El arte convierte la noticia en hecho histórico: Lésper

“La certeza que tengo es que el Milenio se quedó corto frente a lo que pintaron  los 34 artistas”
La curadora Avelina Lésper ofreció el recorrido.
La curadora Avelina Lésper ofreció el recorrido. (Nacho Reyes)

Guadalajara

El arte tiene la capacidad de vislumbrar, de ver más allá de nosotros mismos por eso trasciende y podemos sentir que obras que fueron pintadas hace 500 años todavía nos hablan de nuestra época. Lo que pintaron estos 34 artistas lo vamos a ver dentro muchos años y seguirá comunicando mucho. Eso buscamos”, así refiere Avelina Lésper, quien realizó la selección de artistas que integran El Milenio Visto por el Arte, una colectiva que supera el tiempo inmediato y captura la historia con la pintura.

En la explicación de la curadora de la obra, el recorrido parte de la creación y la contemplación hasta entablar un diálogo de cara al presente que avasalla y ofrece un diálogo entre la violencia y la sociedad. Conforme se avanza por las salas, el espectador encuentra la expresión de los creadores que ejercieron la voz y el pensamiento a través del arte que da la opción a la sociedad frente a la violencia.

Lésper tiene la certeza de que ante lo que pintaron los artistas el Milenio se queda corto, frente a obras como la de el floreciente Carlos Cárdenas que recrea la soledad enorme que genera la adicción a las redes sociales, a los teléfonos celulares y erige falsos valores con superhéroes de una sociedad frívola que se crea alrededor de fundamentos inexistentes.

Lésper en su recorrido distingue la pieza de Paulina Jaimes, la pintora más joven de la exhibición, que “no da el horror sino el rostro del que lo está mirando”, de ahí que la experta considera que cuando se viven grandes crisis humanas las sociedades entran en conflictos y el arte resulta ser una salida, incluso al contemplar ya está generando una reflexión. De ahí que sostiene que los artistas son visionarios porque permiten asomarse a esa visión que nada más puede ver el arte.

La colección confecciona un tejido de artistas de casi todos los rincones del país pues se convocó a egresados de escuelas de artes plásticas hasta los más consagrados como Gilberto Aceves Navarro o Manuel Felguérez.  Este último ejerció el abstracto en un paisaje  donde la textura y el color son creación pura y dejan la noción de que hay un paisaje, una perspectiva y una proyección hacia una ventana que es el lienzo. Lo mismo que Blanca Rivera Río que retira el tiempo, la forma, la hora y el día para captar los colores del desierto.

Daniel Lezama, por su parte, se aproxima a una nueva teología rescatando un icono mexicano que no es una mujer, ni un cuerpo humano, es una pirámide y un ídolo que habla del renacimiento. Olga Chorro se pregunta si toda la información que tiene el individuo es necesaria con su obra Status Quo que provee de ese tiempo que necesitará la humanidad para analizar lo que se le está dando.

La ruta ofrece también un acercamiento a la naturaleza de cada artista que en un ejercicio sin previo aviso se le invitó a marcar con su estilo una portada del Diario Milenio. Las 34 piezas ofrecen una visión del sello personal de cada participante. Al final, los retratos fotográficos de los rostros artísticos regalan al espectador la oportunidad de unir al creador con su creación.  El proyecto en desarrollo es El Mural del Milenio, formado por 34 piezas con ocho mil 500 posibilidades de ser montado.