Más días de mala calidad este año que en el 2013

Invierno es un mal tiempo en el tema de partículas suspendidas (PM10) y en el del ozono.

Guadalajara

Hasta hace una semana, la tendencia de días con mala calidad del aire en el área metropolitana de Guadalajara apuntaba a superar ligeramente la marca de 2013: si ese año hubo 102 días con mala o muy mala calidad del aire (arriba de 100 puntos del índice metropolitano de calidad del aire), este año, con 345 días registrados, son 104.

En todo caso, la tendencia apunta a condiciones similares en ambas anualidades, esto es, muy poco cambio favorable en la atmósfera de esta urbe, una de las cinco más contaminadas de América Latina (MILENIO JALISCO, 12 de mayo de 2014). Las razones son diversas: lo menos va del rezago en la inversión para mejorar la red de monitoreo atmosférico (cuyos datos son esenciales para tomar decisiones correctas); lo más es la persistencia de una elevada motorización (cuatro habitantes por auto, en promedio) sin el cumplimiento (solamente 35 por ciento) de un programa obligatorio de afinaciones. No es casual que casi 85 por ciento de los contaminantes del aire sean por emisiones de autos.

La gravedad del problema es tal, que la Secretaría de Medio Ambiente y Desarrollo Territorial decidió hacer más estricta la norma vigente para determinar contingencias ambientales: El Plan de Respuesta de Emergencias y Contingencias Atmosféricas de Jalisco (Preca) ha bajado en 30 puntos Imeca la condición indispensable para decretar una precontingencia (publicado en el periódico oficial El estado de Jalisco el 8 de febrero de 2014).

De manera que el denominado Preca “consta de cuatro fases denominadas: precontingencia atmosférica, fase I, fase II y fase III […] precontingencia atmosférica se activará, cuando se registren valores imeca superiores a 120, en una estación por dos horas consecutivas. La precontingencia atmosférica se activará únicamente en el área de influencia de cada estación, notificando únicamente a los participantes que se vean involucrados y se desactivará cuando se registren valores imeca por debajo de 110 por dos horas consecutivas” (ver http://siga.jalisco.gob.mx/aire/PlanCont2.html).

Y las tres fases quedaron como sigue: “se activarán en el caso de que se registren valores superiores a 150 en una o más estaciones de monitoreo en el área metropolitana de Guadalajara por dos horas consecutivas, y el área de intervención será en función al tipo de contaminante (ozono o partículas) cuya concentración registrada genera los puntos imeca que cumplen el criterio de activación. Las fases de contingencia atmosférica I, II y III, se desactivarán cuando se registre el valor por debajo de 140 por dos horas consecutivas en la o las estaciones de monitoreo implicadas”.

La Semadet espera que 2015 sea un año de grandes cambios: desde la modernización integral de las estaciones de monitoreo (hay en marcha una inversión de más de diez millones de pesos) hasta la elaboración de un nuevo programa de calidad del aire que permita hacer universal el cumplimiento de la afinación de automotores, a través de un programa de verificación más eficiente que el actual, que tiene el grave defecto de que los talleres de afinación son juez y parte, lo que propicia la corrupción y el autoengaño con cifras que no corresponden con la realidad. El Instituto Mexicano del Petróleo (IMP) ha comenzado el diagnóstico que deberá abrir un nuevo programa de alta eficiencia en el primer trimestre de 2015, según la titular de la dependencia, Magdalena Ruiz Mejía.

Claves

Los datos

- Con 345 días contabilizados, en 2013 se tuvieron ocho precontingencias y en 2014 se alcanzaron dos contingencias fase uno y doce precontingencias.

- No obstante, como de un año a otro cambió el modo de calificar las fases diversas de contingencia ambiental, se puede afirmar que en ambos años se tiene una mala calidad atmosférica muy similar.

- El nivel imeca máximo de 2013 fue de 193 debido a ozono (O3), un contaminante derivado de gases emitidos por automóviles; en 2014, fueron 158 puntos imeca debido a la presencia masiva de partículas suspendidas menores a diez micras, esto es, polvos finos derivados de procesos diversos, desde incendios forestales y erosión hasta actividades industriales.


[Dé clic sobre la imagen para ampliar]