Violencia, resultado de vivir con contravalores: nuncio apostólico

El representante del Vaticano en México recibió las llaves de la ciudad por parte de las autoridades y visitó el museo del lugar
Christophe Pierre estuvo en Tepatitlán para celebrar el 50 aniversario del seminario menor de la ciudad.
Christophe Pierre estuvo en Tepatitlán para celebrar el 50 aniversario del seminario menor de la ciudad. (Gustavo González)

Tepatitlán

Para el representante del Vaticano en México, Christophe Pierre, los actuales tiempos de violencia que vive el país son resultado de una serie de contravalores que reinan en la sociedad, por lo que llamó a las autoridades y a las familias a erradicarlos y educar a los niños y jóvenes con los valores auténticos y de la fe.

El obispo, nacido en Francia y actual nuncio apostólico en México, estuvo este domingo en Tepatitlán para festejar el 50 aniversario del seminario menor de esta ciudad y además fue recibido de forma oficial por las autoridades municipales, quienes le entregaron las llaves de la ciudad, para posteriormente convivir en una comida con un grupo de fieles y sacerdotes para más tarde celebrar una misa.

Pierre arribó al museo de la ciudad, donde dio un mensaje y afirmó que actualmente el país vive tiempos difíciles, de violencia, donde la gente se deja seducir por contravalores y cae así en conductas negativas y peligrosas, por lo que instó a que tanto las autoridades como las familias eduquen con los verdaderos valores que necesita la sociedad y no los que inculcan la delincuencia.

Tras su discurso, el prelado firmó el libro de visitas del museo.

El diplomático del Vaticano luego visitó el Santuario del Señor de la Misericordia, patrono de Tepatitlán, donde conoció la figura de madera que es venerada por muchos tepatitlenses y gente de los alrededores cada año en las fiestas de abril.

Pierre después fue conducido a la presidencia municipal, donde lo esperaban el presidente municipal Jorge Eduardo González Arana y la mayoría de los regidores y ahí se le hizo entrega de las llaves de la ciudad, ya que, de acuerdo con el primer edil, en otros tiempos donde había ciudades y pueblos amurallados, solo era bienvenido quien recibía la llave para poder abrir la puerta y así poder entrar a la población.

El jerarca francés agradeció a las autoridades locales por su recibimiento y evocó la guerra cristera, donde en Los Altos de Jalisco se desarrollaron varias batallas entre el gobierno federal y gente que defendía el culto católico.

Al salir de la presidencia, Christophe Pierre se tomó fotografías con gente que se lo solicitaba, en medio de un cerco de seguridad hecho por varios sacerdotes que lo acompañaban y gente del Estado Mayor que se encargó de custodiarlo desde el Aeropuerto de Guadalajara hasta el municipio de Tepatitlán.

La jornada del nuncio apostólico en Tepa continuó con una comida a puerta cerrada con varios sacerdotes del municipio, autoridades y algunos fieles, la celebración de una misa y la develación de una placa conmemorativa por los 50 años del seminario menor de la ciudad, fundado por los Misioneros del Sagrado Corazón, una organización religiosa con presencia en el municipio y Chiapas.