Cabildean niños en Guadalajara

El presidente municipal, Ramiro Hernández, fue el encargado de tomar protesta a estos 22 integrantes del cabildo infantil, sin embargo no se quedó al desarrollo de esta sesión.
Los menores hablaron del "bullying", la discriminación, el medio ambiente y el crimen organizado.
Los menores hablaron del "bullying", la discriminación, el medio ambiente y el crimen organizado. (Cortesía)

Guadalajara

Apostar canicas o romper un vidrio jugando futbol y echarse a correr, no son las mayores complicaciones que enfrentan los niños, quienes padecen la inseguridad, el acoso y la violencia. Estos temas estuvieron presentes en el cabildo infantil de Guadalajara, donde 22 niños se pusieron en los zapatos de las autoridades municipales para discutir propuestas sobre los temas que más les preocupan.

Hablaron entonces de bullying, discriminación, medio ambiente, crimen organizado, todos basados en escritos que probablemente elaboró un adulto debido a su estructura y contenido, pero con el toque que solo un niño podría darle a cada uno de los temas: “Me preocupa que un día me levanten, que levanten a mis hermanos o que levanten a sus hijos, y parece que a la autoridad no le importa, y uno como niño qué podemos hacer para ayudar”, mencionó una de las niñas, que la hizo de regidora tapatía.

Las niñas y los niños que participaron en este ejercicio son alumnos de primaria y secundaria elegidos por sus compañeros de grupo para que les representaran, algo similar a lo que hace la ciudadanía cuando le da el voto favorable a los candidatos de elección popular, por lo que este cabildo de niños fue considerado como un ejercicio de democracia y una oportunidad para que los infantes conozcan las instituciones y su funcionamiento.

El presidente municipal, Ramiro Hernández, fue el encargado de tomar protesta a estos 22 integrantes del cabildo infantil, sin embargo no se quedó al desarrollo de esta sesión, por lo que no conoció, al menos de primera mano, cuáles fueron los temas que subieron los niños al Pleno. Tampoco fue testigo de la energía que mostraron los infantes al exponer sus ideas, en tanto que quienes no perdieron ni un solo detalle fueron las orgullosas madres de los pequeños, quienes capturaron cada momento con sus cámaras y celulares.