Proponen $90,466 millones para Jalisco

Los legisladores de la LX se despiden con pendientes y sin autocrítica.
Diputados salientes se autocalificaron de ser “la mejor Legislatura de la historia de Jalisco”.
Diputados salientes se autocalificaron de ser “la mejor Legislatura de la historia de Jalisco”. (Patricia Ramírez)

Guadalajara

Entre las primeras actividades que debe atender la LXI Legislatura que hoy inicia, se encuentra el análisis del presupuesto de egresos y la ley de ingreso del estado de Jalisco para el ejercicio fiscal 2016, cuya propuesta de 90 mil 466 millones de pesos fue entregada por el secretario General de Gobierno, Roberto López Lara, "en tiempo y forma"; es decir, a las 20:00 horas del último día de la legislatura LX.

López Lara acudió junto con el titular de la Secretaría de Planeación y Finanzas (Sepaf), Héctor Pérez Partida, a la oficialía de partes del Congreso local para entregar dos paquetes completamente sellados; uno de ellos con la propuesta de la ley de ingreso, otro con el ejercicio de gastos que pretenden para el año entrante.

"Se trata de un presupuesto responsable, austero y completamente transparente", destacó López Lara, y explicó que la intención del gobernador Aristóteles Sandoval, es que se cubra las necesidades principales de los jaliscienses, pero también indicó que esperarán a la revisión de los diputados, de quienes espera "madurez" y que se revise con una "buena disposición".

Sobre los detalles de este presupuesto de egresos, el titular de la Sepaf no los ofreció, pero aseguró que se reducen los gastos operativos, que para 2016 no se contemplan contrataciones de personal, y que la mayor apuesta va dirigida a la educación, salud, movilidad, seguridad pública e infraestructura, incluso señaló que en el tema de seguridad pública habrá una parte importante para fortalecer la Fuerza Única en el estado.

El presupuesto de egresos de 2016 tendrá un crecimiento del 3.1 por ciento con respecto al aprobado para el ejercicio fiscal 2015.

Se despiden entre aplausos

Autocalificada por el presidente de la mesa directiva, Manuel Alatorre Franco, como "la mejor Legislatura en la historia de Jalisco", dejando la autocrítica de lado y entre aplausos de los hoy ex diputados y sus invitados especiales, la LX legislatura del Congreso del Estado clausuró sus actividades en pleno "día de brujas".

Con un cerco de seguridad en las calles aledañas al Palacio Legislativo, los ex diputados se sentaron por última vez en el curul que ocuparon los últimos tres años para presenciar un evento protocolario en el que cada coordinador de fracción parlamentaria brindó un breve mensaje sobre su participación en el Congreso Local.

Salvo un par de destellos ofrecidos por Enrique Velázquez del PRD y Juan Mario Sahagún de Movimiento Ciudadano, los diputados salientes dejaron de lado el análisis crítico a su desempeño, incluso convirtieron en "logros" los temas por los cuales se llevaron la mayor cantidad de críticas durante su participación legislativa, así fue el caso de las "casas de enlace" y el fraude "López Castro", que si bien fueron resueltos por la legislatura saliente, no se puede ignorar que la intervención se realizó luego de que ambos temas fueron evidenciados en medios de comunicación y no por iniciativa propia.

El diputado presidente de la mesa directiva del Congreso, Manuel Alatorre Franco dijo que durante la LX legislatura se emprendieron diversas acciones para sanear las finanzas del Congreso, se eliminó la partida dedicada a "casas de enlace", y con ello se logró un ahorro superior a 46 millones de pesos por año y refirió que no se claudicó en la defensa legal en el caso "López Castro", que impidió un fraude contra el Congreso por 58 millones de pesos.

Señaló además que durante la mencionada Legislatura, la deuda del Congreso se redujo de 663 millones 282 mil 45 pesos, a tres millones 827 mil 874 pesos, y se garantiza un cierre de año desahogado para la legislatura que hoy primero de noviembre inicia.

Resaltó también que se decretaron cargos por tres mil 684 millones 412 mil 720 pesos, en contra de ex funcionarios públicos que dañaron las finanzas o simplemente no aclararon satisfactoriamente el manejo de los recursos públicos, esto a la par de algunas sanciones de inhabilitación a los mismos.