Trasplante de cara y brazos, una esperanza en México

Hay dos pacientes en protocolo que esperan donador para convertirse en los primeros trasplantados de rostro en el INCMN, señala especialista.

Guadalajara

Hace apenas 15 años, hablar de un trasplante exitoso de extremidades superiores, o de la cara, resultaba una quimera. Una cosa de ciencia ficción para el común de la gente… Un reto que los médicos veían lejano. No así los equipos de cirujanos que en algunos países del mundo fueron picando piedra, y entre los cuales destaca también un grupo de mexicanos.

Hoy, México presume el primer trasplante bilateral de brazos exitoso en América Latina, cuyo receptor está a punto de cumplir año y medio de trasplantado, sin mayor problema. Este trasplante se realizó el 18 de mayo de 2012 en el Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán (INCMN).

En entrevista con MILENIO JALISCO, el doctor Martín Iglesias Morales, jefe del Servicio de Cirugía Plástica de este hospital y coordinador del grupo de especialistas que encabezó este primer trasplante, habla de los planes que tiene por delante este equipo médico, conocido en el mundo como el “Tlalpan Team”.

Ante la pregunta, el especialista responde seguro que en México el trasplante de brazos, pero también el de cara, son hoy una posibilidad real. Al menos en el INCMN.

“En el Instituto ya tenemos en este momento dos pacientes en protocolo de estudio para ser trasplantados en cuanto se tenga un donante y la autorización, […] dos pacientes para trasplante de cara, de toda la cara”, dijo, tras detallar que su requerimiento de trasplante es por causas distintas: el primer caso por padecer una enfermedad degenerativa; el segundo por una malformación arterio-venosa, un tumor que invade toda la cara.

Iglesias Morales explicó que el proceso para el trasplante de cara es muy minucioso y conlleva cerca de 30 horas en el quirófano. Una capacitación para la cual el equipo se ha estado preparando y perfeccionando la técnica quirúrgica: “Se retira toda la piel, músculos, nervios, vasos, mandíbula, labios y hay que reconstruir todo lo que se quite por el tumor, desde el cuero cabelludo hasta la mandíbula”.

El “Tlalpan Team” está integrado por 60 personas, interesadas en esta área relativamente nueva en el mundo de los trasplantes.

“Todos los trasplantes que había antes eran dirigidos a salvar la vida del paciente, y estos son dirigidos a mejorar la calidad de vida del paciente. Parecería para muchas personas sin importancia, pero la verdad es que para quien sufre una deformidad severa, una discapacidad severa, es mejor morir que tener esa discapacidad. Entonces sí los trasplantes de extremidades o cara tienen un lugar muy específico”.

Martín Iglesias comentó que este tipo de trasplantes son una realidad desde 1998, cuando se hizo la primera cirugía exitosa para implantar un brazo. “Y hasta ahora se han realizado relativamente pocos, en total 80, entre cara, brazos, manos, […] bilaterales como éste que realizamos, muy pocos en el mundo”, dijo, lo que de acuerdo con el entrevistado, no será por mucho tiempo, pues México tiene buena calidad de medicina en todos los niveles. “Todos los avances que existen en el mundo, los va adaptando; por supuesto éste es uno de ellos”

[b]

¿En qué medida se practica?[/b]

“No hay muchos centros donde se haga, el único donde yo sé se realiza de forma activa es en el INCMN, en la ciudad de México, ahí existe un equipo que tengo la fortuna de ser el coordinador, trabajamos para el trasplante de extremidades y para el trasplante de cara básicamente; otros centros están empezando a trabajar y dentro de poco van a ser programas muy activos. Ahorita no los hay”, respondió.

Sin embargo, consideró que hay muchas expectativas de realizarlo con éxito. “Esto no es más que la aplicación de técnicas quirúrgicas ya bien estudiadas, que se hacen en otro tipo de procedimientos como las amputaciones, nada más que aquí la diferencia es que hay que conseguir un donador para las extremidades o la cara, y aplicar un inmunosupresor, medicamentos que permitan al paciente no rechazar el implante; exactamente igual que en el trasplante de órganos sólidos se tienen que cumplir los requisitos de biocompatibilidad, etcétera”. Iglesias subrayó que la sociedad tiene temores y mitos.

“Se enfrenta a la verdad o a la mentira de que van a quitarle a alguien las extremidades para ponérsela a otro, se preguntan qué tanto van a funcionar, […] funcionan bastante bien, de tal manera que por eso lo hacemos”.

En el INCMN hay un caso de trasplante bilateral de brazos, 133 casos en estudio y dos pacientes en lista de espera. Para el trasplante de cara hay dos candidatos