El festejo de 80 mil pesos

Iván Miranda invirtió cerca de 80 mil pesos para pintar su auto con los colores de la bandera de México. “Vale la pena” decía mientras daba vueltas a La Minerva.
“A lo mejor lo regresamos a su color original” al terminar el mundial, señaló su dueño.
“A lo mejor lo regresamos a su color original” al terminar el mundial, señaló su dueño. (Carlos Zepeda)

Guadalajara

En medio del festejo en La Minerva llamaba la atención un carro de lujo. Era un 300 de esos que salen en videos de música norteña, pero con la particularidad de que tenía los colores de la bandera de México y en el cofre portaba el escudo nacional.

Iván Miranda paseaba muy despacio alrededor de La Minerva junto con otros 500 aficionados que se olvidaron de la hora de la comida y que se fueron a celebrar la victoria en el Mundial contra Camerún.

Todo el mundo se tomaba fotos en ese carro e Iván se dejaba querer en medio de la euforia nacional.

“Me costó entre 60 y 80 mil pesos el mandarlo a pintar y ponerle las calcomanías, pero después del triunfo creo que el esfuerzo económico es poco, valió la pena hacerlo para la selección y para disfrutar de este momento. Desde el mundial de Sudáfrica 2010 arreglamos un carro igual y por eso hoy lo volvimos a hacer y a la gente le gusta, se toma fotos, nos busca y creo que vale la pena”.

¿Qué va a pasar cuando eliminen a México del Mundial?

“Vamos a ver qué dice mi papá, a lo mejor lo regresamos a su color original, pero de momento así se va a quedar un buen rato”.

La circulación se cerró por unas horas en La Minerva y miles de automovilistas sufrieron del tráfico a la hora pico en un punto neurálgico de Guadalajara, pero los 500 que celebraban ni se inmutaban que a unas calles del cruce de López Mateos y Vallarta el tráfico fuera infernal.

El festejo no fue como en 2012 cuando México ganó la medalla de oro en Londres y había unos tres mil en La Minerva, el tema es que a todos sorprendió el triunfo, no había planes, y es que México no ilusionaba, no llegaba como favorito ante Camerún y de último minuto el equipo nacional entregó buenas cuentas y por eso la gente en Guadalajara no salió a festejar como en otros mundiales.

Los eufóricos de esta tarde prometieron volver el martes para celebrar el juego ante Brasil, es difícil que gane México, pero el martes La Minerva será el punto de reunión de los fanáticos al futbol que están ilusionados por el arranque de México en la justa brasileña. La ilusión no se las quita nadie, ni les asusta gastar 80 mil pesos en pintar el carro con los colores de la bandera.

Se hicieron la pinta para ver el partido

Los estudiantes de los centros universitarios cercanos a la zona de la avenida Chapultepec aprovecharon los bares del área para hacerse la pinta y así disfrutar de la victoria de la Selección Mexicana.

“Pues nos volamos dos clases para venir a ver el partido de la selección, hay que apoyar a México en todo momento aunque nos pongan falta en las materias, al cabo al rato las reponemos”, dijo Manuel Ortega, estudiante de diseño gráfico.

Minutos después de las once de la mañana los establecimientos de la zona comenzaron a llenarse de verde, la mayoría jóvenes estudiantes y uno que otro grupo de oficinistas que pudieron salir para ver el encuentro entre México y Camerún.

Como timbre para salir al recreo, así comenzaron abandonar la mayoría de los estudiantes los bares al finalizar el partido, contentos por el triunfo de la selección mexicana, no tanto por tener que regresar a las últimas clases. Otros aprovecharon haberse hecho la pinta y continuaron con el festejo.

(Eduardo González/Guadalajara)