En busca del matrimonio igualitario en el estado

“Hacen falta espacios que hagan contrapeso y promoción importante a los temas de los derechos humanos”, señala María Guadalupe Ramos Ponce, integrante del Cladem.
El Cladem señala que los derechos deben ser iguales para todos.
El Cladem señala que los derechos deben ser iguales para todos. (Carlos Zepeda)

Guadalajara

Diez procesos de amparo de parejas del mismo sexo continúan su desarrollo en juzgados de distrito para que se les conceda el derecho de contraer matrimonio civil en Jalisco; como sucedió en diciembre pasado con Zaira Viridiana de la O Gómez y Martha Sandoval, primera pareja homosexual que firmó un contrato de matrimonio en la entidad.

Existe la posibilidad de que las ocho parejas de mujeres y dos de hombres que llevan el proceso jurídico, más las miles de personas que desean que se reforme el Código Civil para habilitar el matrimonio igualitario, no tengan que depender de un proceso largo. La esperanza es que el Congreso de Jalisco apruebe la propuesta anunciada, y aún no presentada, del diputado por el Partido Revolucionario Institucional, Héctor Pizano.

“Yo sí le veo posibilidades grandes, sobre todo porque ya la Suprema Corte de Justicia sentó las bases, los criterios de esa reforma y tendría que hacerlo ya porque incluso si no lo hacen inquirirán en responsabilidad. Acuérdense que estamos viviendo una nueva época de respeto a los derechos humanos con la reforma constitucional en materia de derechos humanos, la reforma de juicio de amparo, etcétera, en donde nos dan otras posibilidades incluso de demandar al propio Congreso del Estado si no hacen esas reformas”, explicó María Guadalupe Ramos Ponce, integrante del Comité Latinoamericano y de El Caribe para la Defensa de los Derechos Humanos de las Mujeres (Cladem).

La también profesora e investigadora de la Universidad de Guadalajara (UdeG) destacó el momento en el que se están reflejando los frutos de la lucha de activistas y el aporte que han tenido en la construcción de una democracia al buscar una igualdad para todas y todos en la que los derechos no se conviertan en privilegios sólo para algunos.

“Es de cuestionarse los privilegios en que hemos vivido los que hemos estado en la heterosexualidad y que finalmente esos privilegios se convierten en eso, cuando para otras y otros no son derechos. Es decir, si alguien no tiene un derecho que yo sí lo tengo, deja de ser un derecho para mí y se convierte en un privilegio y tengo que cuestionar ese privilegio que yo tengo; en concreto, el matrimonio igualitario porque yo como matrimonio heterosexual sí podré casarme, registrar a mi hija, a mi hijo”, explicó la especialista.

Además del matrimonio igualitario, siguen temas pendientes para el respeto a la diversidad sexual. Guadalupe Ramos habló del reconocimiento a todos los derechos que debe tener una persona, reconocimiento de hijos, de la diversidad de familias, de las identidades transexuales y adecuaciones en torno a temas políticos, jurídicos y sociales, además de la promoción a la cultura del respeto.

“Hay instancias muy claras a las que les toca, la Comisión Estatal de Derechos Humanos sabemos que juega un papel fundamental en ese tema, sin embargo, igual que en otros temas la vemos vacía de quien debe hacer la defensa de los derechos humanos y no lo hace, desafortunadamente nos hacen falta espacios que hagan contrapeso y promoción importante a lo temas de los derechos humanos”, señaló Ramos Ponce.

Gays en Guadalajara

La doctora Esmeralda Correa, catedrática de la Universidad de Guadalajara, desarrolla una investigación para conocer cómo se desarrollan las parejas homosexuales en la zona metropolitana de Guadalajara. La investigadora ha realizado 20 entrevistas a jóvenes de 23 a 29 años de edad en los municipios de Guadalajara, Zapopan, Tlaquepaque y Tonalá.

En la investigación se trabajan cinco dimensiones: iniciación sexual, control en el acto sexual en parejas homosexuales, margen de negociación, lugares en los que se desarrollan encuentros amistosos y sexuales y el desarrollo de relaciones sexuales en relaciones estables.

 

Resultados:

 

Primera relación sexual

La primera relación que tiene un hombre homosexual es la edad de 15 o 16 años. La mayoría son accidentales, es decir, no son programadas. La primera vez comúnmente es con una persona mayor por hasta diez años

Relaciones Sexuales

Admiten preferir sexo oral en relaciones ocasionales. La penetración anal es por lo regular en una relación estable

Los hombres más jóvenes toman el rol pasivo y los de mayor edad el activo

Lugares de encuentro

Bares, cantinas, antros gay, cuartos oscuros (hay en Guadalajara, pero son clandestinos), baños, vapor e internet

Número de parejas

Heterosexual: de tres a siete parejas durante vida sexual

Homosexual: de 25 a 125 parejas. Los jóvenes de 23 a 29 años entrevistados reportan 15 parejas

Clasificación hombres homosexuales

Transgénero: pasan por proceso psiquiátrico, psicológico, hormonal y transformación del cuerpo para cambiar de sexo

Travesti: físicamente es hombre pero se viste de mujer

Jota: viste masculino, es obvio, habla diferente, utiliza bolsas, se saca la ceja y tiene caminado característico

Gay: masculinos, mayor preparados, prefieren comprar ropa exclusiva, comer en buenos restaurantes y viajar. Además se distinguen por ser selectivos

Mamados: Formados y marcados del cuerpo, cobran por acostarse o salir con un hombre. Piden dinero o regalos a cambio

Mayates: Hombres casados con familia bisexuales y que tienen relaciones homosexuales

 

Fuente: doctora Esmeralda Correa, investigadora de la Universidad de Guadalajara