Usan chatarra para transporte foráneo

Al contar con la autorización otorgada por la SCT logran evadir la regularización a la que se ha sometido a los permisionarios estatales.
En un autobús utilizaron cartón para cubrir la falta de una ventana.
En un autobús utilizaron cartón para cubrir la falta de una ventana. (Cortesía)

Guadalajara

Vidrios rotos, asientos en mal estado, piso desprendido y láminas sueltas son las principales características de las unidades del transporte público con permiso federal que circulan por la zona metropolitana de Guadalajara diariamente, representando un riesgo tanto para usuarios como para peatones.

Más de 15 rutas que van principalmente de la Central Vieja a municipios como El Salto o Tlajomulco circulan incumpliendo las leyes estatales, ya que al contar con la autorización otorgada por la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) logran evadir la regularización a la que se ha sometido a los permisionarios estatales.

“Las condiciones en las que están esos camiones son deplorables, hay camiones que incluso son de los noventa, tienen las llantas lisas, les faltan asientos, […] no traen regulador de velocidad y en algunos casos, en algunas rutas ni siquiera dan boleto, cosa que es muy grave porque en caso de un accidente el usuario no tiene un respaldo para un seguro”, informó Edith Rivera Gil, directora general del Transporte Público de la Secretaría de Movilidad (Semov).

Desde el 19 de junio la Semov inició una serie de operativos con la finalidad de revisar las unidades con permiso federal, ya que se han observado irregularidades en la circulación como el recoger pasaje dentro de la zona metropolitana cuando la autorización sólo contempla el traslado del punto de origen hacia el destino, incluso, el accidente con víctima fatal más reciente fue provocado por un camión de este tipo. En dichas revisiones, las autoridades reportan haber sancionado a 37 unidades, de las cuales 17 fueron retiradas de piso, es decir, se impidió su circulación.

“Lo que estamos buscando es que con el retiro, aunque nosotros como gobierno estatal no les podemos exigir que mejoren las condiciones de sus unidades, pues sí hacerles un exhorto y llamarles la conciencia. […] Lo que percibimos es que no sólo las rutas estatales deben de someterse a una revisión y unas reglas. […] Camiones con permisos federales en esas condiciones están significando un severo riesgo para los usuarios o los peatones”, agregó Rivera Gil.

La directora general del Transporte Público señaló que es urgente que dichas rutas entren en el proceso de reordenamiento, al igual que las estatales, para que puedan brindar un servicio de calidad a los usurarios, pero esto significaría que se les dé un permiso local y con ello sujetarse a las leyes de Jalisco que son más estrictas y exigen un proceso de renovación y rehabilitación de las unidades, pues estos empresarios son los que mayor rezago presentan.

“Dan la percepción de que se sienten inmunes, impunes y que pues como no tienen una instancia sancionadora de su propio permiso, que incluso pudiera generar el retiro de esa concesión, pues van dejando en el olvido el mantenimiento de sus unidades, incluso significa una competencia desleal para las rutas estatales”, añadió Rivera Gil.

Las irregularidades

Las rutas que salen de los límites de Guadalajara, Tlaquepaque, Tonalá y Zapopan que circulan por tramos federales requieren de un permiso expedido por la Secretaría de Comunicaciones y Transportes

Para obtener dicha autorización el único requisito que contempla la autoridad federal es tener un origen y un destino, por lo que tienen prohibido levantar pasaje en paradas intermedias o de permiso estatal

Se ha detectado que la mayoría de las rutas con autorización estatal cambian su ruta en las horas pico y no respetan el circuito establecido