La ciudad paga ya el saneamiento de agua

Sólo faltarán de limpiar 2,700 litros por segundo de las cuencas del oriente y el sur; se llegará a casi 80 por ciento de cumplimiento.
Un total de 335 millones de pesos le costará a la ciudad el tratamiento de agua.
Un total de 335 millones de pesos le costará a la ciudad el tratamiento de agua. (Milenio)

Guadalajara

La buena noticia para 2014 es que la planta de tratamiento de Aguaprieta ya está en fase de estabilización, lo que significa que a mediados de este año, se tratarán casi 80 por ciento de los desechos de la Zona Metropolitana de Guadalajara. Pero el anverso de ello es que hay que pagarlo: 335 millones de pesos le costará a la ciudad este cumplimiento que llega con catorce años de retraso.

El director del Sistema Intermunicipal de Agua Potable y Alcantarillado (SIAPA), Aristeo Mejía Durán, dijo que esta nueva infraestructura significa que los tapatíos promedio pagarán –en cuenta doméstica- 2.90 pesos por cada metro cúbico (mil litros) que consuman, contra 1.50 que pagaron en 2013. Pero en el caso de grupos vulnerables, como los pensionados y las zonas de pobrezas, la tarifa por m3 es de 1.45 y 1.16 pesos, respectivamente; en todos los casos, cuando el consumo mensual rebasa seis m3.

“Aguaprieta nos está costando a partir de este mes de enero, quince millones 717 mil pesos, pero es por el periodo de estabilización de la planta. A partir de abril, la cuota sube a 23 millones 361 mil pesos, y si a eso agregamos 74 millones 347 mil pesos a pagar por el uso de la planta de El Ahogado, entonces la suma total son 335 millones 466,835 pesos”, explicó.

¿Este recurso para qué alcanza? La ciudad está pagando alrededor de 1,400 litros por segundo saneados en El Ahogado, y quedan pendientes de sanear unos 600 litros por segundo “para lo que se necesita terminar la red de colectores de la zona”; en cuanto a Aguaprieta, el saneamiento en abril alcanzará alrededor de seis mil litros por segundo, pero dejan pendiente 2,125 litros que se generan en las cuencas del oriente de la ciudad, agua que requiere del túnel-colector de diez kilómetros que obliga a una inversión extra cercana a mil 100 millones de pesos.

A esto hay que sumar el agua que se limpia en la planta de tratamiento de río Blanco, que son apenas 150 litros por segundo. De este modo, en abril, Guadalajara saneará entre 75 y 80 por ciento de sus aguas residuales.

Las normas oficiales mexicanas en la materia de saneamiento datan, en su primera generación, de 1996; estas marcaban como fecha límite de cumplimiento de los parámetros fijados, a más tardar el 1 de enero de 2000. El tema de los recursos y la falta de acuerdos respecto al modelo más adecuado, retrasó seriamente la solución del grave problema, pues en promedio, la ciudad llegó a contaminar con más de nueve mil litros por segundo las aguas de la cuenca del río Santiago. Los pueblos ribereños murieron de forma progresiva entre Arcediano y San Cristóbal de la Barranca, la pesca desapareció y las huertas de frutales, sobre todo mangos, fueron deshabitadas.

El saneamiento deberá de permitir la resurrección de la vida rural de esta zona, pero siguen en la agenda diversos temas pendientes, como es el reuso del agua.

“Primero tendremos que resolver de forma completa el manejo adecuado del organismo, mejorar su eficiencia comercial, hacer que todos paguen y que se cumplan todos los parámetros establecidos, además de integrar al servicio a las colonias que todavía carecen del mismo; eso nos dará recursos para pasar a los proyectos de reutilización del agua, aunque en el caso de El Ahogado, ya estamos gestionando un mercado interesante de agua tratada entre las empresas del corredor industrial de El Salto, y la idea es que sea la primera etapa de la reutilización del agua saneada”, puso en relieve Mejía Durán.

La planta de El Ahogado cumple con normas de calidad para cuerpo receptor “tipo C”, es decir, agua apta para recreación humana.

Claves

Incompleto

-La planta de tratamiento de Aguaprieta es, según datos de sus constructores, una de las cinco mayores de América Latina, y su construcción generó 1,500 empleos directos y más de cuatro mil indirectos

-Su edificación en la ceja de la barranca del río Santiago se financió por parte del gobierno federal, con 1,29 millones de pesos (39%), y el resto fue aportado por el concesionario privado (1,584 millones de pesos), que recibe la concesión por 25 años para recuperar su gasto y realizar su negocio

-Aguaprieta está en fase de estabilización, pero tiene problemas para el depósito de los lodos activados que generará su proceso, dado que no tiene sitio de disposición; tampoco recibe 2,125 litros por segundo de las cuencas de San Gaspar, Coyula, San Andrés y Oriente, por la falta de túnel-colector que debe transportar estos desechos