En descuido, servicios de Salme: ONG

El desinterés o nulo entendimiento de los transtornos de salud mental es evidente  en la falta de políticas públicas, considera José de Jesús Gutiérrez Rodríguez.
El Salme recibe 103 millones de pesos anuales para operar dos hospitales psiquiátricos.
El Salme recibe 103 millones de pesos anuales para operar dos hospitales psiquiátricos. (Cortesía)

Guadalajara

Descuidados y en abandono se encuentran actualmente los servicios que se otorgan a través del Instituto Jalisciense de Salud Mental (Salme), pues el gasto asignado es insuficiente, prevalece la saturación de unidades y faltan políticas públicas de prevención.

“Parte de ese abandono se ve en el presupuesto. En 2009 la Organización Mundial de la Salud (OMS) llamó a invertir más en servicios de salud mental, pues pronosticaba un incremento significativo de suicidios y de trastornos psiquiátricos y psicológicos. Lamentablemente no se hizo caso”, indicó José de Jesús Gutiérrez Rodríguez, presidente de Red Ciudadana A.C. Este organismo pugnó porque Jalisco contara con una ley de salud mental. A iniciativa de la comisión de Higiene y Salud del Congreso local se creó esta legislación, que entró en vigor en enero de 2014. Hoy “es letra muerta”, opinó.

El especialista en psicología social apuntó que se hizo caso omiso a la recomendación de la OMS a asignar el 10 por ciento del presupuesto total de salud a la salud mental. “No se estipuló en la ley una cantidad, entonces el presupuesto que se asigna quedó abierto al criterio discrecional de las autoridades”, dijo Gutiérrez. En México, la inversión promedio es cercana al 2 por ciento. Aquí, mientras la Secretaría de Salud Jalisco (SSJ) cuenta con más de 8 mil millones de pesos anuales -de distintas bolsas- el Salme recibe 103 millones de pesos para operar dos hospitales psiquiátricos y además hacer promoción, prevención e investigación.

MILENIO JALISCO dio a conocer que el Centro de Atención Integral en Salud Mental (Caisame) de Estancia Prolongada, mejor conocido como el hospital psiquiátrico de El Zapote (Febrero 10 de 2015) actualmente se encuentra al borde de la saturación de enfermos internados y sufre carencias económicas. El entrevistado enfatizó que no es el único espacio con saturación.

“Tenemos una infraestructura muy pobre. Quien no tiene recursos para pagar una consulta privada, mayoritariamente va al Salme. Si hoy esa persona alcanza ficha y recibe atención, la siguiente cita será dos a tres meses después. Es inaceptable […] la persona no va a asistir, su problema se podrá agudizar o hasta puede llegar al suicidio”, afirmó.

El desinterés o nulo entendimiento de los trastornos de salud mental se evidencia en la ausencia de políticas públicas, consideró el titular de Red Ciudadana. “Los programas de promoción de la salud mental y prevención de trastornos mentales son prácticamente inexistentes. No hay proyectos para fomentar la autoestima, la inteligencia emocional, mejorar las habilidades sociales, promover la integración familiar de los ciudadanos, entre muchos otros rubros”, dijo, tras adelantar que el organismo se pronunciará “porque se revise todo el funcionamiento del Salme, pues hay varias quejas sobre lo que se está realizando, con lo poco que recibe”.