Una lucha a contra reloj

Prevenir, detectar y actuar a tiempo puede significar la vida ante el cáncer de mama

Guadalajara

Angélica pasó los últimos días de su vida en la cama de un hospital, el motivo que la llevó ahí fue el cáncer que había invadido su cuerpo y que tuvo origen en uno de sus pechos, el motivo fue entonces el cáncer de mama.

La familia no recuerda con exactitud el día en que inició la odisea de enfrentar una de las enfermedades que genera mayor miedo en el sexo femenino al hacer de este un grupo vulnerable, pero mantienen en la mente cada uno de los momentos que marcaron la vida de una mujer que hoy ya no está con ellos.

Valiente, fuerte y admirable, son tan solo algunos de los adjetivos con los que describen a Angélica, “ya sabemos porque le dicen lucha a esto de enfrentar el cáncer, mi mamá se aferró todos los días a la vida aunque ya sabía que sus días estaban contados”, menciona uno de sus hijos.

Cuando detectó una anomalía en su pecho trabajaba en campañas de vacunación para el Instituto Mexicano del Seguro Social, sin embargo como cientos de empleados eventuales, no tenía ninguna prestación y el desempleo de su esposo tampoco le permitía acceder a ellas, se afilió al seguro popular y buscó con particulares, pues las citas que le programaban tenían fecha de tres a cuatro meses de posterioridad luego de ser emitidas.

Tras la primera operación solo había que esperar la biopsia, la cual emitió un resultado nada alentador, el tumor extirpado de su seno derecho era maligno, de inmediato una sensación de vació en el estómago se hizo presente, que jamás podremos comprender, una sensación que repitió tras saber que debía someterse a quimioterapias, sensación con la que aprendió a vivir cada que acudía a recibir radiaciones y una sensación que decidió cargar ella sola cuando guardó para sí misma los diagnósticos menos alicientes de los doctores.

Ante todo buscó que su familia la viera entera emocionalmente, al notar que empezó caerse su cabello se adelantó y lo cortó por cuenta propia, uso mascadas y sombreros, accesorios que adornaba con una sonrisa.

Aun con la poca fuerza que le dejaban las terapias, Angélica le dio animo a su vecina de cama que no logró detectar su cáncer a tiempo debido a que su esposo no dejo que otro, en este caso un doctor, la tocara, esposo que además la abandonó en el hospital luego de que la mujer perdiera el seno.

Angélica falleció el cinco de mayo de 2012, 23 días antes de su cumpleaños número 54, tuvo la oportunidad no de hablar por su condición, pero sí de despedirse de cada uno de sus familiares cuando uno de sus hijos al notarla demasiado enferma decidió marcarles y ponerlos al teléfono para que se despidieran.

Quienes han luchado contra el cáncer coinciden en que esta es una batalla que nadie debe de enfrentar a solas, una batalla de la cual no hay que rendirse porque la recompensa puede significar la vida, sin embargo todos tienen algo aún más claro en mente, la lucha contra el cáncer se debe ganar antes de que éste se presente y por ello resaltan la importancia de la detección temprana y de la prevención de lo que es ahora un tema de salud pública que debe tenerse en cuenta y para ello la conmemoración de éste día.