Proyecto invita a pensar en reforma ambiental

Miguel Magaña Virgen, experto en ciencias ambientales, considera inviables las opciones del desarrollador para “garantizar” el cuidado del medio ambiente.
El Ayuntamiento de Tlajomulco clausuró el miércoles trabajos que se realizaban en la zona.
El Ayuntamiento de Tlajomulco clausuró el miércoles trabajos que se realizaban en la zona. (Cortesía)

Guadalajara

El caso Santa Anita Hills o Bosque Alto en el municipio de Tlajomulco, que implica la creación de un desarrollo habitacional en una zona cercana al área natural protegida de La Primavera, debe ser una oportunidad para que las autoridades analicen el modelo de crecimiento urbano en el Área Metropolitana y determinen si éste, es el más conveniente para la ciudad.

Así lo considera Miguel Magaña Virgen, titular del Departamento de Ciencias Ambientales del Centro Universitario de Ciencias Biológicas y Agropecuarias (CUCBA) de la Universidad de Guadalajara (UdeG), que luego de hacer un recorrido por el polígono contemplado para el proyecto, se sumó a las opiniones que se desprenden en relación al polémico desarrollo.

El académico señaló que si bien la zona en la que se llevaría a cabo la obra, se encuentra fuera del área natural protegida de La Primavera, está dentro de un bosque, y consideró que hay una falta de vinculación entre urbanización y protección al medio ambiente en el desarrollo, por lo que se debe hacer una revisión a fondo sobre el cómo se expidieron los permisos para el proyecto de urbanización.

Agregó que algunas de las opciones planteadas por la empresa inmobiliaria para "aminorar" el daño ambiental, como lo es "trasplante de árboles" o las obras enfocadas en el tema de los escurrimientos, "genera más dudas que certezas", pues "el tema del arbolado, el trasplante es prácticamente imposible, estaría destinado al fracaso", en tanto que en el tema de escurrimientos de agua "no nos convence que se hagan obras para reducir los escurrimientos, lo que nos convencería es que no haya escurrimientos que no sean los naturales".

Desde el punto de vista técnico, el titular de Ciencias Ambientales del CUCBA explicó que el modelo de crecimiento que impera en la ciudad es estático y no dinámico "como se requiere", situación que no permite contemplar proyectos regionales o colectivos, sino individuales.

"Un desarrollo impacta de manera sinérgica hacia todos lados", y esa razón sería el principal argumento para pensar incluso en hacer reformas en materia ambiental y de desarrollo urbano, "sí estamos en una época de reformas educativas, de reforma energética, de reformas laborales, bueno, la reforma ambiental también debe ponerse sobre la mesa", consideró.

Tal como lo argumentó el gobierno municipal de Tlajomulco para promover ante el Tribunal de lo Administrativo del Estado un proceso de lesividad para invalidar el estudio de impacto ambiental emitido por la propia autoridad municipal en 1999.

Miguel Magaña refirió que no se puede soslayar que las condiciones ambientales de hace 16 años y las actuales son muy distintas, "se tiene que tomar en cuenta el cambio climático, tirar un árbol no es una falta administrativa, ni es un error, es un crimen".

La gestión ambiental se debe revisar, porque a pesar de las normas, ordenamientos y estudios, los conflictos ambientales no cesan, y los criterios constructivos no se adaptan a las condiciones actuales y eso no permite enfrentar de la mejor manera el cambio climático, porque el hecho de que un proyecto sea legal, en la actualidad no garantiza que no vaya a generar problemas para el medio ambiente.

En cuanto a las condiciones que guarda el predio en el que se pretende llevar a cabo el desarrollo habitacional, el investigador de la UdeG dijo que tras la revisión que llevaron a cabo el pasado sábado, pueden determinar que existe follaje, arbolado y fauna que se ha adaptado a la zona, pero además, se encontraron con que hay espacios que tienen mejores condiciones que las de la propia área natural protegida del bosque de la Primavera con la que tiene colindancia.

En conclusión, explicó que con la información que se ha generado hasta el momento, no se puede lograr llegar a una determinación y por ello vemos contraposición de partes, pero sobre todo, resaltó que el caso de Santa Anita Hills es solo uno de tantos que ocurren en la ciudad, "en la zona metropolitana hay, téngalo por seguro, muchos casos como este pero que no se publican, de los que no se hablan pero que ahí están" y de ahí se desprende esa urgencia de buscar la sustentabilidad, algo que beneficia a "todos no solamente algunos".

Las obras de urbanización de Santa Anita Hills se encuentran detenidas debido a una clausura de la autoridad municipal, que en esta misma semana podría presentar las primeras acciones jurídicas en su búsqueda por detener el proyecto, según lo señaló el alcalde Alberto Uribe, quien se dijo consciente de que antes de lograr cualquier resolución, se desarrollará un enfrentamiento legal, pero que se mantendrá firme en su postura de defender esta zona.