Le arrancan la vida con violencia a dos hombres

Uno de los cuerpos presentaba impactos provocados por proyectil de arma de fuego, mientras que el otro tenía huellas de tortura y estaba semidesnudo.
Un vendedor de autos fue asesinado en la colonia Lomas del Paraíso.
Un vendedor de autos fue asesinado en la colonia Lomas del Paraíso. (Jorge Martínez)

Guadalajara

En distintos hechos, dos hombres fueron asesinados, uno de ellos en El Salto y el otro en Guadalajara.

El primer hallazgo se reportó  pasadas las 7:00 horas, cuando una mujer que caminaba por la calle conocida como Paseo de las Rosas, a unos 200 metros de distancia de la carretera a El Verde, encontró el cuerpo de un hombre, en la colonia La Ermita, en El Salto.

Elementos de la Dirección de Seguridad Pública del municipio se trasladaron al punto en donde confirmaron que el hombre no presentaba signos vitales, por lo que solicitaron la presencia del agente del Ministerio Público adscrito al Servicio Médico Forense (Semefo) para que tomara conocimiento de los hechos.

En el sitio se informó que el hombre, cuya identidad no se pudo establecer, tenía los pantalones hasta las rodillas, estaba bocabajo y en el área de los glúteos se le apreciaban fuertes moretones, por lo que se presume fue sometido a vejaciones.

“La persona presenta huellas de tortura y golpes”, informó José Chávez Mendoza, subdirector de la policía municipal, quien acudió a la emergencia.

En tanto, en el cruce de Periférico Oriente y Celerino Navarro, en la colonia Lomas del Paraíso, en el municipio de Guadalajara,  a las 12:50 horas, Antonio Hernández Plascencia, alias El Tony, lavaba un coche que pretendía vender, cuando un hombre se le acercó, comenzaron a discutir y el sujeto sacó un arma con la que le disparó en cinco ocasiones causándole la muerte de manera instantánea.

Testigos de la agresión informaron a las autoridades que El Tony estaba lavando una camioneta Ford King Ranch F-150, en color tinto, cuando un hombre al que aparentemente conocía se le acercó y comenzaron a discutir.

El sujeto sacó un arma calibre 9 milímetros y disparó en cinco ocasiones contra Hernández Plascencia, quien se desplomó en el suelo, mientras su agresor comenzó a correr.

Luego de escucharse las detonaciones de arma de fuego, los vecinos llamaron al 066 para reportar la emergencia, pero al arribo de los Servicios Médicos Municipales, el hombre ya había muerto.

Junto al cuerpo, los peritos del Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses localizaron cinco casquillos percutidos correspondientes al arma que fue usada para cometer el asesinato.

Los dos cuerpos fueron recogidos por el personal del Servicio Médico Forense para ser trasladados a los descansos de la morgue en donde se espera que sean reclamados por algún familiar, luego de que se les practique la autopsia de ley.

Fallece baleado en San Miguel El Alto

Lo atacaron a balazos en San Miguel El Alto, lo recogió la ambulancia y lo trasladaron a un hospital de la región, pero debido a la gravedad de las lesiones lo trajeron a Guadalajara y murió cuando lo acababan de ingresar.

José Alfonso Lupercio González, de 40 años, fue el nombre con que se identificó extraoficialmente a la víctima del ataque, a quien los policías encontraron en una carretera no especificada y pidieron apoyo de paramédicos para llevarlo al centro de salud del municipio.

Lo trasladaron en ambulancia al Hospital Civil Fray Antonio Alcalde, en Guadalajara, y horas después del ataque falleció cuando acababan de entregarlo a los médicos del complejo hospitalario.

La esposa de Lupercio González fue quien se presentó ante los agentes ministeriales de la morgue del fraccionamiento Revolución para solicitar la entrega del cadáver; declaró que su marido tenía su domicilio en una casa de la calle Medina Ascencio, en la colonia Santa María del Valle, Arandas.

En la necropsia, el médico forense estableció que la causa legal de la muerte fueron heridas producidas por proyectil de arma de fuego penetrantes de abdomen.

(Redacción/Guadalajara)