Depresión invernal afecta hasta al 10% de la población

La desesperanza, conflictos sin resolver, y el ambiente festivo de la Navidad –nostálgico para muchos- son factores que agudizan los cuadros depresivos.
El simple hecho de ver las luces navideñas o adornos de la época a mucha gente le afecta emocionalmente
El simple hecho de ver las luces navideñas o adornos de la época a mucha gente le afecta emocionalmente (Javier Hoyos)

Guadalajara

“Odio esta época”, dice con tristeza Guadalupe. El nombre de la Virgen más venerada del país -cuya fiesta se celebra en este mes- no le ayuda a sentirse mejor. Las lucecitas de colores, los árboles de Navidad y los Santacloses que adornan las calles tampoco. El frío y el sol que se pone antes de las siete de la tarde afectan a esta profesionista de 31 años. Su novio, madre y familiares la invitan a “animarse”, pero todo este ambiente la deprime. “Desde que era adolescente”, recuerda. Su padre murió de cáncer hace unos años y por estos días le pesa más su ausencia.

 

Para Guadalupe es más que la tristeza por la Navidad. “Quiero quedarme en la cama todo el día y no salir… siento un vacío… duele”, intenta explicar. Ella acude a psicoterapia. Sabe que padece depresión.

 

El invierno –que coincide con las fiestas decembrinas- enmarca el aumento de casos como el de Guadalupe. La depresión invernal o trastorno afectivo estacional es un padecimiento bien identificado, que se relaciona con la disminución de la intensidad solar. Los días más cortos y las bajas temperaturas provocan que sea menor el tiempo que las personas pasan al aire libre y esto a su vez reduce la producción de melatonina en el organismo. Una hormona cuya carencia causa desgano, aumento de sueño y menor deseo de realizar las actividades habituales.

 

El Instituto Nacional de Salud Pública (INSP) de la Secretaría de Salud federal (SSa) estima que en México, la depresión invernal afecta hasta el 10% de la población y que son más propensas a este trastorno las mujeres que los varones, en una relación de dos a uno, debido precisamente a factores hormonales.

 

“La depresión es un síndrome que afecta todas las áreas de vida del sujeto: la voluntad, el ánimo, la vida sexual, las relaciones interpersonales, el trabajo”, indicó el director del Centro de Evaluación e Investigación Psicológica del Centro Universitario de Ciencias de la Salud (CUCS), Francisco Gutiérrez Rodríguez. En el mundo unas 1,200 millones de personas sufren depresión, de acuerdo a la Organización Mundial de la Salud, citó.

 

Durante el invierno los casos de depresión se triplican, debido al fenómeno de la depresión invernal. El experto sostuvo que además coinciden otros factores, por lo cual los individuos tienden a aislarse o a sentirse solos, aún en medio del alboroto navideño y el ambiente festivo.

 

Con la depresión invernal aparecen síntomas específicos como desesperanza, desolación, ganas de dormir todo el tiempo, agotamiento, falta de energía para realizar las actividades habituales, aumento de apetito, tristeza, irritabilidad y aislamiento social; que requiere la atención de un especialista.

 

Si bien, en general las personas con depresión tardan hasta cinco años en acudir a tratamiento profesional, refirió Gutiérrez Rodríguez. Priva la creencia general de que se trata de un asunto de “echarle ganas” y los familiares y amigos quieren ayudar con consejos, como “sal a distraerte”, poco exitosos.

 

El maestro en psicología, experto en la rama forense, explicó que habitualmente el fin de año marca el “cierre de ciclos”. No es raro que adquieran un mayor peso las metas no alcanzadas, las pérdidas de seres queridos, de relaciones, del trabajo o el patrimonio, y la idea de que estos problemas no tienen solución.

 

Por otra parte, el consumo de alcohol –un depresor- que se incrementa notablemente por las fiestas navideñas, afecta el juicio de la persona e incide en un mayor número de cuadros depresivos agudos, que se expresa en ideas de muerte. “Diciembre y enero son los meses con más suicidios de todo el año, junto con mayo y junio”, que también se asocian a fechas significativas para el colectivo, destacó Francisco Gutiérrez.

 

Ante el arribo del invierno, la Navidad y el Fin de Año, el Centro de Evaluación e Investigación Psicológica del CUCS invita a prevenir y atender debidamente este trastorno de salud.

 

Con el manejo adecuado la depresión invernal cede; aunque algunas personas la padecen durante toda su vida, por lo que deben prepararse antes de la llegada del invierno y buscar apoyo si aparecen deseos de muerte. Jalisco cuenta con el Servicio de Intervención en Crisis, disponible las 24 horas todo el año a través de la línea 075 y del 3833-3838 para la ZMG y 01 800 227-4747 para otros municipios del estado.

 

La depresión invernal

 

Es un tipo de depresión que ocurre generalmente durante el invierno, relacionado con la mejor intensidad de la luz solar y factores hormonales que provocan el desequilibrio emocional. Afecta más a mujeres que a varones

 

Síntomas

 

Desesperanza

Desolación

Aumento del sueño

Agotamiento

Falta de energía

Aumento de apetito

Aislamiento social

Tristeza

Irritabilidad

 

Prevención

 

Dar paseos al aire libre y exponerse a la luz del sol

Seguir una alimentación balanceada

Realizar ejercicio

Propiciar la convivencia armónica en relaciones interpersonales y familiares

 

Tratamiento

 

Psicoterapia

Fototerapia

Medicamentos antidepresivos

 

Manejo

 

Apego al tratamiento

Dormir lo suficiente

Llevar una dieta saludable

Evitar el alcohol y otras drogas

Conocer los síntomas de depresión, para actuar oportunamente cuando empeoren

Buscar actividades que le den satisfacción

Involucrarse en actividades de grupo, voluntariados, etcétera

 

Fuente: Instituto Nacional de Salud

Pública. SSa