En Temaca exigen respeto a Dau y Tito Lugo

Ambos funcionarios no han querido entender el derecho de las comunidades a subsistir y promueven la entrega de agua a Guanajuato, señalan.

Guadalajara

Enrique Dau Flores, asesor del gobierno de Jalisco y "hombre fuerte" del sector agua en el occidente mexicano, así como el titular de la Comisión Estatal del Agua (CEA), Felipe Tito Lugo Arias, quien ha sido siempre subalterno del primero, se empeñan desde 2005 en ser piedra en el zapato de las comunidades amenazadas por la presa El Zapotillo, sin importar que afecten a jalisciences y protejan los intereses de un estado distinto, que es Guanajuato, denunciaron los miembros del comité Salvemos Temacapulín, Acasico y Palmarejo, y sus asesores.

"Los planteamientos desde 2005 han sido claros y precisos. Los riesgos que hace 8 años se hicieron notar ante el proyecto de la presa El Zapotillo con una cortina de 80 m. no garantizan la seguridad comunitaria ni la paz social. Nos parece una grave irresponsabilidad que los asesores del gobierno del estado de Jalisco, es decir la Comisión Estatal del Agua y Enrique Dau, desde hace 8 años sigan sin entender que las comunidades tenemos el derecho a defender nuestra identidad y a no aceptar una imposición, ni de 80 metros, y continúen sin cumplir con su responsabilidad de informar y consultar debidamente a las comunidades de todo proyecto que afecte nuestra vida y patrimonio. Desde siempre hemos planteado y comprobado técnica y socialmente que el trasvase será perjudicial para Jalisco y pone en riesgo al río Verde y su cuenca, por lo tanto a toda vida y producción que de él dependen. Nunca nos hemos opuesto al derecho humano al agua, sino a la forma como se quiere privatizar el vital líquido sin respeto a las garantías individuales y colectivas", señala un comunicado enviado a MILENIO JALISCO.

Por tanto, "en pleno uso de nuestro derecho constitucional, pedimos firmemente que se nos respete y garantice por parte de las autoridades federales, estatales y municipales, nuestra forma de vida, nuestra tierra, cultura y desarrollo. Por segunda vez, primero a la Comisión Estatal del Agua y ahora al Secretario de Gobierno Arturo Zamora entregamos la propuesta óptima que técnicos/as y asesores/as de diversas universidades realizaron, propuesta óptima de altura a 60 m. y viable para la seguridad de las comunidades, que garantiza el abastecimiento de agua en  Jalisco y la Zona Metropolitana de Guadalajara sin que Jalisco pierda la soberanía de sus bienes naturales".

En concreto, a más de diez meses de llevar mesas de trabajo con el Gobierno de Jalisco y la Comisión Estatal del Agua, "denunciamos: uno, no se nos ha informado sobre los riesgos que el proyecto a 80 m implican a la comunidad, especialmente sobre el proyecto de diques de 12 m de altura que nos rodearían; dos, a más de dos meses de que la CEA entregó esta  propuesta a la Comisión Nacional del Agua (CNA), ésta no ha respondido y continúa negando las mesas de trabajo y cualquier modificación posible a la cortina; tres, nos sorprende que el gobernador Aristóteles Sandoval, conociendo la urgencia de la situación, declare recientemente que esto se resolverá hasta el 2014. Le recordamos señor gobernador que usted nos aseguró el 26 de abril de 2013 en la primera mesa de trabajo que sostuvimos 'que en este gobierno no se violaría ningún derecho'  y que 'Los derechos de las minorías valen lo mismo que el de las mayorías”.

Cuatro, "no existe ninguna señal de que el Gobierno de Jalisco esté haciendo valer la sentencia de la Suprema Corte de Justicia (SCJN) para que la CNA haga las modificaciones necesarias al proyecto a 105 m. Es decir, que tanto el gobierno estatal como el federal hacen caso omiso de la instancia de justicia más importante de México".

Cinco, "Temacapulín, Acasico y Palmarejo, comunidades campesinas en resistencia contra la presa El Zapotillo y contra el actual modelo de desarrollo impuesto y en defensa de los derechos fundamentales, ponemos el ejemplo a nuestro gobiernos lanzando la iniciativa 'Volvamos a la raíz' buscando ante todo tomar conciencia y hacer acciones que nos lleven a un equilibrio sustentable hoy y para las nuevas generaciones, en contraparte a nuestros gobiernos que imponiendo megaproyectos violatorios a los derechos humanos nos dicen traer el desarrollo. La propuesta tienen como propósito: frenar la migración del campo a la ciudad, promover el desarrollo sustentable de las zonas rurales, incentivar  el regreso de los migrantes a sus tierras de origen, en cuanto sea posible. Que los llamados hijos ausentes generen una inversión sistemática y permanente en sus comunidades, lograr un equilibrio sano para que haya un desarrollo integral campo-ciudad, entre otras".

Firman el comité y sus asesores, el Instituto Mexicano para el Desarrollo Comunitario (Imdec) y el Colectivo de Abogados.