Proyecto ambiental sin precedente en Línea 3

No obstante, el principal beneficio será derivado de que miles de tapatíos dejen su carro para moverse en el tren: 19% menos bióxido de carbono.
Los vagones cruzarán la ciudad en 33 minutos.
Los vagones cruzarán la ciudad en 33 minutos. (Especial)

Guadalajara

Los constructores de la Línea 3 del Tren Eléctrico Urbano deberán depositar una fianza equivalente a poco más de medio punto porcentual de la inversión total de la obra, para garantizar que cumplirán con 43 condiciones que les ha impuesto la Secretaría de Medio Ambiente y Desarrollo Territorial (Semadet), esto es, de diez a doce millones de pesos en una cuenta en la Secretaría de Finanzas.

Esto, junto con la implementación de la auditoría socioambiental –integrada por vecinos de los asentamientos aledaños a la zona del trazo-; la restauración de un banco de materiales abandonado de diez hectáreas (El Hoyanco, de Tlaquepaque) para crear un parque público; el extremo cuidado del arbolado y de la hidrología, son las principales novedades que presenta el procedimiento autorizado por la dependencia, y difundido ayer.

Cuestionado en el pasado reciente como “un esquema de simulación” debido a uno de los escándalos ambientales más memorables de la historia moderna tapatía: las autorizaciones de la Villa Panamericana y del fallido estadio de atletismo panamericano en el bosque La Primavera (cuyo polígono protegido sufrió invasión);  la titular de la Semadet, Magdalena Ruiz Mejía, se ha impuesto como tarea convertirlo en un trámite eficaz.

Si en aquel procedimiento, que data de 2009, gran parte de las condiciones quedaron en “letra muerta” y ni siquiera se entregaron cuatrimotos al bosque como medida de compensación; en esta ocasión, ya con un gobierno distinto, se presenta un modelo que busca resultados ambiciosos, con el precedente del trabajo en la reforestación previa y durante la edificación del paso elevado de Circunvalación Álvarez del Castillo y avenida Ávila Camacho, explicó la funcionaria.

En conferencia de prensa, puso en relieve que como suele suceder con la infraestructura para transporte colectivo, los beneficios ambientales serán rotundos: se estima que cuando entre en operaciones la Línea 3, se reduzcan en 17 por ciento las emisiones de bióxido de carbono (CO2) y en 34 por ciento las de óxido de nitrógeno, un precursor de uno de los gases más dañinos para el sistema respiratorio de los seres vivos: el ozono (O3).

Sin embargo, las ventajas aumentan con la creación de un gran parque en una zona socialmente deprimida y altamente contaminada, y con la información a profundidad que se está demandando sobre el funcionamiento geohidrológico de la zona de los trabajos, el comportamiento de las emisiones a la atmósfera y la reposición y trasplante de árboles, añadió.

El monto de la fianza deberá estar disponible para corregir fallas e incumplimientos. La vigilancia se garantiza a través de “contralorías socioambientales”, entes de control y vigilancia constituidos fundamentalmente por los vecinos, con respaldo del Sistema Tren Eléctrico Urbano (Siteur) y de la Procuraduría Estatal de Protección al Ambiente (Proepa).

La obra extraerá 1.9 millones de metros cúbicos de material geológico y 350 mil metros cúbicos de escombro; el constructor está obligado a usar ese mismo material en la obra, y el sobrante se depositará en el viejo banco de materiales El Hoyanco, enclavado en las inmediaciones del cerro del Tapatío, en Tlaquepaque, abierto desde 1961 y que permanece como “pasivo ambiental” de la ciudad. Allí se contará con un gran parque público a cargo del mismo proyecto.

En el caso del arbolado, se deberán contratar expertos que establezcan planes de manejo y garanticen la intervención preventiva de manera que se pierda la menor cantidad de árboles y los que deban sustituirse sean especies nativas y adecuadas para un entorno urbano.

Tres aspectos

Ruido

Las avenidas por donde circulará el tren “tienen un alto índice de flujo vehicular actualmente. La exposición será de entre 50 y 60 decibeles en promedio; el ruido generado por el tren es únicamente por el contacto de las ruedas con las vías; el proyecto de arbolado ayudará a disminuir la exposición de ruido de la avenida y el tren no funciona durante horario nocturno”

 

Plan de manejo de arbolado

“El responsable de la obra deberá presentar un plan de manejo integral de arbolado para ser evaluado por la Semadet y los 3 municipios involucrados. El plan deberá ser elaborado por expertos y deberá involucrar a los vecinos afectados por las obras, y permitirá mitigar los impactos de paisaje y ruido”

 

Programa de manejo de residuos

Deberá de ser entregado un programa de manejo integral de residuos que debe incluir la remediación de El Hoyanco, “donde se dispondrán los 1.9 millones de metros cúbicos de material de excavación y 350,000 metros cúbicos de escombros. Dicho sitio tiene una superficie de 10 hectáreas y más de 30 años de abandono y se considera un pasivo ambiental y un sitio de riesgo para la población”

 

El documento del dictamen de impacto ambiental se puede descargar en Internet, en la página http://semadet.jalisco.gob.mx/