Regresan cuenta 2011 de EGM por inconsistencia

Ese año, el ex mandatario dio los 80 millones de pesos al auditor superior para la compra del terreno donde se construye la nueva sede.
La Comisión de Vigilancia acordó ayer devolver la cuenta pública de Emilio González Márquez a la ASEJ .
La Comisión de Vigilancia acordó ayer devolver la cuenta pública de Emilio González Márquez a la ASEJ . (Cortesía)

Guadalajara

Por las inconsistencias encontradas en el trabajo de la Auditoría Superior del Estado de Jalisco (ASEJ), la Comisión de Vigilancia acordó ayer devolver al órgano fiscalizador, para una nueva revisión, la cuenta pública del ex gobernador Emilio González Márquez (EMG), correspondiente al ejercicio de 2011. A petición de la diputada de Movimiento Ciudadano, Verónica Delgadillo, se enviará una solicitud para que en especial se ponga atención en el gasto en Juegos Panamericanos (JP).

El auditor superior Alonso Godoy Pelayo remitió la cuenta pública de González Márquez de 2011, con la propuesta para que fuera aprobada sin cargos. El presidente de la Comisión de Vigilancia del Congreso del Estado, Juan Manuel Alatorre, propuso que se elaborara un dictamen para enviar la cuenta al pleno con la propuesta de devolverla, para una nueva auditoría, al órgano de fiscalización.

En 2011 y principios de 2012, el ex gobernador Emilio González Márquez entregó al auditor superior, de manera extraordinaria, 80 millones de pesos para la compra del predio en el que construye la nueva sede de la Auditoría Superior.

La diputada Verónica Delgadillo recordó que la Contraloría estatal hizo señalamientos por presuntas anomalías cometidas en la organización de los Juegos Panamericanos de Guadalajara 2011, por lo que pidió que se hagan observaciones para que, en particular, se revisen los recursos destinados a la justa deportiva.

Juan José Cuevas García, diputado por el Partido Acción Nacional (PAN), lamentó que la Comisión de Vigilancia use “distinta vara” para medir las cuentas públicas que llegan sin cargos y pidió que la cuenta del gobierno del estado de 2011 se remitiera al Pleno para su aprobación. Sin embargo, su planteamiento fue rechazado.

Con nueve votos a favor y tres en contra, se determinó devolverla a la Auditoría Superior.

Los diputados también decidieron devolver a la Auditoría Superior las cuentas de 2011 de Cuquío, Huejúcar, Ayotlán, Tapalpa, Teocaltiche, Cañadas de Obregón, Mazamitla, Concepción de Buenos Aires, Tala, Tonalá, Unión de San Antonio, Pihuamo, Guachinango, Tenamaxtlán, Teocuitatlán de Corona, Cocula, Villa Purificación y Cihuatlán, así como El Arenal de 2010.

También se determinó remitir al Pleno para su rechazo, porque llegaron sin cargos y no hubo aclaraciones posteriores, las cuentas de La Barca, San Juanito de Escobedo, Ojuelos y Tuxpan, todas de 2011. Además, del mismo ejercicio, se remitirán para su aprobación, sin cargos, las de Amacueca, La Huerta, Zacoalco de Torres, Zapotlanejo, San Miguel el Alto y Valle de Guadalupe.

DIPUTADOS TENDRÁN QUE ESPERAR POR EL AUDITOR / SSÍ 

-Los diputados de la Comisión de Vigilancia tendrán que dejar los cuestionamientos al auditor superior, Alonso Godoy Pelayo, hasta la comparecencia que tenga en febrero, la cual fue aprobada por el Pleno del Poder Legislativo. Así lo señaló el diputado Juan Manuel Alatorre Franco.

En la sesión que celebró la comisión legislativa, el diputado por el Partido Acción Nacional (PAN), Juan José Cuevas García, recordó que fue un acuerdo citar al auditor superior para que explicara por qué envió sin cargos un paquete de cuentas públicas, entre las que están la de los municipios de Guadalajara y Zapopan de 2011, la primera cuando el alcalde era el ahora gobernador, Jorge Aristóteles Sandoval Díaz. También quería que explicara de dónde salieron los recursos para construir la nueva sede de la Auditoría Superior del Estado de Jalisco (ASEJ), la cual se edifica sobre la avenida Niños Héroes.

Juan Manuel Alatorre insistió en que él consideró que no procede el citatorio, porque no había un hecho en concreto para la comparecencia. Indicó que de esta forma, los diputados podrán esperar hasta febrero próximo, cuando se cumpla la orden del pleno de citarlo a comparecer.