Trasplante de ovario, la opción ante cáncer

Un equipo médico en Jalisco defiende la criopreservación como forma de preservar la fertilidad de mujeres sometidas a quimioterapia y radioterapia

Guadalajara.-

El trasplante de ovario es hoy una posibilidad real de preservar la fertilidad ante la presencia temprana de cáncer en mujeres. Así lo sostiene el director del Instituto Mexicano de la Infertilidad, Luis Arturo Ruvalcaba Castellón, quien encabezó al equipo médico que realizó la primera cirugía de este tipo en Latinoamérica, hace apenas cinco meses.

“La criopreservación es muy importante en el tema oncológico. En la actualidad aproximadamente una de cada 700 personas padeció cáncer y gracias a los tratamientos de quimioterapia y radioterapia solventa sus problemas de salud al 100 por ciento, linfoma y leucemias principalmente, pero afecta irremediablemente a la gónada (testículos u ovarios), lo que es causa de infertilidad”, refirió.

En el caso de las mujeres, la criopreservación de ovario (congelar y descongelar este tejido) abre la opción para que puedan tener un embarazo a futuro, incluso sin recurrir a la reproducción asistida.

“Es un procedimiento que permite a una mujer que va a ser sometida a quimioterapia y radioterapia, extraer un ovario, congelar en fragmentos la corteza del mismo ovario, para después descongelar mediante una técnica que se llama vitrificación, e implantar los fragmentos en el mismo sitio donde se hizo la extracción. Esto una vez que soluciona su problema oncológico, que es prioritario”, explicó en entrevista.

Para realizar al trasplante debe haber la certeza del oncólogo, respecto a la curación del cáncer. Por otra parte, un comité de bioética es el que da la anuencia, al valorar que la paciente tendrá una sobrevida adecuada.

El especialista detalló que además de la fertilidad, al trasplantarse, la paciente recupera su función endocrina, ya que tanto extraer los ovarios como los mismos tratamientos la dejan en estado de “menopausia”. Posterior al trasplante, las mujeres pueden desarrollar folículos y con ello hormonas, y nuevamente presentar su ciclo menstrual.

Con gran gusto, Ruvalcaba Castellón compartió que la paciente trasplantada el pasado 22 de mayo en esta ciudad, “a los tres meses presentó la menstruación de forma normal… lo que significa que ese tejido ovárico ya está funcionando y estamos dando el segundo paso”. El primero fue que la cirugía de trasplante resultó exitosa.

Al cumplir seis meses de trasplantada, los médicos evaluarán las posibilidades de embarazo de esta paciente, que son de hasta 90 por ciento por mecanismo natural, es decir, sin necesidad de recurrir a la fertilización in vitro, que es la segunda alternativa.

El Instituto Mexicano de Infertilidad realizó este primer trasplante de ovario en el Centro Médico Puerta de Hierro, que se documentó como el primero en Latinoamérica. La paciente fue trasplantada a los 32 años de edad, tras superar el cáncer. Es una ciudadana mexicana, actualmente radicada en París.

Entre Europa y Estados Unidos se han realizado unos veinte cirugías de este tipo y se han documentado quince embarazos posteriores al trasplante de tejido ovárico, criopreservado y descongelado, refirió el doctor Ruvalcaba.

Camino al trasplante

-La criopreservación de tejido ovárico es un nuevo método para conservar la fertilidad de mujeres sometidas a tratamientos contra el cáncer

-Este trasplante permite a las pacientes un embarazo en forma natural, una vez que superan la enfermedad

-Se han documentado quince embarazos posteriores al trasplante de tejido ovárico

-A la fecha, en Europa han nacido ya ocho niños sanos, luego del trasplante de tejido ovárico congelado/descongelado

-Una de las mujeres logró dos embarazos y tuvo dos niñas sanas después del trasplante de tejido ovárico al que se sometió en 2005

-En América Latina, el Instituto Mexicano de la Infertilidad con sede en Guadalajara realizó el primer trasplante de tejido ovárico el 22 de mayo de 2013, con altas expectativas para la paciente de tener un embarazo exitoso en un futuro corto