“El mantenimiento de las instalaciones ha sido todo un reto ”

El Code Jalisco ha gastado cerca de 300 mdp solamente en el mantenimiento de estadios e instalaciones. Son 22 estadios los que albergaron la justa repartidos en 10 polideportivos.
Tomó las riendas del deporte un año y cinco meses después de los JP
Tomó las riendas del deporte un año y cinco meses después de los JP (Especial)

Guadalajara

Cinco años han transcurrido desde que Guadalajara fue sede de los Juegos Panamericanos, sin embargo, hasta este día el deporte del estado tiene que asumir las secuelas que dejó ser la capital deportiva del continente.

Evitar que las sedes de Guadalajara 2011 se conviertan en recintos olvidados ha sido un reto millonario, pues a un lustro de esta justa, el Code Jalisco ha gastado cerca de 300 millones de pesos solamente en el mantenimiento de estadios e instalaciones.

André Marx Miranda, director del Code Jalisco, tomó las riendas del deporte jalisciense un año y cinco meses después de aquel gran suceso en la ciudad, es decir, desde marzo de 2013 ha tenido que llevar a buen puerto al máximo organismo deportivo del estado. Sobre esta encomienda, el dirigente destacó las facilidades que otorga tener tanta infraestructura para los atletas, pero también reconoce las dificultades y los retos venideros que esto causa a su administración.

¿Cuál ha sido el principal reto en su administración respecto al legado que dejó Guadalajara 2011?

El reto aquí es el mantenimiento de la instalación, ha sido un reto bastante importante que nos ha costado trabajo y hay que reconocerlo. Siempre el reto de las ciudades que han organizado este tipo de eventos es ese, se generan gastos importantes pero no se dejó un recurso especial para el mantenimiento. Lo que hacemos es generar estrategias para hacernos llegar recursos para mantener mínimamente las instalaciones.

Anualmente el mantenimiento nos cuesta alrededor de 50 o 60 millones de pesos. Al hablar de mantenimiento entra el pago de la luz, agua, estar al pendiente del funcionamiento de las maquinarias, el tema de los químicos para las albercas, sistemas eléctricos, hidráulicos, pintura, entre  otras cosas. Hay instalaciones que todo el tiempo se están pintando y ayudando porque si lo dejas de hacer caen. Son 22 estadios los que albergaron la justa repartidos en 10 polideportivos.

¿Algún espacio quedó sin utilidad después de los Juegos?

Realmente ningún espacio quedó sin usarse. Todos los estadios que se construyeron para los Juegos Panamericanos están en uso, todos absolutamente. Se decía por ahí que el tema del estadio de Lagos de Moreno, pero no, ahí tenemos una escuela de beisbol y Charros de Jalisco hizo su pretemporada precisamente ahí, en ese estadio.

Tenemos la pista de BMX que la remodelamos hace un año en San Nicolás. Todas las instalaciones se han utilizado hasta este momento ya sea para entrenamientos de la selección Jalisco o para eventos internacionales por ejemplo en el velódromo, que tuvimos dos copas del mundo en velocidad. Se han organizado muchos eventos nacionales sobre todo en tiro deportivo, digamos que aquí se es prácticamente la sede oficial del tiro deportivo mexicano.

Respecto al gasto que se realiza sólo por mantenimiento, ¿se tiene alguna estrategia para que los polideportivos lleguen a ser autosustentables?

Desde hace dos años planeamos que los servicios que ofrecemos como institución nos lleven a un punto de equilibrio, es decir, el cobro por escuelas deportivas, renta de instalaciones y todo lo que tenga que ver con derechos para estar ahí que no sea del carácter público.

Hay algunos polideportivos como el Ávila Camacho en donde no nos ha ido tan bien con esto por situaciones como la construcción de la Línea Tres del Tren Ligero, que ha afectado un poco la asistencia a estas instalaciones. En el caso del Centro Acuático estamos cerca del punto de equilibrio, lo mismo pasa con el Code Alcalde. En Paradero, una vez que se abra la alberca estaremos llegando al punto de equilibrio.

“El objetivo es que al final de esta administración el Code tenga un equilibrio en sus finanzas, que no nos cueste el mantenimiento. Al día de hoy el Code tiene que tomar de su presupuesto para mantener estas instalaciones. La idea es que los mismos polideportivos generen el recurso suficiente para que al Code no le cuesten ni un solo peso, sino que quizá aporten.

Ahora que terminó el contrato con varios patrocinadores de los inmuebles, ¿se buscará de nueva cuenta la ayuda de la iniciativa privada?

Recién se terminó el contrato en estadios como el de gimnasia o el estadio de tenis, que tenían nombre de una marca de autos y de una empresa de telefonías respectivamente, se terminó el contrato y no quisieron renovar, sin embargo hemos presentado otras alternativas a la empresa privada para darle nombre a los estadios. Precisamente para 2017 estaremos presentando propuestas sobre todo para tres estadios: el Ávila Camacho, la López Mateos y el Centro Acuático, son los principales que vendemos para el uso de marca, ya hemos hablado con algunas empresas, sobre todo trasnacionales.