PF exhorta a IP de Puerto Vallarta a blindarse contra extorsiones

Advirtieron que las empresas locales no tienen un protocolo de seguridad y por ello son fáciles víctimas de los extorsionadores.

Guadalajara

Elementos de la Policía Federal exhortaron a empresarios integrados a Coparmex Puerto Vallarta a blindar sus empresas ante el elevado número de extorsiones vía telefónica y secuestros virtuales que se están presentando prácticamente a diario.

Durante el desayuno mensual de trabajo de la Coparmex, los agentes de la PF (quienes por cuestiones de seguridad pidieron omitir sus identidades), manifestaron que “esta cúpula empresarial no puede estar ciega o ajena a este fenómeno”.

 

Advirtieron que las empresas locales no tienen un protocolo de seguridad y por ello son fáciles víctimas de los extorsionadores, de tal manera que planteó a los propietarios que “compren y vendan bien su producto, mientras ustedes o nosotros no hagamos nuestra parte, nuestro Vallarta va a estar inmerso a lo que nos está pasando”.

 

La PF ofreció capacitar a los dueños y sus empleados para que se preparen no sólo en la empresa sino con sus familias y vecinos, de tal forma que se logre blindar a Puerto Vallarta y disminuir “este delito tan fuerte que está pegando al cien por ciento”, incluso afecta a quienes tienen negocios muy pequeños.

“Tienen la obligación todos los empresarios y el privilegio de hacer algo por Vallarta, y nosotros, la Policía Federal, tenemos la responsabilidad social con ustedes y vamos a tener un contacto directo para que quien esté pasando por este delito, podamos canalizarlo”.

 

Informó que la PF tiene un equipo especializado, con técnicos cibernéticos de investigación, para atender la problemática. “Como empresarios vallartenses urge que se pongan las pilas y que cuidemos ese patrimonio tan bonito que es Vallarta, que es lo que vendemos porque tenemos la seguridad un poquito controlada, pero no queremos que nos rebase”.

 

Lamentó que mucha gente se niega a aceptar lo que está pasando en la ciudad, “ésta es una invitación muy formal para que conozcan y se den cuenta que no existen protocolos de seguridad, ni en su casa ni en su familia, ni en su empresa, por eso estamos aquí, para ponernos a sus órdenes”.