Tlajomulco asegura cumplir al 85 por ciento, a pesar del robo de bombas de cloración

De acuerdo al titular del SIAT, la SSJ anunció que el municipio cumplía con el 85 por ciento en cuanto a labores de cloración del agua.
En el fraccionamiento Renaceres reportan coliformes fecales en el agua
En el fraccionamiento Renaceres reportan coliformes fecales en el agua (Víctor Hugo Ornelas)

Tlajomulco

Ante lo dicho por la Secretaría de Salid Jalisco (SSJ), Rafael Cervantes, titular del Sistema de Agua Potable y alcantarillado en Tlajomulco (SIAT) se dijo “extrañado” pues aseguró que en la pasada reunión del Comité de Salud, funcionarios de la secretaría le presentaron al municipio un diagnóstico “completamente diferente”.

De acuerdo al titular del SIAT, la SSJ anunció en la última reunión del Comité, celebrada el pasado 8 de octubre, que el municipio cumplía con el 85 por ciento en cuanto a labores de cloración del agua.

No obstante agregó que los números de Tlajomulco señalan que cumplen con un 95 por ciento y el déficit que no les permite cubrir en su totalidad se debe a que han sufrido el robo de algunas bombas de cloración.

Lo cierto es que en Tlajomulco ya existía el antecedente de agua en la que se encontró presencia de coliformes fecales así como minerales tales como hierro y manganeso en el fraccionamiento Renaceres, situado en la cabecera municipal sobre Circuito Sur.

Esto, luego de que los propios vecinos contrataron los servicios de la empresa ANASA SA de CV para el análisis de agua, tras detectar un olor desagradable proveniente del grifo, explicó el representante de los colonos Luis Alonso López Moreno.

Al entregarles los resultados, en donde se determinaban los contaminantes, pidieron reunirse con representantes de la inmobiliaria para acordar una solución y la fecha de la misma.

Sin embargo, la empresa no cumplió con lo establecido y los habitantes decidieron alertar a posibles compradores sobre la situación que viven

dentro del fraccionamiento.

Los afectados también han enviado diversos escritos a autoridades municipales así como estatales en las que advierten que algunos niños del fraccionamiento han sufrido “alergias y malestar estomacal”.

Esto, desde luego, lo atribuyen al mal estado del agua y con ese argumento pidieron a la Secretaría de Salud que llevará a cabo estudios del agua del pozo para que la instancia determine las condiciones de la misma y exija a la constructora que realice las acciones necesarias para solucionar el problema.

Aunado a lo anterior, los habitantes ya se preocupan porque el servicio de agua no está garantizado y en total 12 familias se han mudado.