Washington se llenó de colores el fin de semana

La primera edición del Meeting of Styles que inició el sábado, terminó la noche de ayer a ritmo del "reggae".

Guadalajara

El Meeting of Styles llegó a Guadalajara, y se posó en los 1200 metros que se extienden a lo largo de Washington desde Enrique Díaz de León hasta Mariano Otero; el acontecimiento forma parte del proyecto Arte en tu Ciudad, que organiza el Ayuntamiento de Guadalajara.

Miguer, graduado en Administración de Empresas por la Universidad de Guadalajara y pintor por convicción, fue uno de los cerca de 200 artistas que plasmaron algo de su obra este fin de semana. Con la experiencia que le ha dado el haber participado en más de cinco ediciones del Meeting of Styles, señala que esta actividad que se realiza por primera vez en Guadalajara es importante porque cree que en adelante los tapatíos, se interesarán más en apreciar el arte urbano. “Siqueiros decía que el mejor lugar para pintar era la calle, yo creo que no estaba equivocado”, dice el artista, quien señala que para la ocasión escogió plasmar el venado azul de los wixáricas, ya que “desde hace varios años estoy interesado en su mitología y digamos que se ha vuelto en una temática recurrente en mis trabajos”, comenta Miguer, quien establece que su zona de acción en Guadalajara se encuentra en los alrededores de la calle Federalismo casi esquina con Juárez.

Por su parte Farid Rueda, originario de Xochimilco y que en esta ocasión vino a compartir una visión de Cuahtlicue, comenta que es importante promover este tipo de actividades porque ayuda a cultivar el respeto por el otro y por su trabajo. “La convivencia entre artistas que nos dedicamos a esto y el público, tal y como se genera en acciones como esta, retroalimenta mucho el trabajo que cada uno realiza desde su trinchera”.

Mary González, ama de casa y empleada que acudió con sus hijas atraída por la curiosidad mientras pasaba por la acera de enfrente, le parece que este tipo de trabajos urbanos son agradables, más que las marcas o letras “que algunos grafiteros suelen colocar en muros y se ven mal”, la opinión fue compartida por Abel Velázquez, jubilado que vive cerca del lugar y salió a pasear con sus nietos y al ser sorprendido por un alto del semáforo, estos le obligaron a bajar unos minutos para detenerse a observar lo que sucedía. Durante las jornadas, decenas de transeúntes se detuvieron a observar a los artistas en acción, lo mismo que se concentraron cerca del escenario que los organizadores colocaron a ver al grupo que tocaba en ese momento.

Color y Algarabía

Fue así que desde la mañana del sábado hasta cerca de las 19:00 horas del domingo, cerca de 200 artistas procedentes de diversas ciudades del país y el extranjero, agitaran sus botes de aerosol extrajeran de los gastados muros míticas ciudades amenazadas por seres comparables a un Godzilla, un rostro femenino en éxtasis, Rico Mac Pato disfrazado de diablo, el mismo Belcebú desafiando a los transeúntes desde su magnánimo trono y color. Color que de acuerdo a Eva Bracamontes ofrece “otra forma de que la gente vea su ciudad. Venimos a compartir nuestro trabajo a todos. Me parece que estamos generando un bien cultural”. La también estudiante de Diseño y Comunicación Social de la Escuela de Artes Plásticas de la Universidad Nacional Autónoma de México, explica que el Meeting of Styles es un acontecimiento de suma importancia porque permite que confluyan artistas de diversas partes y se pueda apreciar los diversos estilos del grafiti.

“Una actividad que no tiene que ver con el vandalismo. Me parece que es una vía óptima para rescatar espacios”, señala la joven y de la cual se puede seguir su trabajo en su perfil de facebook.

Las jornadas contaron también con un escenario en el que varias bandas de la escena local esparcieron sus sonidos para gusto de las decenas de curiosos que acudieron a mirar el trazo de Bracamontes y de otros personajes más legendarios del grafiti como Zoer Velvet, Motick, Monos y Peque.

Este festival cuenta con varias ediciones previas en la Ciudad de México, sin embargo para algunos de los participantes, el cambio de aires y que se realizara en Guadalajara ha venido a refrescar los ánimos. “En México ya está muy viciado, ha comenzado a ponerse muy denso y el apoyo por parte del gobierno no es tanto”, comenta Rekier Oner, artista urbano que cuenta con una carrera trunca en diseño y que ha llegado a estas conclusiones después de varios años de experiencia y que añade que “en Guadalajara logró resolverse logísticamente bien. Creo que organizar algo así es un reto, y no hay muchas ciudades que apuesten a la escena de artistas urbanos”, señala el artista al tiempo que de fondo, fluye una algarabía reggae, al puro estilo de la Mugrosa Ska, que mantuvo los ánimos en alto durante cerca de 40 minutos la tarde de ayer. Una algarabía que finalizó con las primeras gotas de un cielo que amenazaba con desplomarse en lluvia.