctimas mortales, eso nos está generando expectativa de que podemos avanzar sin tener víctimas y lesionados. Sí ha habido daños severos, Se reportan cortes de energía eléctrica en dichos municipios y derrumbes en la carretera que va de Puerto Vallarta a Barra de Navidad; en estos momentos Protección Civil está recorriendo las carreteras para retirar troncos, árboles, anuncios, algunas casas donde cayeron árboles, vialidades, las cosechas", agregó Sandoval Díaz.

En las labores preventivas participó el secretario de Comunicaciones y Transportes (SCT), Gerardo Ruiz Esparza, quien informó que este sábado se abrirá un "puente aéreo" desde Puerto Vallarta con aeronaves de la Policía Federal, Secretaría de la Defensa Nacional, Marina y también de aerolíneas comerciales que trasladarán a las personas que deseen salir de la zona.

"Es importante insistir a toda la población que suspendan traslados hacia la Costa Norte, Costa Sur, y Sierra de Amula. A la población de las zonas en riesgo, mantenerse dentro de sus viviendas asegurando puertas y ventanas. En caso de que sean susceptibles a los vientos no lo duden hacemos un llamado a que acudan a los albergues a refugiarse. Pedimos a la población tomar conciencia de este huracán", resaltó el secretario.

Por su parte, la Comisión Nacional del Agua y la Comisión Estatal del Agua informaron que de las 54 presas que hay en Jalisco, 14 se encontraban ayer a su máxima capacidad, pero sin riesgo, 14 más se encontraban al 90 por ciento de su capacidad y 26 entre el 50 y 70 por ciento de su capacidad.

"El huracán más intenso de que se tiene conocimiento en toda la historia desde que se tienen cronologías. 325 kilómetros por hora", dijo hace dos días, en su muro de Facebook, el famoso meteorólogo cubano de la UdeG, Ángel Meulenert, con la aclaración de que esa referencia es válida para el Pacífico Oriental, y no para todo el planeta.

Dicen que los dueños de las funerarias padecen cuando el Servicio Médico Forense recibe pocos inquilinos. Ayer, la ausencia aparente de tragedia decepcionó a los que esperaban trompetas de apocalipsis. Una "profeta cristiana" muy gritona difundió por la web, a hora oportuna para no errar, un video-testimonio en que conminaba con ira bíblica al fogoso meteoro de nombre femenino a no destruir Jalisco. La habrá escuchado, o serán cosas del azar, pero Patricia, ya degradada a categoría 4, pasó de madrugada sobre Talpa y Guachinango, y esta mañana, en que podría devenir en tormenta tropical, trata de sobrevivir entre las cordilleras camino a la meseta del Norte, donde el agua siempre es escasa. No ha sido el huracán más desastroso, de lejos, pero sí es un tipo de meteoro de tiempos de cambio climático, más intensos que el promedio histórico, para los cuales, los mexicanos con su caótica ocupación del territorio y su modelo de "desarrollo" que destruye bosques y altera ríos, no están preparados.

La actividad de "Patricia"

  • El huracán Patricia tocó costas de Jalisco con un ojo de 9 km de diámetro
  • Impactó con vientos máximos sostenidos de 260 kilómetros por hora (km/h), rachas de hasta 300 km/h y desplazamiento al nor-noreste a 24 km/h. Luego se degradó
  • Continúa catalogado como extremadamente peligroso, al genera lluvias de intensas (75 a 150 milímetros), a puntuales torrenciales (de 150 a 250 mm)
  • Todas las actividades marítimas, turísticas, recreativas y comerciales en el mar y zonas costeras continúan suspendidas