La SCT se deslinda de acuerdos con ecologistas

Permanecen 17 amparos como freno a una obra que solamente registra 15% de avance; Fernando Gutiérrez advierte que ni moverá el trazo ni hará obras no ordenadas por la Semarnat.
El funcionario negó que se vayan a hacer grandes pasos de fauna en las colindancias del Cerro Viejo o del bosque La Primavera, pues  dijo que no son necesarios.
El funcionario negó que se vayan a hacer grandes pasos de fauna en las colindancias del Cerro Viejo o del bosque La Primavera, pues dijo que no son necesarios. (Carlos Zepeda)

Guadalajara

La Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) realizará más de medio centenar de pasos de fauna que le exige la autorización de impacto ambiental que desde 2004 aprobó la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) en el Macrolibramiento de Guadalajara, pero no hará las obras especiales presuntamente acordadas con agrupaciones ecologistas, advirtió ayer el director del Centro Jalisco de la SCT, Fernando Gutiérrez Navarro.

El funcionario negó que se vayan a hacer grandes pasos de fauna en las colindancias del Cerro Viejo o del bosque La Primavera, pues dijo que no son necesarios. “No, no, ¿tú has visto los de España y Brasil? ¿Viste los pinos que hay alrededor de esos pasos de fauna, cerca de los ríos? De esos no hay en Cerro Viejo”.

Luego, aseguró: “Nosotros no negociamos nada con los grupos ecologistas, lo que estamos haciendo es explicarles, de manera personal, a seis grupos ecologistas que se presentaron a la oficina […] ellos se pudieron dar cuenta que la parte que tenemos autorizada de parte de la Semarnat —muchos de ellos no conocían el proyecto— es que están contemplados perfectamente todos los pasos de fauna, están establecidos en la MIA, y que cumplen con la ley; por lo tanto, una vez que conocieron el proyecto, se convencieron de que efectivamente están con todas las medidas de mitigación, para la envergadura de un proyecto como este”, explicó en conferencia de prensa.

Y aunque no prevé moverse del trazo aprobado, aseguró también que los ahuehuetes centenarios del arroyo de Los Sabinos no serán dañados por la obra.

“Vamos a tener un cruce únicamente en ese río, que está contemplado, y las características de contaminación que tiene no son imputables al macrolibramiento; así que vamos a hacer el esfuerzo junto con el gobierno del estado para poderlos apoyar y limpiar realmente ese río tan hermoso, pero no tiene nada que ver el macrolibramiento”.

— ¿Entonces van a hacer esta obra como la autorizó la Semarnat, y no se va hacer nada más?

— Eso es lo que dice la ley y nosotros estamos para cumplir.

— Pero en el estudio de impacto ambiental no se encontraron muchos animales en riesgo de extinción, como se documentó en el caso del jaguarundi…

— Ese es un tema que ya lo platicamos

ampliamente, y quedó perfectamente claro con los grupos ecologistas que estuvieron en mi oficina; se dieron cuenta que vamos a hacer más de 50 pasos de fauna, y todo están adecuados a las condiciones de los animales que en su momento fueron estudiados.

— ¿Los ecologistas se fueron

satisfechos al platicar de este tema?

— Totalmente satisfechos.

— ¿Ni en el caso del arroyo Los Sabinos, donde hay dictámenesque plantean mover el trazo uno a dos kilómetros?

— Vamos a cumplir con lo que dice la ley, y la ley dice que tenemos

que respetar el trazo que está autorizado.

No obstante estas aseveraciones, Gutiérrez Navarro admitió que la ejecución del proyecto no es miel sobre hojuelas. Cuando recibió el centro SCT había 23 amparos activos, hoy permanecen 17, y eso que “en todos los casos se pagaron ya los predios”. Así, solamente ha podido avanzar el proyecto en 15 por ciento.