Involucran a Jorge Arana y Argüelles con López Castro

La Fiscalía del Estado informó que se cumplimentaron dos órdenes de aprehensión a Octavio Pérez y Rafael López por fraude en contra el Congreso.

Guadalajara

En las declaraciones que hizo ante policías judiciales, el empresario Rafael López Martínez involucró al actual presidente municipal de Tonalá por el Partido Revolucionario Institucional (PRI), Jorge Arana Arana, y al ex diputado del Partido Acción Nacional (PAN), Alfredo Argüelles Basave, con el caso de la empresa Consultora López Castro.

Lo anterior fue informado por el presidente de la comisión especial del Congreso del Estado que investiga la contratación de empresas relacionadas con asesorías por el pago de impuestos, el diputado por el partido Movimiento Ciudadano, Víctor Manuel Sánchez Orozco. El legislador también dio a conocer que en un restaurante, propiedad de López Martínez, hubo reuniones en las que participaron ex diputados de la LIX Legislatura para negociaciones sobre este caso.

El gobernador Aristóteles Sandoval Díaz anunció el domingo pasado que había dos detenidos por el intento de un fraude por 58 mdp al Congreso del Estado, a través de la Consultora López Castro. Uno de ellos era el ex secretario general Octavio Pérez Pozos, quien fue liberado el mismo domingo y reaprehendido el lunes, y el otro el empresario López Martínez.

En entrevista para MILENIO RADIO, Víctor Sánchez dijo que en sus primeras declaraciones ante los policías judiciales, Rafael López Martínez, “admite que están vinculados en el caso López Castro, confabulados con él, el señor Jorge Arana y el señor Alfredo Argüelles”.

En la LVIII Legislatura, cuando se firmó el contrato con la Consultora López Castro, Jorge Arana Arana era presidente de la Comisión de Administración y Alfredo Argüelles era secretario general. Ambos pidieron licencia para separarse de su cargo en los últimos meses, ya que el priista fue candidato a diputado federal y el panista a diputado local.

Víctor Sánchez dijo también que tiene versiones de testigos, que no se han animado a declarar formalmente, que en un restaurante llamado El Chino de Mazatlán, ubicado cerca de la avenida Circunvalación Agustín Yáñez, propiedad de Rafael López, “en muchas ocasiones” fueron a negociar ex diputados como Arana y Argüelles, así como los ex legisladores por los partidos de la Revolución Democrática (PRD), Raúl Vargas López, y Verde Ecologista de México (PVEM), Enrique Aubry de Castro Palomino; estos dos últimos estuvieron entre quienes firmaron un convenio en el que admitieron una deuda de 58 mdp con esa empresa.

Sánchez Orozco dijo que en la comisión legislativa especial se ha citado a unos 18 ex funcionarios de las legislaturas LVIII y LIX, entre quienes hay ex diputados y ex secretarios de ambas.

En el caso de Octavio Pérez Pozos, este fue designado encargado del despacho de la Secretaría General del Congreso del Estado cuando Alfredo Argüelles pidió licencia para separarse del cargo. MILENIO JALISCO dio a conocer ayer que fue él quien firmó el documento en el que se reconoce que la empresa sí prestó un servicio al Legislativo y, por este, debían pagársele 42.3 mdp.

La noche de ayer, la Fiscalía General del Estado informó que se cumplimentaron dos órdenes de aprehensión encontra de López Martínez y Pérez Pozos, por el delito de fraude genérico en agravio al Congreso del Estado, por lo que quedaron a disposición del Juez Noveno de lo Penal.

De acuerdo al comunicado ambos son presuntos responsables de la contratación de una empresa externa, mediante la cual pretendían recuperar dinero pagado por concepto de Impuesto sobre la Renta (ISR) de los empleados del Congreso del Estado.

“El presunto fraude que perpetraron en contra del erario, es por el monto de 575 mil pesos, cantidad que se le pagó a la empresa para la recuperación del ISR”, establece el documento.