“El estado debe regular” el manejo del agua en Jalisco

Privatización de infraestructura, caso El Zapotillo, debe ser revisada, sostiene Juan Márquez.
Piden a las autoridades no explotar los recursos hidráulicos y respetar sus ciclos vitales.
Piden a las autoridades no explotar los recursos hidráulicos y respetar sus ciclos vitales. (Milenio)

Guadalajara

No son pocos los retos que tiene el recién nacido Observatorio Ciudadano para la Gestión del Agua en Jalisco; uno de los puntos medulares será lograr que el estado, en sus tres niveles de gobierno, regrese como regulador del manejo del recurso, pues el mercado ha demostrado sus limitaciones y ha derivado en soluciones inequitativas e injustas, sostuvo el presidente del organismo, Juan Guillermo Márquez Gutiérrez.

“Entre otras cosas, no debe el agua verse como un recurso, no solamente es un bien de vida, tiene un ciclo al que hay que respetar, y es el tratamiento que se dé en esa administración del agua lo que se tiene que tomar muy en cuenta para esos usos que se están dando, […] estamos acostumbrados en México, que cuando no se quiere encarar de lleno un problema, se hace una comisión, para no resolverlo; pero no sería el caso; lo más interesante de todo es que está en nuestras manos, es un ejercicio que vamos a construir todos, habiendo voluntad, un trabajo minucioso, escrupuloso, profesional, y esperamos también de la parte gubernamental una correspondencia”, subrayó en la intervención que hizo ante el gobernador, Aristóteles Sandoval, el pasado jueves 29 de mayo, en palacio de gobierno.

“Aquí tenemos que mencionar al gobierno federal también; tenemos que estar trabajando para que la articulación del agua nos lleve a todas las esferas: económicas, de salud, de desarrollo humano, y no se diga de la naturaleza; esa multidimensionalidad que tiene el agua necesita de una mejor articulación; si seguimos considerando únicamente los aspectos fríos de la ley nos vamos a entrampar, pese a que México ya se obliga por ley a una gestión integral del agua, […] pero en la práctica no hemos llegado aún, estamos atorados en la solución del tema del agua por medio de una oferta voraz, sin medida; y ahí dentro de esa gestión integral debemos revisar hasta dónde se deben crecer las ciudades, crecer en el campo, en la producción, porque hay límites, y todo se agravará con el cambio climático, estamos frente a un recurso que de ese modo es finito, porque su distribución va a cambiar y afectará todo”.

También “los proyectos deben tener seguimiento, no podemos pensar que una fotografía de hace 50 años siga siendo válida en la actualidad, como lo fue hace 30 años; se tienen que cambiar muchas cosas, […] hay una gran desconfianza, y la confianza solo se restablece con transparencia, con trabajo, con cercanía; no creemos que los proyectos tengan que favorecer a unos y sacrificar a otros: se debe generar un beneficio compartido, lo que abre la posibilidad de revisar los proyectos que están en marcha”.

El mercado ya mostró sus límites, la privatización no es la respuesta. “La rectoría del estado sobre los recursos es muy importante, no se puede ceder por 25 o 30 años, para que el mercado, tal vez con una buena intención, lo regule”, enfatizó.