UdeG pide información del proyecto El Zapotillo

Angustia que en un escenario de escasez de agua, se pretenda entregar a otra región y que se amenace su economía eficiente.
Académicos y estudiantes signaron el documento en el que solicitan acciones urgentes
Académicos y estudiantes signaron el documento en el que solicitan acciones urgentes (Mariana Hernández)

Guadalajara

La comunidad de la Universidad de Guadalajara (UdeG), en particular los centros universitarios de Los Altos, enclavado en Tepatitlán de Morelos, y de Los Lagos, en Lagos de Moreno, manifestó su preocupación por el destino de la región alteña con la construcción y entrada en operación de la presa El Zapotillo, ya que está amenazado de colapsar un emporio ganadero con la productividad relativa más alta de América Latina, por la falta de agua.

“Solicitamos se tomen acciones urgentes con relación al proyecto de la presa el Zapotillo que se encuentra en construcción en el río Verde, pues percibimos una creciente inconformidad y preocupación al interior de nuestra comunidad académica y científica, así como en la sociedad y sectores productivos de los Altos en virtud de la incertidumbre con respecto a los alcances y el impacto que tendrá dicha obra en nuestra región”, señala una carta abierta, dirigida al gobernador del estado, Aristóteles Sandoval Díaz; al Congreso de Jalisco; al secretario federal del ambiente, Juan José Guerra Abud, y al titular de la Comisión Nacional del Agua, David Korenfeld.

“Partiendo de la escasa información que se ha presentado ante los medios de comunicación sobre el proyecto, se identifican diversas inconsistencias técnicas, sobre las cuales la comunidad científica de estos centros universitarios tiene diversas dudas y desacuerdos.  En este sentido, es pertinente señalar que en el estudio Jalisco a Futuro 2012-2032, realizado por investigadores de las más prestigiosas universidades estatales, nacionales e internacionales sobre las tendencias y escenarios del cambio climático, se prevén precipitaciones no mayores a un promedio anual de 600 milímetros, y en la zona norte de la región de Los Altos se determina una cantidad aún menor, de entre 300 y 450 milímetros”.

Así, “esta región tendrá uno de los escenarios más críticos en cuanto a disposición de agua pluvial en los próximos años. Adicionalmente […] se ha detectado un gran déficit de agua subterránea o abatimiento de la mayoría de los acuíferos de Los Altos de Jalisco, lo que hace parecer carente de sentido la construcción de una presa como la de El Zapotillo”.

Otra de las preocupaciones “es el trasvase de cuencas del río Verde hacia la ciudad de León, Guanajuato. Ello conllevará, de manera inmediata, a una alteración y crisis en la hidrometría y el ecosistema de la zona de los Altos”.

Añaden: “Es importante destacar la consolidación que tiene la región alteña, así como su proyección de crecimiento basada principalmente en un desarrollo agropecuario con alto impacto económico a nivel estatal, nacional e internacional: basta con mencionar la mayor producción de huevo en América Latina, así como el liderazgo en la producción y procesamiento de lácteos y carnes. De igual forma, esta región proyecta la realización de un parque industrial de autopartes para las mayores empresas automotrices establecidas en el corredor del Bajío”.

También piden considerar “que se pronostica una dinámica de crecimiento demográfico en la región, circunstancia que obliga a prever la disponibilidad de agua en calidad y cantidad suficientes, lo que aparentemente no ha sido tomado en cuenta, considerando  la información que se ha difundido sobre este proyecto”.

Así se pide la información que aclare esas dudas, con la finalidad de emitir una opinión técnica y científica que ayude a una correcta toma de decisiones. Firman a nombre de los académicos y estudiantes, los rectores de los centros, Armando Zacarías y Leticia Leal.

Claves

Algunos datos

-La suma de la Universidad de Guadalajara a la exigencia de información técnica y respeto a los derechos de los habitantes de Los Altos, fortalece al movimiento de los propios productores que se niegan a que las aguas de sus cuencas sean entregadas en perjuicio de su estilo de vida y su economía

-Es una región de escasez desde siempre. La veda de aguas superficiales es del 22 de agosto de 1931, por tiempo indefinido, y fue ratificada y ampliada el 20 de agosto de 1947. En cuanto a las aguas subterráneas existe una veda del 12 de julio de 1987, que menciona como propósito central, “conservar o proteger a los acuíferos de sobreexplotación”

-Además, el Programa Nacional Hídrico desde que existe la CNA (1989), se establece que la región alteña tiene acuíferos sobreexplotados y en fase de abatimiento, lo cual explica que no se otorguen nuevas concesiones para aprovechar las aguas

-Los acuerdos el río Verde de 1995 y 1997, firmados por la CNA y los gobiernos de Jalisco y Guanajuato, distribuyen 15.6 m3 por segundo del río del siguiente modo: 9.6 m3 para Guadalajara, 3.8 m3 para León, 1.8 para ciudades alteñas y 0.4 m3 para ganaderos