Vuelca tráiler con químico peligroso en Lagos de Moreno

El conductor resultó lesionado; Bomberos y Protección Civil contuvieron la fuga y disiparon el riesgo.
La volcadura parece haber sido resultado de manejar a exceso de velocidad y de la inestabilidad de la carga del tráiler.
La volcadura parece haber sido resultado de manejar a exceso de velocidad y de la inestabilidad de la carga del tráiler. (Gustavo González )

Lagos de Moreno

Se registró la volcadura de un tráiler en Lagos de Moreno, cargado con una sustancia química de mediana peligrosidad, misma que comenzó a fugarse, lo que activó la alerta entre los cuerpos de emergencia del municipio, que acudieron a contener el derrame y a auxiliar al conductor, que quedó con lesiones regulares.

El percance se registró este sábado por la madrugada en la carretera Lagos de Moreno-Ojuelos, en la curva conocida como de El Roble, donde un tractocamión, acoplado a un remolque tipo cisterna, al llegar a dicho tramo, su conductor perdió el control de la unidad, terminando por volcarse y quedar de costado.

Al parecer, el exceso de velocidad y lo inestable de la carga provocaron que el pesado transporte diera varias volteretas, reventándose el contenedor por los golpes y comenzando a fugarse el químico, del cual se supo que se trataba de ácido acético glacial, compuesto utilizado para elaborar fertilizante y que al contacto con la piel produce quemaduras de primer y segundo grado y en las vías respiratorias si es aspirado.

Al lugar llegaron elementos de Protección Civil y Bomberos, que se encargaron de neutralizar el químico disperso con agua y tierra, mientras que elementos de la Cruz Roja atendían al conductor, de nombre Marcos Palacios, de 32 años y originario del Estado de México, quien resultó con múltiples golpes en el cuerpo y fue llevado a un hospital en Lagos de Moreno.

El tráiler, con razón social Transportes Especializados del Altiplano, provenía de San Luis Potosí e iba con destino a Guadalajara, transportando más de 50 mil litros de ácido acético.

Una vez que se contuvo el derrame, se trasvasó lo que quedaba de contenido a otro camión cisterna, para entonces poner sobre sus ruedas al vehículo accidentado, que luego fue llevado a un corralón, tomando conocimiento de lo anterior la Policía Federal.