Ya reparan afectaciones en las fincas cercanas al ex edificio de la FEG

La implosión de la estructura dejó daños menores en algunas casas.
Las vibraciones causaron grietas en algunas casas.
Las vibraciones causaron grietas en algunas casas. (Alejandro Acosta)

Guadalajara

Tierra en calle y cocheras, vidrios quebrados, canceles dañados y algunas grietas fueron el resultado de la onda expansiva y las vibraciones provocadas por la detonación de más de 18 mil dispositivos pirotécnicos utilizados para derribar el edificio que era sede de la Federación de Estudiantes de Guadalajara (FEG), daños que desde ayer ya estaba reparando el gobierno del estado.

Los vecinos de las calles Manuel Gutiérrez Nájera y Carlos Pereyra, luego de regresar a sus domicilios tras ser desalojados, se encontraron con las calles llenas de tierra y piedras que fueron retiradas por funcionarios con ayuda de la presión de agua que trasladaban en pipas.

“Me quebraron los vidrios, el día de ayer me pusieron uno, ahora me están cambiando otro. Los mosquiteros de las celosías se rompieron.  Me dañaron mi fachada, acabábamos de hace tres meses de remodelar mi casa. Vinieron el día de ayer [viernes]. Quedaron que la semana que entra vienen a reparar”, contó Asunción Torres, vecina de la zona.

Después de las detonaciones registradas a las 10:22 y 11:10 de la mañana del viernes, llegó personal de la Unidad de Protección Civil y Bomberos de Jalisco para hacer peritajes y detectar daños en mobiliario e infraestructura de las casas. El mismo viernes fueron cambiados algunos vidrios quebrados, otras faenas se desarrollarán en el transcurso de la semana.

“Si hubo afectaciones pero no muchas, los vidrios se quebraron, hubo afectaciones en uno de los baños, se cayó el enjarre del techo. Con la explosión de hoy se agrietaron y los dos golpes en la fachada de la casa”, indicó José Luis Monte de Oca, colindante de la calle Manuel Gutiérrez Nájera.

Durante este viernes y sábado empresas instaladoras de cristales estuvieron trabajando en los domicilios en los que se quebraron vidrios por golpes de escombro o vibraciones. Eran las dos de la tarde de ayer y aún seguían las actividades en algunas de las casas.

Los propios habitantes fueron informados la mañana del sábado sobre la detonación de más explosivos; sin embargo, no fue necesaria la evacuación. Alrededor de las diez de la mañana se escuchó la explosión que ocasionó la aparición de grietas en un domicilio.

Ya por la tarde no se lograba ver actividad al interior del terreno que pertenecía a la FEG. Sólo se observó maquinaria parada y apagada. El área se encontraba sola y no se escuchaba ningún ruido que indicara trabajos al interior del inmueble. Sólo había tres elementos de la Policía Estatal que resguardaban el ingreso.