7% de ancianos ha dejado de comer por falta de dinero

Por menosprecio a su edad, tampoco consiguen trabajo, dice el IJAM.
Los adultos mayores también viven en situación de abandono y algunos tienen que trabajar en la calle.
Los adultos mayores también viven en situación de abandono y algunos tienen que trabajar en la calle. (Paty Ramírez)

Guadalajara

Un hombre anciano husmeaba esta semana en un contenedor de basura instalado sobre la avenida Niños Héroes, a unos pasos de Colón. “Anda por aquí seguido”, dice un comerciante del lugar. A unas cuantas cuadras, sobre la calzada González Gallo frente al parque Agua Azul, los domingos se instala una viejecita a pedir limosna entre los carros. No habla, solo estira la mano. Cubierto su pelo cano con una manta y su cuerpo del sol con un suéter en pleno verano. Se adivina su precariedad en sus harapos.

De acuerdo con datos del Instituto Jalisciense del Adulto Mayor (IJAM) el 7 por ciento de las personas de la tercera edad que residen en el estado, ha dejado de comer alguna vez por falta de dinero. La cifra no es menor: alrededor de 47 mil hombres y mujeres, si se toma en cuenta el Censo de Población 2010 del Inegi que reporta 687 mil habitantes de 60 años y más viviendo en el estado.

“Levantamos una encuesta en una población de 525 adultos mayores de la Zona Metropolitana de Guadalajara y encontramos que 7 por ciento manifestaron haber pasado sin alimentos alguna vez, por falta de recursos económicos; lo cual corresponde con la cifra que el Coneval (Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social) señala de pobreza alimentaria para la tercera edad en Jalisco”, indicó el director general del IJAM, Luis Cisneros Quirarte.

En entrevista con MILENIO JALISCO, el funcionario explicó que este porcentaje engloba a las personas mayores de 60 años en situación de abandono o marginación, quienes viven de la mendicidad o relegados en alguno de los pocos albergues asistenciales. Comentó que la gran mayoría de los adultos que arrastran condiciones de precariedad en la vejez, tienen un bajo nivel educativo. Son personas que no terminaron la primaria o la secundaria; si bien, eventualmente sorprenden casos de quienes llegaron a tener un buen patrimonio, producto de su trabajo, negocio o empresa propia y lo perdieron al paso de los años.

Un grupo más numeroso no pasa hambre, pero tiene dificultades para su sustento. Pedro Carrasco Herrera es uno de ellos. “Ahorita no tengo trabajo, por la misma edad está bien difícil”, se justifica apenado, sin deberlo.

A sus 68 años ve cada vez más lejana la posibilidad de un empleo formal “de lo que sea”. Hoy sobrevive gracias al dinero de la beca “65 y más”, mil pesos al bimestre que recibe del gobierno federal, y de lo que sus hijos le comparten. A uno de ellos, le ayuda en ratos a vender fruta. La paradoja es que el hombre trabajó toda su juventud, primero en fábricas y luego en el comercio, pero no tiene pensión, ni patrimonio.

“Me dicen en el Seguro (Social) que necesito cotizar un año más para tener derecho a pensionarme”, explica. Son apenas 52 semanas, pero ahora nadie lo contrata. Algunos conocidos le han dado trabajo esta última década, nada formal ni duradero. Son chambas temporales de menos de seis meses.

Pedro vive solo con su mujer; rentan una casa por el panteón nuevo. Sus hijos ya están casados, tienen familia y obligaciones. Les dan lo que pueden.

El IJAM refiere que en Jalisco hay 350 mil personas mayores de 65 años que carecen de pensión o jubilación. La cifra representa casi 50 por ciento de ese grupo de edad. La mayor parte de los jubilados son varones “pues no hay jubilaciones por trabajo en el hogar, lo que implica que el envejecimiento tiene una perspectiva de género”, apuntó.

Con recursos como el que dan a Pedro y su esposa, el gobierno federal ayuda a 230 mil personas por encima de los 65 años que no tienen una pensión; mientras que el gobierno estatal apoya a otras 34 mil con beca económica, y a 50 mil con bienevales para pagar el transporte público urbano. Aún así, quedan 40 mil sin adultos mayores sin ningún apoyo.

El 76 por ciento de los adultos encuestados por el IJAM (el estudio se levantó en los grupos de la tercera edad de los DIF de la ZMG) no tienen interés en encontrar un empleo en esta etapa de su vida, pues refirieron que ya quieren descansar o dedicarse a otra actividad; mientras que 16.7 por ciento manifestó su total interés en seguir laborando.

“Sin embargo, aunque existe este interés, solamente siete por ciento de quienes buscaron trabajo lo encontraron, lo cual significa que hay poca oportunidad para los adultos mayores de emplearse y sentirse productivos”, lamentó Cisneros, tras agregar que el trabajo es sólo un aspecto, de cómo viven sus derechos.

Sin distinción de género, 38 por ciento de los adultos mayores encuestados por el IJAM refieren haber sufrido algún tipo de violencia alguna vez, incluido el despojo de bienes y patrimonio por parte de sus hijos y otros familiares, o el abandono a su suerte.

La propuesta para cambiar ese escenario es muy ambiciosa, pero no imposible, y exige acciones inmediatas pues en tan sólo seis años más, cuando se levante el nuevo censo, habrá 100 mil adultos mayores más en la zona metropolitana de Guadalajara.

EN JALISCO JUBILADOS

350 mil personas mayores de 65 años carecen de pensión o jubilación

165 mil 516 adultos mayores sí tenían pensión en noviembre de 2013

140 mil 400 eran jubilados y pensionados del IMSS

13 mil 913 eran jubilados y pensionados del ISSSTE

8 mil 982 eran jubilados y pensionados del IPEJAL


Un porcentaje mínimo eran jubilados y pensionados de dependencias federales como las Fuerzas Armadas y Pemex


APOYOS A NO PENSIONADOS

 

230 mil personas por encima de los 65 años tienen una beca de gobierno federal (Sedesol)

34 mil adultos mayores tienen beca económica del gobierno estatal (Sedis)

50 mil adultos mayores reciben bienevales para el transporte público urbano

40 mil adultos mayores no tienen ningún apoyo

7% de adultos mayores ha dejado de comer por falta de dinero

Fuente: Instituto Jalisciense del Adulto Mayor (IJAM)/Sedesol/Sedis.