Tres de cuatro casos de machacamiento de manos, ocurrieron en jóvenes

El año pasado concluyo exitosamente una cirugía en un joven de 20 años.

Guadalajara

El experto en Cirugía Reconstructiva del Hospital de Especialidades del IMSS Jalisco, César Camaño Ibarra, dijo que son de tres a cuatro los casos de machacamiento de mano, atendidos por mes, la mayoría de las veces correspondientes a trabajadores jóvenes.

Los machacamientos de mano son eventos que ocurren con relativa frecuencia y en los cuales el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Jalisco, ha desarrollado una experiencia muy vasta gracias a lo cual se consigue un éxito de hasta el 80 por ciento, evidenciado por la conservación de la extremidad y la reinserción del paciente a su actividad cotidiana.

Tal es el caso de José Jairo, de 20 años que el 6 de noviembre del año pasado, sufrió un accidente en el que casi pierde su mano y antebrazo derechos, y tras haber buscado más atención medica, finalmente fue atendido en urgencias del Hospital de Especialidades del Centro Médico Nacional de Occidente (CMNO).

El doctor Camaño Ibarra señaló que se trató de una cirugía minuciosa que implicó la eliminación de tejido muscular por estar sumamente dañado y transponer en consecuencia, otros músculos para preservar la función de extensión de la muñeca, los dedos y en general de la mano. Así como también la necesidad de reparar tendones, nervios y vasos sanguíneos que habían quedado sumamente dañados tras el machacamiento y colocar su brazo sobre su región toraco-abdominal para obtener piel que cubriera su extremidad.

“A este procedimiento se le llama colgajo y el abdomen es un extraordinario proveedor de piel” dijo el experto, quien explicó que para obtener ese resultado, es necesario coser en este caso el antebrazo y mano de Jairo, a su abdomen y esperar alrededor de un mes y medio para la repitelización del área cruenta.

Pasado ese plazo, el paciente es reintervenido para cubrir con la piel que se obtuvo del abdomen, la zona dañada, tomándose además un poco de tejido de una de sus piernas, en este caso para cubrir el dorso de la mano y del antebrazo.

A la fecha José Jairo tiene un 95 por ciento de movilidad y está listo para recuperar sus actividades, además de sentirse muy agradecido con el Seguro Social y en especial con el doctor Camaño: “con él tengo un lazo muy fuerte porque él y yo nada más sabemos lo que pudo haber pasado con mi brazo si no me hubiera atendido él y no hubiera hecho lo que hizo”, concluyó.