Ya conocen de 5 casos de tortura en un mes

El director de Amnistía Internacional en Guadalajara afirmó que el problema de Jalisco es que la tortura se ha “invisibilizado”.
Jalisco ocupa el segundo lugar en personas desaparecidas.
Jalisco ocupa el segundo lugar en personas desaparecidas. (Especial)

Guadalajara

Que en Jalisco no haya procesos por tortura, no quiere decir que no existan. Una prueba es que a un mes de distancia de abrirse la oficina de Amnistía Internacional en Guadalajara, ya se tiene conocimiento de al menos cinco casos, afirmó el director ejecutivo del organismo, Perseo Quiroz Rendón.

De hecho, la oficina se abrió porque no había trabajo de campo y se tenían algunos datos que llamaban la atención, como el hecho de que Jalisco ocupe el segundo lugar en personas desaparecidas.

Quiroz Rendón participó ayer en el foro sobre tortura, organizado por el diputado del partido Movimiento Ciudadano, Clemente Castañeda Hoeflich, quien impulsa una ley sobre la materia. Los ponentes hicieron propuestas de lo que debe cuidarse en la legislación, pero también contaron algunas historias.

Perseo Quiroz consideró que el problema de la tortura en Jalisco es que ha sido “invisibilizado”. Recordó que antes de abrir la oficina de Amnistía Internacional para el occidente de México, se reunió con autoridades estatales, a quienes expresó su preocupación por el tema de los desaparecidos. Aclaró que en ese momento se dijo que no había casos documentados de tortura, “pero no porque no existieran”, sino porque “no habíamos estado cercanos al terreno”.

Lo preocupante, dijo, es que a pesar de las denuncias de casos de tortura, no hay funcionarios procesados. Eso significa que no se conocen las dimensiones “por las falencias que ha tenido el propio estado en perseguir los casos”, pero también porque por fallas de la Comisión Estatal de Derechos Humanos, al no registrar adecuadamente el problema.

Por su parte, la fiscal de Derechos Humanos, Lizeth Hernández Navarro, aceptó que “sabemos desde que llegamos en la actual Administración, que es un problema generalizado”. Afirmó que la práctica de la tortura no sólo daña a la víctima de la misma, sino al sistema de justicia, por lo que ya se trabaja en los protocolos que ayuden a erradicarla.

La ex presidenta de la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDHJ), Guadalupe Morfín Otero, aseguró que la tortura es “una impostura en la investigación”. Relató un caso que enfrentó, cuando el alcalde de Guadalajara era Francisco Ramírez Acuña, y un detenido fue violado por policías con un tolete sin recibir además atención médica. También relató casos de “imposturas de la verdad, para simular la justicia” en Ciudad Juárez, Chihuahua, donde le tocó investigar casos de mujeres desaparecidas.

El académico Carlos Peralta afirmó que la tortura impide saber la verdad y que haya claridad y transparencia en la justicia, que impiden acabar con la impunidad.  

Claves

Lo que debe ser la ley

- Debe tener una definición de tortura apegada a los estándares internacionales; debe contener protocolos de uso de la fuerza pública y de la cadena de custodia (lo que sucede desde la detención hasta la consignación); deben ser inválidas las pruebas obtenidas bajo tortura; debe garantizarse la reparación del daño: Perseo Quiroz, Amnistía Internacional.

- Es correcto que la iniciativa hable de investigar, prevenir y reparar el daño; que no se hable de “gravedad” de la lesión; que se perseguirá de oficio; obligación para la Comisión de Derechos Humanos de presentar las denuncias penales; que la comisión que se crearía tenga también la atribución de hacer diagnósticos: Carlos Peralta, académico Iteso.

- Si se aprueba la reforma, Jalisco se pondría a la vanguardia. Tiene como ventajas medidas de prevención adecuadas; prevé estándares de investigación de los casos de tortura; deben respetarse los derechos incluso del torturador; peritajes deben ser libres: Octavio Amezcua, Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas.