Se duplican las quejas por reducción salarial

El 70 por ciento de los trabajadores que piden asesoría es de la industria electrónica, el resto es del sector comercio, transformación, entre otros.
El 80 por ciento de quienes presentan una inconformidad son mujeres
El 80 por ciento de quienes presentan una inconformidad son mujeres (Milenio)

Guadalajara

Tras entrar en vigor las nuevas disposiciones contenidas en la reforma fiscal, el número de quejas por parte de empleados se elevó al doble, informó el Centro de Reflexión y Acción Laboral (Cereal) en Jalisco.

Jorge Barajas Martínez, coordinador general del organismo, dijo que reciben un promedio de 100 quejas al mes, pero que durante enero ya suman cerca de 200. El 70 por ciento de los empleados que pide asesoría es de la industria electrónica, el resto corresponde a las áreas de educación, transformación, comercio, instituciones religiosas y de gobierno. El 80 por ciento del total son mujeres.

Entre las principales inquietudes de los trabajadores está el saber si la reducción efectiva a su salario corresponde legalmente a lo establecido en la reforma hacendaria, esto se deriva de que un alto porcentaje de empresas renovaron contrato a sus empleados con las modificaciones al salario.

“Antes las prestaciones eran libres de impuestos, por eso muchos teníamos fondo de ahorro, despensa, ayuda para transporte, ayuda para renta, medicinas y servicio médico privado. Incluso el patrón usaba estas prestaciones para deducir y eran libres de gravamen, pero ahora la mayoría de los empresarios, para evitar cargar estos impuestos, los cargaron a los empleados y al final esta carga fiscal se refleja en la reducción de los sueldos”.

Así, las empresas integraron las prestaciones al salario de los trabajadores, lo que en apariencia es más dinero que llega al bolsillo cada semana, quincena o mes, pero al final “si haces sumas y restas, lo que percibes es menos que antes porque ya no tienes prestaciones y, además, pagas impuestos por ingresos que antes no”.

En esta dinámica de ajustes salariales y cambios de contratos, dijo, pueden darse abusos  por parte de las empresas respecto a los contratos.

“A la mayoría les dieron contrato nuevo porque se modificaron los salarios y es ahí donde puede haber abusos, en la redacción del documento, porque está prohibido cambiar las condiciones laborales, como horario, puesto, funciones, y el salario cambia sólo respecto a que las prestaciones se integran de forma directa, ya son pagos directos, pero no, esto no debe reducir el salario, el cual debe quedar, por lo menos, como estaba ante el IMSS antes de la reforma”.

Hasta el momento es indefinido el número de empresas que trasladó la carga fiscal a sus empleados, no obstante, el organismo advierte que los empleados caminan sobre la cuerda floja ya esto sería un golpe directo a la economía de los trabajadores.

“Las empresas tienen  la opción de no integrar las prestaciones al salario y absorber ellos los impuestos, pero será difícil determinar quién sí lo hará y quién no, ya que lo que antes les causaba una deducción ahora será una carga fiscal y es posible que muchos empresarios no estén dispuestos o no tengan la capacidad para absorber estos nuevos gastos”, advirtió que esta es la principal preocupación, por lo cual prevén complicaciones a mediano plazo.

El Cereal brinda asesoría y representación legal gratuita en sus oficinas ubicadas en Contreras Medellín número 245, en el Centro de Guadalajara. También atienden en el teléfono 3614-8095 o a través de su correo electrónico cereal-gdl@sjsocial.org.

Claves

El panorama en Jalisco

-Algunas empresas aprovecharon para hacer cambios en condiciones de trabajo, esto está fuera de la ley

-El Centro de Reflexión y Acción Laboral sugiere a los trabajadores abstenerse de firmar un nuevo contrato,  hasta no recibir asesoría de un profesional

-Cuando llegue el periodo de revisión salarial, el empleado debe procurar solicitar un aumento, ya que ahora la carga fiscal es más alta para él

-Los montos (en especie o efectivo) que antes formaban parte de las prestaciones, ahora se integran al salario directo, sobre el cual se gravará el ISR, la cuota del IMSS, el pago al crédito Infonavit (de tener uno vigente), entre otros

- La ley permite a las empresas mantener las prestaciones separadas del salario, como en el 2013, lo cual  es mejor para el trabajador porque el patrón absorbe la carga fiscal. Este esquema lo conservaron algunas empresas e instituciones en Jalisco, como el caso del ITESO