75% de autos no cuentan con seguro

Al erario le cuestan siete mil millones de pesos anuales esta falta de prevención ante accidentes, de acuerdo con estudio de costos del Colectivo Ecologista de Jalisco.
Cada año, los percances viales cobran la vida de 1,500 personas y dejan discapacitadas a tres mil.
Cada año, los percances viales cobran la vida de 1,500 personas y dejan discapacitadas a tres mil. (Milenio)

Guadalajara

La economía fundada en el automóvil es altamente costosa para la ciudad y para sus instituciones públicas, en dinero, salud y vidas cobradas.

“En Jalisco mueren cada año aproximadamente 1,500 personas y tres mil sufren de lesiones que generan discapacidades permanentes. 70 por ciento de los accidentes vehiculares se deben a fallas humanas, 60 por ciento es producto del abuso de las bebidas alcohólicas y 28 por ciento se origina por el exceso de velocidad, siendo estos últimos factores la primera causa de muerte entre los jóvenes”, explica el estudio Costos Económicos y Ambientales de los Autos en el Área Metropolitana de Guadalajara, patrocinado por el Colectivo Ecologista de Jalisco y apoyado por el despacho Latin American Capital.

En el área metropolitana “ocurren en promedio 50 mil accidentes viales y en el estado de Jalisco el número asciende a 230 mil cada año, dejando pérdidas materiales y costos de atención médica por más de siete mil millones de pesos […] se estima que sólo 25 por ciento del parque vehicular de la ciudad cuenta con una póliza contra siniestro, es decir, que aproximadamente solo 3 de cada 10 automóviles se encuentran asegurados”. Estas estadísticas “no contabilizan muchos otros gastos como lo son los gastos relacionados con las instituciones policiales y de justicia que erogan grandes cantidades de dinero para gestionar estos siniestros. La Ley sobre el seguro vial obligatorio ha sido una iniciativa que ningún legislador o ejecutivo ha impulsado en el estado; la carencia de este tipo de herramientas ha generado que el erario cubra el enorme gasto que suscita de esta externalidad, estimada en siete mil millones de pesos anuales, cuando este debería de ser trasladado a los propios usuarios de los vehículos por medio de la contratación de pólizas de seguro viales que a su vez cubrirían a través de las aseguradoras el costo completo de la externalidad”, detalla el documento.

Agrega: “De los 53,007 siniestros y los 109,798 involucrados provenientes de la base de datos, así como de las 72,466 intersecciones viales analizadas y geodificadas en el atlas de accidentalidad que la Secretaría de Vialidad y Transporte nos brindó, obtenemos los siguientes datos: 56 por ciento de los eventos proviene de Guadalajara, 30 por ciento de Zapopan, 12 por ciento de Tlaquepaque, 2 por ciento de Tonalá, 0.26 por ciento de Tlajomulco de Zúñiga y menos del 0.1 por ciento de El Salto”.

Lo cierto es que se trata de otro modo de medir la preferencia por el auto que se ha tenido en los últimos 50 años. Además de siniestros, hay un alto costo con enfermedades propiciadas por la elevada contaminación que ocasionan los automóviles, muy por encima de lo que permite la Norma Oficial Mexicana (NOM) en la materia, y más todavía de lo que recomienda la Organización Mundial de la Salud (OMS).

“El valor económico anual de los casos [médicos] que se podrían evitar si se cumpliera la NOM suma un poco más de 43 mmdp, tomando en cuenta las recomendaciones de la OMS el monto asciende a un poco más de 53 mmdp”, subraya el texto.

La presidente del CEJ, Maite Cortés García Lozano, abordó el asunto en un estudio previo denominado Más de una década de aire sucio en nuestra ciudad, 2000-2010. Su diagnóstico es contundente: “La correlación que se encontró entre el aumento de la motorización y el aumento en las concentraciones de ozono es consistente con la literatura internacional, la cual indica que los vehículos emiten óxidos de nitrógeno y compuestos orgánicos volátiles que provocan la formación de ozono. En este caso, la concentración de ozono aumentó 40 por ciento en once años, lo que implica una exposición crónica de la población a este contaminante con 66 por ciento arriba del máximo establecido por la norma de la Secretaría de Salud a nivel federal”.

Añade que el desempeño de la metrópoli en relación con la calidad del aire y la salud ha sido deficiente, pues, a pesar de algunas mejorías, en términos generales “reprobamos”, al incumplir las normas oficiales de ozono y partículas suspendidas. “Podríamos concluir que, si bien la contaminación no provoca la enfermedad, sí exacerba los síntomas de quienes los padecen e incrementa la mortalidad”.

Los accidentes automovilísticos

4% de los eventos sucede dentro del rango horario que va de media noche a las 2:00 horas; 3%  de dos a cuatro de la mañana; 3% entre las cuatro y las seis horas, y 6% en las siguientes dos horas

8:00 horas es cuando se dispara la actividad productiva, se incrementan los siniestros: 25% de ellos ocurren entre las 8:01 y las 12:00 horas; otro 25% se da las siguientes cuatro horas; 24% entre las 16:00 y las 20:00 horas

Entre las 20:00 horas y la media noche la incidencia es de 12% del total de accidentes

Por mes de ocurrencia, “el mes con el mayor porcentaje es noviembre con 10%, con 9% están diciembre, octubre, septiembre y agosto; con 8% están julio, junio, mayo y marzo; y sólo con 7% son abril, febrero y enero”

Por día de la semana, el mayor porcentaje de accidentes se da el viernes, con 16%; 15% en sábado, jueves y miércoles; 14% los lunes y martes, y 11% solamente en  domingo

 

Fuente: Datos del gobierno de Jalisco, Costos Económicos y Ambientales de los Autos en el Área Metropolitana de Guadalajara, CEJ